Sociedad 23/01/2022

Muere un hombre sepultado en los terrenos afectados por el 'Gloria' en Cànoves i Samalús

El alcalde desvincula el accidente del temporal pero los vecinos lamentan que el Ayuntamiento hiciera caso omiso de los informes técnicos

3 min
Los Bomberos trabajando en el rescate del hombre sepultado.

BarcelonaUn hombre ha muerto este sábado después de quedar sepultado por un desprendimiento en la misma colina que se vio gravemente afectado por el temporal Gloria ahora hace dos años en Cànoves i Samalús (Vallès Oriental). Entonces tres casas se hundieron y siete más sufrieron daños estructurales. Hasta una decena de dotaciones de Bomberos y un helicóptero medicalizado del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) se han movilizado para rescatar el hombre. Según ha podido saber el ARA , los hechos han pasado poco antes de las 13 horas, cuando un vecino de la zona, muy próxima al desprendimiento del Gloria, trabajaba con dos operarios más para hacer una zanja. "Por lo que parece tenía filtraciones de agua desde hacía tiempo y quería hacer una zanja para desviar el agua", ha explicado un vecino a este diario.

Los Bomberos han confirmado que la zanja era próxima a un muro de contención que ha acabado cediendo y ha atrapado uno de los dos operarios, que ha quedado sepultado bajo tierra. Los Bomberos han hecho trabajos de apuntalamiento para poder acceder en la zona con seguridad e iniciar las tareas de rescate. Después de más de cuatro horas, han localizado el cadáver, pero no ha estado hasta casi la medianoche que han podido rescatarlo.

El accidente ha tenido lugar al día siguiente de que los vecinos de este municipio denunciaran al ARA el abandono que sufren por parte de la administración dos años después del temporal que provocó un desprendimiento, lo que ha impedido que puedan volver a vivir en su casa. "Hacía tiempo que avisábamos de que esto podría volver a ocurrir", lamenta Xavi, uno de los vecinos afectados por el temporal.

El Ayuntamiento desvincula el accidente del estado de los terrenos

En cambio, el alcalde de Cànoves i Samalús, Josep Cuch, desvincula de entrada la relación entre el estado de los terrenos después del temporal y el accidente, que califica de “laboral” y que circunscribe a “unas obras en una finca privada”. De hecho, ayer mismo aseguraba al ARA que el hecho de que haya habido un desprendimiento "no significa que tenga que haber más". “El accidente se ha producido en un terreno junto a la colina donde hubo el desprendimento ahora hace dos años por el temporal, pero no parece que haya una relación”, ha afirmado este sábado en conversación con el ARA . Según Cuch, del partido independiente Nou Impuls i Unitat , habrá que esperar el informe y la valoración de los Bomberos antes de sacar conclusiones.

El grupo de vecinos relatan que durante todo este tiempo no han recibido ninguna ayuda de las aseguradoras, que les dicen que nada de lo que ha pasado les entra en la póliza, ni del Consorcio de Compensación, que alega que "no prevén los desprendimentos". Tampoco el ayuntamiento del municipio se hace cargo porque asegura que al ser una propiedad privada no pueden intervenir. Sin embargo, los afectados han encargado y pagado de sus bolsillos informes técnicos detallados con sondajes en toda la montaña (véase imagen) por valor de más de 40.000 euros que han hecho llegar al consistorio y que evidencian que el terreno está cediendo por la acumulación de agua en el subsuelo . "¿A quién pertenece el subsuelo? Según la ley, a la administración", afirman.

El informe de los técnicos concluye que al subsuelo  hay corrientes y bolsas de agua (flechas en azul cielo) y tres fallas (rayas discontinuas).

Los informes revelan que hay bolsas de agua y también tres fallas justo debajo de las casas. A pesar de esto, se han construido con los permisos adecuados. La solución es un muro de contención con pilotajes a mucha profundidad para anclarlos sobre terreno duro que cuesta 1,5 millones de euros y que las familias afectadas no pueden asumir. El alcalde defiende que el consistorio no puede ofrecer ayuda económica para hacer esta actuación porque "la ley no se lo permite" e insiste que las bolsas de agua que se han encontrado metros adentro pertenecen a la Agencia Catalana del agua. Ellos no pueden hacer nada, insiste. "El problema aquí es que las aseguradoras no responden y no se quieren hacer cargo", resume Cuch. Vista la inacción de las administraciones, los vecinos no solo denuncian la falta de soluciones y ayuda, sino que también lamentan la falta de empatía con la que se los trata.

stats