Coronavirus
Sociedad 16/03/2021

España, Francia y Alemania paran la vacunación con AstraZeneca

Once casos de un tipo de trombosis poco frecuente en personas vacunadas “han disparado las alarmas”

5 min
Dosis de la vacuna de Oxford-AstraZeneca.
Disponible en:

MadridLos casos de trombosis en personas vacunadas recientemente con la vacuna de AstraZeneca han llevado a España a sumarse a los países que han decidido suspender temporalmente la administración de la vacuna desarrollada por Oxford. Sanidad anunció ayer la suspensión durante dos semanas -a la espera del dictamen que tiene que hacer la Agencia Europea de Medicamentos (EMA)- de la inmunización con la vacuna de AstraZeneca después de reunir de urgencia al Consejo Interterritorial para comunicar la suspensión “cautelar y temporal” a las comunidades autónomas. Alemania, Francia e Italia habían tomado la misma decisión “por precaución” horas antes.

Después de días de cierta confusión por la retirada de algunos lotes de la vacuna de AstraZeneca por la alarma generada por una treintena de casos en Europa de trombosis en personas que se habían vacunado, ayer España y los otros tres países europeos decidieron actuar con más contundencia. La razón, según explicó la ministra de Sanidad, Carolina Darias, es la aparición durante el fin de semana de nuevos casos de trombosis que, a diferencia de los anteriores, son un tipo “poco frecuente” entre la población general. Estos casos “dispararon las alarmas” e hicieron cambiar “la valoración del riesgo”.

Dolor de cabeza “inusual e invalidante”

Se trata de una trombosis venosa cerebral que cursa con una disminución de plaquetas, una forma rara de trombosis, según Darias, “que se sale de los patrones conocidos” y que tiene similitudes con complicaciones derivadas del covid-19. El síntoma principal es un dolor de cabeza muy fuerte, “inusual” y “invalidante”. En la población general, sin vacuna, la incidencia es de 1,3 casos por cada 100.000 habitantes/año y la sufren más las mujeres que los hombres. No se conocen las causas exactas que la provocan, pero es un tipo de trombosis asociada al embarazo y al posparto, al uso de anticonceptivos orales y a enfermedades de tipos autoinmune, entre otros.

Según Sanidad, hay once casos de este tipo de trombosis de entre 17 millones de personas vacunadas. Uno de ellos se ha detectado en España, a pesar de que no han trascendido más detalles. Darias solo reveló que la persona afectada se está recuperando. En Noruega se han detectado al menos tres casos en los últimos días: uno de ellos es el de una sanitaria que estaba hospitalizada hacía dos días y ayer murió. Se trata de una mujer de 50 años sin enfermedades previas que había recibido la vacuna hacía una semana.

“Son muy pocos casos”, subrayó la directora de la Agencia Española de Medicamentos, María Jesús Lamas. “Pero pensamos que es prudente” parar la vacunación “hasta que se practique una estimación de riesgo” y se pueda determinar si los casos de trombosis tienen relación con la vacuna. Lamas recordó que las probabilidades de efectos adversos existe con cualquier medicamento pero que con la vacuna de Oxford “es altamente improbable”. Darias, igual que había hecho el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, hizo un llamamiento a la tranquilidad.

La decisión, el jueves

La EMA tiene previsto reunirse hoy para analizar toda la información científica sobre estos posibles efectos secundarios y ha convocado también un encuentro extraordinario el 18 de marzo para tomar una decisión definitiva. Aún así, ayer mismo, en una comparecencia en el Parlamento Europeo, el científico de la EMA responsable de la estrategia de vacunas, Marco Cavalieri, insistió en que hoy por hoy los datos no muestran que haya más riesgos que beneficios en el uso de la vacuna de AstraZeneca y que, por lo tanto, se puede continuar aplicando. Aún así, se está haciendo una nueva revisión de urgencia por si hubiera que desaconsejar el uso en ciertos colectivos más vulnerables o con patologías.

