Sociedad 02/10/2021

La mitad de detenidos por los macrobotellones, sin antecedentes

Los Mossos descartan que formen ningún grupo criminal y un arrestado era inimputable

3 min
Alguns de los jóvenes que participaron en el primero macrobotelló a la plaza España.

BarcelonaUna semana después de los macrobotellones de la Mercè, que llegaron a reunir a 40.000 personas en una sola noche y acabaron con incidentes violentos por parte de algunos jóvenes, los Mossos d'Esquadra han hecho público un análisis de los implicados que desmitifica algunas ideas. La policía detuvo a 70 personas entre las tres noches –las dos primeras en la Plaça Espanya y la última en la playa del Bogatell–, la mitad de las cuales (34) tienen antecedentes, mientras que el resto era la primera vez que las arrestaban. Los 34 que ya tenían fichados acumulan 117 antecedentes, pero los Mossos dicen que entre ellos “no hay relaciones relevantes”, motivo por el que descartan que formen ningún grupo criminal organizado.

62 detenidos son hombres –43 mayores de edad y 19 menores– y ocho son mujeres –seis mayores y dos menores–. Entre los 21 menores, dos se habían escapado de un centro de acogida –están tutelados por la Generalitat– y uno era inimputable porque tiene 13 años. 45 de los 70 arrestados son de nacionalidad española y el resto (25) de varias nacionalidades extranjeras, según los Mossos. La mayoría de los detenidos se habían desplazado a Barcelona para ir a los macrobotellones porque su domicilio no está en la ciudad: son de diferentes municipios del área metropolitana.

En cuanto a los delitos que se atribuye a los arrestados, el 22% son por robos violentos, el 19% por desórdenes públicos, el 17% por robos a establecimientos, el 13% por lesiones y el 12% por daños. Los otros delitos son por hurtos y atentado contra los agentes de la autoridad. Todos los detenidos han quedado en libertad, incluidos los que la policía llevó a los juzgados de guardia –la Fiscalía descartó pedir ninguna medida preventiva.

Sobre los heridos, en la segunda noche en la Plaça Espanya, cuando se concentraron 40.000 personas, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) atendió a 14 personas con lesiones que, explican los Mossos, estaban causadas tanto por armas blancas como por cristales porque en la zona había muchas botellas rotas que provocaban cortes en caso de caídas. Al día siguiente, en el botellón en la playa del Bogatell, el SEM no atendió a nadie por arma blanca. La policía también asegura que en los macrobotellones de la Mercè no se denunció ninguna agresión sexual.

“Delincuentes especializados”

A pesar de las 70 detenciones, los Mossos mantienen una investigación abierta para identificar, localizar y arrestar a más personas que piensan que aprovecharon las aglomeraciones para hacer disturbios y actos violentos. Según la policía, son “delincuentes especializados” que actuaron en grupo para crear confusión entre los concentrados y cometer los delitos.

Para evitar que se repitan los macrobotellones, los Mossos han anunciado que a partir de este fin de semana, en Barcelona, reforzarán su presencia con la Guardia Urbana en los espacios “donde se tenga conocimiento” de que pueda haber personas con la idea de consumir alcohol en la calle. La policía dice que el dispositivo “será dinámico y flexible” para prevenir “alteraciones del orden público y hechos delictivos”. Los Mossos anticipan que el objetivo es “actuar únicamente sobre las personas que generan disturbios y detenerlas”. Recuerdan que las restricciones del covid siguen vigentes y que se mantiene la prohibición de hacer botellón.

Más allá de Barcelona, los Mossos también se coordinan con las policías locales de toda Catalunya por los posibles macrobotellones de los próximos fines de semana, después de que se hayan visto en varios lugares de Catalunya, como por ejemplo en la UAB. La policía asegura que, en caso de una intervención, “se valorará que sea medida”. Los Mossos hacen un llamamiento a que, “ante cualquier desorden público o incidente grave, los concentrados sigan las indicaciones policiales y no se enfrenten a los agentes”. Solo la semana antes de la Mercè, la policía ya tuvo que huir de un grupo de jóvenes en Tiana que les tiraban botellas.

stats