Sociedad  /  Educación 07/02/2022

Inquietud en la escuela concertada ante el posible cierre de clases

Por primera vez el Govern planteará la oferta de plazas conjuntamente con la escuela pública

3 min
La escuela concertada Virgen María de la Salud  de Sabadell

BarcelonaHay inquietud en las escuelas concertadas por la inminente preinscripción para el curso que viene, que este año llega con una novedad trascendental. Por primera vez, y después de que el Govern aprobara el decreto de admisión ahora hace un año, el departamento de Educación programará de entrada toda la oferta de plazas, tanto de los centros públicos como de los concertados. Se trata de un cambio muy importante que quiere fomentar una distribución equilibrada del alumnado, en el marco del Pacto contra la Segregación Escolar. Hasta ahora, los centros concertados podían ofrecer todos los grupos que tuvieran subvencionados (se renuevan cada cuatro o seis años) y después, en función de la demanda de las familias, el Govern ajustaba el concierto y se les retiraba si había grupos que habían quedado sin llenar. Ahora, en cambio, el decreto de admisión da potestad al Govern para programar la oferta educativa año a año y decidir cuántos grupos habrá en cada centro antes de saber cómo irá la preinscripción.

"La planificación del Govern causará estragos en las concertadas", anticipa Josep Manuel Prats, presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Escuelas Libres de Catalunya (Fapel). El sector, que escolariza a un tercio del alumnado en Catalunya, está preocupado porque consideran que el Govern "condicionará la demanda de las familias": "Hasta ahora si perdíamos o no el concierto dependía de las familias, pero ahora es el departamento quien decidirá quién tiene derecho a tener más oferta. Esto mengua el derecho de las familias a elegir escuela", asegura. Las concertadas se comprometieron en su día con el Pacto contra la Segregación, un acuerdo inédito en el Estado e impulsado por el Síndic de Greuges que establecía acciones concretas para repartir de manera más equitativa a los alumnos vulnerables. La firma de las concertadas era clave, porque aceptaban escolarizar a alumnos desfavorecidos a cambio de recibir más recursos. Pero la concertada avisa de que el Govern incumple su propia ley porque la educación todavía no es gratuita: a pesar de que un estudio del Síndic de Greuges constató que los proyectos de los centros concertados son "más costosos" y "reciben menos financiación" de la que les correspondería, el Govern no ha corregido esta infrafinanciación que hace años que el sector denuncia. "Mientras no tengamos una financiación real de la plaza y el hecho económico no sea determinante, el derecho a elegir escuela no será real", afirma Eva Salvà, la directora general de la Agrupación Escolar Catalana. La versión de las concertadas es que como el Govern les paga menos de lo que les corresponde, los centros tienen que cobrar cuotas a las familias para mantener el servicio, cosa que disuade a muchos padres y madres de llevar ahí a sus hijos.

Se sienten "abandonadas"

Según la patronal, el Govern está dejando "abandonadas" a las escuelas concertadas: las pequeñas son las que lo sufren más, pero los grandes centros concertados también acumulan cada vez más impagos. "No puede ser que haya familias que tengan cosas gratis en función de la escuela a la que lleven a sus hijos: si eliges la escuela pública tendrás un ordenador y una copa menstrual, pero si eliges la escuela concertada no", denuncia Salvà, que dice que lo que haría falta es copiar el modelo sanitario, en el que el paciente no nota la diferencia entre un centro del ICS y uno concertado.

A la falta de financiación que denuncian de entrada se añade "la presión" que han recibido para bajar ratios: "En algunos territorios se ha presionado a las concertadas con el argumento de no tener que cerrar grupos", dice Salvà. Según fuentes del departamento consultadas por el ARA, la finalidad de la nueva preinscripción es determinar "de forma territorializada los puestos escolares necesarios en los centros" y, si hay que cerrar grupos, se tendrán en cuenta criterios como el número de lugares vacantes, la previsión de alumnos a escolarizar, el equilibrio entre la oferta y la demanda y la equilibrada escolarización del alumnado vulnerable. A su vez, las Asociaciones Federadas de Familias de Alumnos de Catalunya (Affac), partidarias de acabar con los conciertos educativos, han puesto en marcha una campaña para que al menos el departamento de Educación "pare la concertación de plazas ociosas". "El curso pasado sobraron 16.356 plazas concertadas que, a pesar de que no se llenaron, se financiaron con dinero público", dicen. La previsión es que en las próximas semanas el departamento de Educación publique la oferta de grupos para el curso que viene.

stats