La suspensión de España, Francia, Alemania e Italia son los últimos casos en el goteo de bajas y se producían solo horas después de que el gobierno de los Países Bajos anunciara también la parada temporal de la administración de la vacuna, a raíz de las sospechas de que podría estar relacionada con la aparición de coágulos en algunas de las personas que la habían recibido. Irlanda también había anunciado su paralización el domingo, como habían hecho Austria, Dinamarca, Estonia, Lituania, Noruega, Islandia y Tailandia.

Los hechos se están estudiando y hoy por hoy no hay ninguna prueba concluyente que vincule la vacuna con los trombos, pero los nuevos casos se unen a los que ya se habían detectado a lo largo de la semana en Austria, Dinamarca e Italia, algunos de los cuales también acabaron provocando la muerte de los pacientes. A pesar de todo, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la EMA no ven motivos para dejar de utilizar la vacuna y recomiendan mantenerla. Las dosis de la vacuna de AstraZeneca se siguen utilizando con normalidad en muchos países europeos, el que más el Reino Unido, donde el remedio desarrollado por científicos de la Universidad de Oxford ha sido clave para una campaña que ya ha cubierto, al menos en una primera dosis, a más de 24,4 millones de personas.

La farmacéutica se defiende

AstraZeneca señaló en un comunicado que ha analizado los efectos de más de 17 millones de dosis administradas entre el Reino Unido y la UE y que hasta ahora no ha encontrado “ninguna prueba de un riesgo más elevado de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda o trombocitopenia [bajo nivel de plaquetas]”. De hecho, habla de menos de unos cuarenta casos de trombos. “El número de este tipo de episodios registrados con la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19 no es más elevado que el número que se habría podido dar naturalmente entre la población no vacunada”, defiende la farmacéutica.

Momentos clave de la alarma que sacude a Europa desde hace diez días

Dinamarca da la alerta y caen las fichas de dominó

El jueves de la semana pasada Dinamarca, Noruega e Islandia suspendieron la vacunación con AstraZeneca. Pero fue la decisión danesa, después de un muerto, la que empezó a hacer caer las fichas de dominó. Además, cuatro días antes Austria e Italia habían retirado del proceso de administración dos lotes específicos de la vacuna. En Austria murió una enfermera después de ser vacunada.

La Organización Mundial de la Salud y la Agencia Europea llaman a la calma

El mismo día que Dinamarca lanzó la alerta, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) se pronunciaron sobre la información: a pesar de que se siguen evaluando todas las vacunas que luchan contra el covid como parte del proceso normal de la implementación de un nuevo medicamento, los dos organismos no encuentran una relación directa entre los problemas circulatorios y la administración de las vacunas. El 10 de marzo se habían informado 30 casos de acontecimientos tromboembólicos entre cerca de 5 millones de personas inmunizadas.

Un tipo de trombosis poco común asociada al covid

Durante el fin de semana pasado se detectaron once casos de una trombosis rara -uno de los cuales en España- que hicieron crecer más la alarma. La enfermedad tiene similitudes con complicaciones derivadas del covid-19. El síntoma principal es un dolor de cabeza muy fuerte. La incidencia es de 1,3 casos por 100.000 habitantes. Entre los 17 millones de personas ya vacunadas con Oxford ha habido 11.

Los grandes de Europa optan por parar AstraZeneca

Otra reacción en cadena se registró ayer después de que Alemania primero, Italia después, que ya había retirado un lote, seguidamente Francia y, para acabar, España decidieran parar la campaña con la vacuna de Oxford. El día antes, de hecho, tanto los Países Bajos como Irlanda habían actuado de manera similar.

La EMA se pronunciará el jueves

Mientras que el Reino Unido continúa administrando la vacuna de Oxford, y garantizando la seguridad, la Agencia Europea de Medicamentos anuncia que su comité de seguridad se reunirá hoy y que el jueves, con todos los datos recogidos sobre la mesa, se pronunciará sobre si es aconsejable o no continuar con la campaña con AstraZeneca.

stats