Pobreza
Sociedad 08/07/2021

La crisis del coronavirus hace aumentar un 26% los hogares atendidos por Cáritas

La entidad advierte de que solo un 7,1% de las familias que sufren pobreza severa reciben el ingreso mínimo vital

ARA
2 min
Colas de personas recogiendo bolsas de alimentos en una parroquia

BarcelonaLa crisis del coronavirus se ha ensañado especialmente con la población más vulnerable. Este jueves Cáritas ha hecho público su balance anual. El año 2020, coincidiendo con el inicio de la pandemia, el número de hogares atendidos por la entidad aumentó un 26%, hasta un total de 272.702 personas que recibieron asistencia. La emergencia económica y social que se arrastra desde el año pasado no solo ha hecho aumentar el número de personas atendidas por la entidad, sino que su perfil es todavía más vulnerable. Según el presidente de Càritas Catalunya, Francesc Roig, casi la mitad de los atendidos no tienen una vivienda digna y en el 55% de los hogares donde han entrado los voluntarios de Cáritas la situación de pobreza era severa.

De hecho, la entidad advierte de que solo un 7,1% de la población vulnerable atendida percibe el ingreso mínimo vital (IMV). "Ha llovido sobre mojado", ha subrayado el arzobispo de Tarragona y presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense, Joan Planellas. “Las familias que ya se encontraban en situación de exclusión social han vuelto a sufrir las peores consecuencias de la parada de la economía”, ha explicado.

Madres solas y familias con hijos

Según los responsables de la entidad, el perfil de las personas atendidas sigue siendo el de madres solas y familias con hijos, personas mayores e inmigrantes sin papeles. Más de la mitad de las familias atendidas o bien no pueden pagar el alquiler o bien tienen dificultades para afrontar los costes de los suministros de su vivienda, o bien las dos cosas a la vez.

Un 58% de las personas atendidas por Cáritas son adultos de hasta 65 años, un 6% superan esta franja de edad y un 19% son niños o adolescentes. Seis de cada diez de los beneficiarios en edad de trabajar están en el paro y un 16% más tienen trabajo, pero de carácter precario.

Roig considera que los servicios sociales se tendrían que considerar entre los servicios esenciales y ha criticado a la administración porque asegura que las medidas sociales que están poniendo encima de la mesa las instituciones públicas son insuficientes. "El ascensor social se ha parado", ha lamentado.

Para hacer frente al incremento de asistencias la entidad ha hecho un "sobreesfuerzo" y ha desplegado recursos por valor de 46 millones de euros en 2020, que le han hecho cerrar el ejercicio con un déficit de 3,2 millones de euros.

stats