Vivienda
Sociedad 06/04/2022

Desalojan a una treintena de personas que vivían en la Casa África de Barcelona

Un amplio dispositivo policial ha ejecutado el desahucio del edificio, en el Barri Gòtic, propiedad de la Escuela de Hostelería y Turismo CETT

3 min
La actuación policial en la Casa África, al Bario Gótico de Barcelona

BarcelonaUn macrodispositivo policial de los Mossos d'Esquadra ha ejecutado esta mañana el desahucio de la Casa África, un edificio donde vivían una treintena de personas en el Barri Gòtic de Barcelona, entre las cuales había una familia con dos menores y muchas personas migrantes en situación irregular, que habían encontrado aquí su primera acogida en Catalunya. A pesar de que decenas de personas se han concentrado desde primera hora a las puertas de la finca, en la calle Canuda, la segunda amenaza de desalojo del espacio –que salvó una primera ofensiva en otoño– sí que se ha consumado.

Los movimientos vecinales del Gòtic y los habitantes del edificio denunciaron la semana pasada que el periodo que se habían dado a la propiedad del espacio –la Escuela de Hostelería y Turismo CETT– y el Ayuntamiento para encontrar una salida al conflicto acabó sin ningún acuerdo y que los inquilinos del edificio se enfrentaban a una nueva tentativa de desalojo sin tener ningún otro lugar donde ir. La fecha era el 6 de abril, y hoy sí que ha habido desalojo.

Los colectivos vecinales que apoyan la Casa África, como Resistim al Gòtic, han lamentado que se deje sin "alternativa" a esta treintena de personas y que se haga, además, coincidiendo con el Ramadán y mientras el Govern "se llena la boca de buenas intenciones para acoger a los refugiados de Ucrania". El regidor de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, a su vez, ha criticado la "insensibilidad y la rigidez" del CETT, que es un centro adscrito a la Universitat de Barcelona, por haberse negado a parar el desahucio y por haber traspasado "toda la responsabilidad" al Ayuntamiento.

Una decena de furgonetas y un dron

La tregua entre la primera amenaza de desalojo y la que se ha consumado esta mañana ha durado solo cuatro meses, y en este periodo no se ha encontrado ninguna solución para el inmueble, que está okupado desde noviembre del 2019, cuando se instaló el proyecto de Casa África, que ya había sido desalojado del Poblenou. "La propiedad se ha negado a asumir ninguna responsabilidad y ha optado para sacar adelante el desahucio y dejar desamparadas a una treintena de personas", lamentan desde Resistim al Gòtic, que a primera hora ya han hecho constar que la "beligerancia" de la comitiva judicial y el amplio dispositivo de los Mossos, que han llevado más de una decena de furgonetas y un dron, hacía muy difícil pensar que hoy no se ejecutaría el desahucio. La policía también ha montado un dispositivo alrededor de la plaza Catalunya.

Decenas de personas han defendido el inmueble desde dentro del cordón policial –los Mossos les han ido sacando una a una– y la actuación ha quedado parada momentáneamente cuando uno de los habitantes de la Casa África, que sufre problemas cardíacos, ha requerido atención médica por una crisis de ansiedad, pero el desahucio se ha acabado ejecutando. "Es horrible que dejéis a una familia en la calle", gritaba una de las últimas mujeres que la policía ha sacado del edificio. Muchos de los habitantes de la finca no tienen papeles ni red familiar en Barcelona, y los servicios sociales municipales estaban en la puerta cuando acabó la actuación policial para dar respuesta a la necesidad inmediata de alojamiento.

Hasta ahora, sin embargo, no se ha encontrado una solución estable para las personas desahuciadas, según denuncia Sònia Olivella, abogada de los residentes en Casa África. Su equipo había presentado informe de vulnerabilidad por la situación de la familia, con dos menores de seis y once años, pero la respuesta que han recibido es que no se habían acreditado suficientemente los requisitos y que no se consideraba que estuvieran protegidos por la moratoria estatal que para los desahucios.

stats