Sociedad 20/09/2021

El macrobotellón en la UAB reaviva el debate de abrir el ocio nocturno

FGC hace un primer balance: puertas dañadas, pintadas y asientos arrancados

Ara
4 min
Restos de bebidas, latas y plásticos después del macrobotelló al campus de la UAB

BarcelonaLas 8.000 personas que el viernes por la noche se citaron en un macrobotellón en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), en Cerdanyola del Vallès, "no eran estudiantes universitarios". El rector de la universidad, Javier Lafuente, ha desvinculado al colectivo de la fiesta ilegal y ha dicho que el campus "fue utilizado de una forma no usual". "Se decidió que fuera la UAB, pero habría podido ser en un polígono industrial. Había gente que venía en trenes de todas partes, pero no todos eran estudiantes nuestros", ha dicho Lafuente a RAC1.

La universidad tiene constancia de que algunos vándalos entraron en al menos cuatro pisos de la Villa Universitaria y de que hubo un robo. "Intentarem encontrar a los responsables y ayudar a todos los estudiantes", ha afirmado Lafuente. Sobre las agresiones, el rector tiene conocimiento de una víctima por agresión sexual (una chica de 18 años que ya ha presentado denuncia) y otra de una agresión homófoba, que todavía no ha presentado reclamación ante los Mossos d'Esquadra. "Mañana espero tener más información, pero creo que, como mínimo, la víctima de la agresión homófoba es estudiante de la UAB. Y la de la agresión sexual, no lo descarto", ha detallado Lafuente.

Una persiana de un piso de la Vila Universitària de la UAB forzada durante el macrobotellón.

La UAB pidió una reflexión profunda y más compromiso a las administraciones para evitar nuevos macrobotellones. Mientras tanto, los Mossos d'Esquadra blindaron la noche del sábado al domingo los accesos a la UAB para impedir una nueva convocatoria. Varias patrullas de la policía catalana establecieron un control perimetral del recinto del campus con varias vallas y solo permitieron el paso de los universitarios residentes en la Vila. El propio director de los Mossos, Pere Ferrer, calificó ayer la macrofiesta en la UAB de "vergüenza colectiva".

Una macrofiesta que, como mínimo, costará 4.000 euros. Es el primer balance que ha hecho Ferrocarrils de la Generalitat por los desperfectos en los trenes y en las instalaciones: se dañaron cinco puertas de las máquinas validadores de acceso y salida de tres estaciones (Universitat Autónoma, Les Fonts y Sant Cugat), se hicieron pintadas en el interior de un tren y se ocasionaron daños en los asientos de otro convoy -con varias butacas arrancadas-. FGC también ha querido "reprobar y condenar enérgicamente" los comportamientos incívicos que se vivieron en las instalaciones y en los trenes durante la noche del viernes 17 de septiembre y la madrugada del sábado 18.

"Como servicio público, este tipo de actitudes y los desperfectos ocasionados en las instalaciones y los trenes afectan directamente a todas las personas usuarias del servicio", ha recordado la compañía, que ha precisado que durante la noche del viernes añadió siete trenes adicionales ante "la demanda de pasajeros no prevista". "Para evitar aglomeraciones y riesgos en andenes y trenes, Ferrocarrils adaptó su oferta con rapidez y de acuerdo con los recursos disponibles", ha señalado la compañía.

Elena confía en que abrir el ocio nocturno "cuando se pueda" ayudará a controlar los macrobotellones

El Govern, a través de la conselleria de Investigación y Universidades, también condenó "enérgicamente" los hechos de la Autònoma. Este domingo el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, ha dicho que confía en que cuando decaigan las restricciones en el ocio nocturno será más fácil evitar que se produzcan macrobotellones como el de la UAB, pero ha recordado que la situación sanitaria todavía no es lo suficientemente buena para reabrir el ocio nocturno. "Nos gustaría hacerlo, pero cuando sea posible para que no hagamos más mal que bien", ha dicho en declaraciones a TV3, y ha añadido que "cuando se pueda abrir desde el punto de vista sanitario ayudará y facilitará la gestión" de los botellones.

Con todo, Elena ha querido aportar un matiz porque cree que la celebración de macrobotellones como el del viernes "supera" la cuestión del cierre de la actividad por la noche. "Digámoslo claro: en Madrid y otros lugares de Europa el ocio nocturno está abierto, y anteayer hubo en Madrid una fiesta con más de 25.000 personas", explica para argumentar que no todo responde a la falta de ocio nocturno reglado.

Sobre este tema, el secretario general de la Fecasarm, Joaquim Boadas, ha afirmado que el sector ve "con mucha impotencia" los macroencuentros como los de la Autònoma. "La clase política piensa que estrangulando el sector del ocio nocturno legal la gente irá a dormir. Pues no, busca alternativas que no pueden tener ni supervisión ni seguridad", ha afirmado en RAC1 Boadas, que ha recordado que solo en Catalunya y en las Baleares el ocio nocturno está "totalment cerrado".

Desde Ciudadanos ya han pedido la comparecencia de los consellers de Interior, Joan Ignasi Elena, y de Salud, Josep Maria Argimon, para reclamar explicaciones después del macrobotellón en la Universitat Autònoma de Barcelona. "El Govern no puede mirar hacia otro lado cuando hay un sector regulado como es el ocio nocturno", han opinado.

stats