Entrevista
Sociedad  /  Educación 10/07/2022

Miguel López, El Hematocrítico: "Los que molestan son siempre los niños, se nos ha olvidado que nosotros también lo fuimos"

Profesor y autor de '¡Escúchalos!'

5 min
Miguel López, más conocido como "El Hematocrítico", acaba de publicar el libro "Escúchalos!"

BarcelonaEn el año 2006 abrió un blog. Lo quería titular New Kid on the blog, pero el nombre ya estaba cogido, así que optó por El Hematocrítico. Más de 15 años después este es el nombre (@hematocrítico) que lo ha hecho popular en Twitter, donde tiene más de 154.000 seguidores, con el humor como marca de la casa. Su nombre real es Miguel López y es maestro de educación infantil y primaria en la Coruña. També es guionista y autor de literatura infantil. Acaba de publicar el libro ¡Escúchalos! (Paidós), un manifiesto en defensa de una crianza más respetuosa no tan centrada en crear superniños y superniñas para el futuro, sino en criar personas tranquilas, seguras y felices. En el libro habla tanto de las extraescolares como de las pantallas, el aburrimiento o las familias del siglo XXI.

Empiezas el libro explicando cómo ha cambiado el estatus de los niños de ahora respecto a los de antes. "Antes estaban un poco por encima de los gatos y ahora son el centro", dices.

— Sí. De golpe, los niños cambiaron de estatus. La conclusión a la cual llegué es que nuestra generación no se llevó nunca la parte buena. Nuestros padres pasaban bastante de nosotros en el sentido de que no se dedicaron a nuestro goce y ahora que somos adultos nosotros nos dedicamos al goce de nuestros hijos. Nunca tenemos un fin de semana para nosotros. Me pregunto si no es una reacción en contra de la crianza que recibimos. Como nos hacían poco caso, ahora pasamos al extremo.

Un cambio generacional que al menos yo he observado son las relaciones que los padres de hoy establecemos con los otros progenitores. No recuerdo a mis padres haciendo planes con los otros padres de la escuela.

— No sé si mis padres sabían ni cómo se llamaban los padres del amigo con quien iba a jugar ni si se llamaban por teléfono. Este vínculo que ahora hay con los otros padres no existía. Ahora montas un grupo de WhatsApp con los padres de la escuela infantil y ya no puedes salir. ¿Sabes dónde lo noto esto? Cuando organizamos los grupos de clase. Tienes un grupo de padres que son amigos y cuando les dices que mezclarás a los niños del grupo A y los del B, vienen a decirte: “Mira, no me pongas en el grupo B porque toda la pandilla está en el grupo A y los fines de semana salimos todos juntos”. 

¿Interfieren mucho los padres en la escuela?

— Los grupos de padres nunca son homogéneos. Puedes tener padres que te ponen problemas porque has hecho una unidad didáctica con motivo del día del Orgullo LGTBIQ+ y otros que te piden más visibilidad. Acceder a estas demandas es complicado. Tienes que seguir tu instinto y no permitir que las familias se metan.

Dices que no permitimos que los niños de hoy se aburran.

— No permitimos que se aburran porque parece que sea una ofensa. Estamos perdiendo dos horas maravillosas de tiempos que podríamos aprovechar para hacer una clasificación de mayor a menor o para aprender programación. Los martes, que tienes libre de 18 a 20 horas, vamos a buscar algo para hacer. Las criaturas no disponen de tiempo libre para gestionárselo. Es como si, porque se cansan, los lleváramos en brazos. Parece que a todas horas se tienen que hacer cosas productivas. Pararte a la sombra de un árbol a tirar piedras se ve como una pérdida de tiempo. Nosotros mismos también estamos en esta rueda y en lugar de reflexionar sobre qué estamos haciendo, les trasladamos a ellos esta angustia y esta presión por hacer cosas en la vida, por ser gente preparada para el futuro.

Dices que es un grave error pensar siempre en el niño como un futuro adulto y que detrás de esta hiperagendización está el plan de prepararlos para el futuro. ¿Los niños hacen demasiadas actividades extraescolares?

