Seguridad vial
Sociedad  /  Movilidad 19/06/2022

Trànsit activa cuatro nuevos radares de tramo en Catalunya

Se han puesto en marcha este fin de semana en los dos sentidos de la circulación en las carreteras N-II y C-17

2 min
Radar de tramo a la N-II en la zona de la Alt Empordà

Los tramos de la N-II entre Hostalets y Pont del Príncep, a la altura de Figueres (Alt Empordà), y de la C-17 entre el Figaró y Aiguafreda (Vallès Oriental) han estrenado este fin de semana nuevos radares de velocidad controlada en los dos sentidos de la marcha y que limitan la velocidad a 80 km/h en todos los casos.

En el caso de la C-17 la longitud total del tramo controlado por radar es de unos 3,2 kilómetros, mientras que en el caso de la N-II el tramo vigilado por radares es de unos 7,5 kilómetros en los dos sentidos de la circulación. Con estos nuevos tramos la red viaria catalana acumula un total de 194,4 kilómetros y 38 puntos controlados por radares de tramo en todo el Principado.

Según el Servei Català de Trànsit (SCT), estos nuevos tramos ayudarán a reducir la siniestralidad y accidentalidad de la red viaria catalana, causa directa del 17,4% de los accidentes mortales en las carreteras catalanas durante 2021. De hecho, estos cuatro nuevos radares de tramo forman parte del despliegue del Plan de Seguridad Vial 2021-23, diseñado para lograr los objetivos fijados por la Unión Europea en la reducción de siniestralidad en la carretera.

Este sistema de control de la velocidad media funciona a través de una equipación de reconocimiento de matrículas situado al inicio y al final del tramo controlado, el cual mide el tiempo de recorrido y calcula la velocidad media para determinar si se ha superado el límite máximo de velocidad permitido. Estos cinemómetros tienen el objetivo de prolongar el efecto de la reducción de la velocidad durante varios kilómetros para hacer un espacio vial seguro. Además, los Mossos d'Esquadra a menudo complementan estos espacios controlados con otros puntos móviles de control de velocidad como por ejemplo radares microondas, de láser y piezoeléctricos para evitar que los conductores vuelvan a acelerar una vez superado el espacio controlado por el radar.

En los dos casos, tanto en la carretera N-II a su paso por Figueres como en la C-17 en el tramo de Aiguafreda-el Figaró, los tramos controlados por radares se encuentran debidamente señalizados y ya se pueden consultar en la página web del Servei Català de Trànsit .

stats