— Siempre pensamos en cómo prepararnos para la etapa siguiente y tenemos una visión adultocéntrica del niño que es muy tramposa. Porque en realidad tienes que procurar que ellos sean felices en el día a día porque la manera de que sean felices en el futuro es que estén tranquilos, satisfechos y tengan relaciones significativas. Al convertirnos en secretarios y sirvientes de nuestros hijos, les damos un ejemplo negativo. Ningún niño dirá: “Tengo unos padres maravillosos que me llevan a todos los talleres que quiero”. Siempre hay una justificación para apuntarlo a alguna extraescolar: el chino será el idioma del futuro, le irá bien hacer un deporte individual o hacer mindfulness... Y así puedes acabar con 200 extraescolares.

Ahora los niños están de vacaciones y vuelve el eterno debate. ¿Hace falta que los niños hagan deberes?

— Cualquier criatura está escolarizada un número de horas suficiente para desarrollar en la escuela las destrezas necesarias. Seis horas son más que suficientes para aprender y necesitan tiempo para adquirir el resto de las destrezas: desde plegar ropa o hacer experimentos hasta aburrirse. Es fácil caer en la trampa de los deberes. Viene un profesor y dice: "Haz estas 4 multiplicaciones, que no son nada", pero después viene otro y dice lo mismo y al final llegan a casa y tienen que trabajar una hora más. Me parece una invasión y una falta de respeto para el tiempo libre de los niños, así como a mí tampoco me gusta que me den trabajo para hacer fuera del horario escolar. Y en verano creo que no tendría que haber. Creo que tendría que haber lectura diaria, pero no como una obligación de leer 4 páginas y hacer un resumen. Tú lees y tu hijo lee y todos dedicamos tiempo a la lectura por placer.

Criticas con el humor que te caracteriza las fiestas de cumpleaños actuales.

— Creo que podemos hablar claramente de una burbuja. Están en su apogeo. Son acontecimientos descomunales: se tiene que reservar el local con antelación, hay locales VIP, tratamientos de belleza para niñas... Hay un proceso de innovación continuo y es una forma más de sacar dinero y de poner presión: si no haces un cumpleaños que parezca una comunión eres un mal padre. Como las fiestas de graduación. Ahora los niños acaban la secundaria y ya se han graduado 80 veces.

Escribes que hay una concepción de la vida adultocéntrica. Hoteles con la etiqueta ‘adultos only' o restaurantes que no admiten niños de determinada edad. ¿Hay 'niñofobia'?

— Sin duda. Esta es una polémica que aparece en las redes cada dos meses. Observo que hay adultos a quienes molestan muy determinadas experiencias con niños, pero no recuerdan cuando otro adulto les amargó la tarde porque gritaba o porque fumaba a su lado. Pero esto no cuenta. Los que molestan son siempre los niños. Se nos ha olvidado que nosotros también fuimos niños.

También dedicas un capítulo a las pantallas y quitas hierro al asunto. "¿Que las experiencias colectivas de los adolescentes sean en muchos casos virtuales es bueno? Ni bueno ni malo, es diferente", escribes.

— Sí, hay cierto pánico a las pantallas, pero si te paras a observar el fenómeno, los niños están hablando y jugando con sus compañeros y haciendo juego cooperativo. Es una manera de hacer juego en equipo con amigos reales. Es completamente nuevo, pero se tiene que ir con los tiempos y no deja de ser lo mismo que hacías tú cuando quedabas con tus amigos en un bar o en el parque. Ahora quedan en el Fortnite.

¿Los padres y madres de hoy en día tenemos demasiada información?

— La sociedad está demasiado polarizada, también dentro del mundo de la educación, y hay microbandos. Hay tanta variedad de posibilidades que te sientes presionado. La única manera correcta de criar es aquella con la que tú te sientas a gusto. No se tiene que pensar en la crianza como un examen o como si te tuvieran que auditar como madre o padre.

Compra este libro

stats