Sucesos
Sociedad 15/08/2022

La odisea de volver a casa después de un accidente con un coche de alquiler en Mallorca

Una pareja catalana ha sido ingresada 15 días en el hospital y la aseguradora no les facilita el regreso

3 min
Ambulancia del 061

PalmaUn accidente de tráfico y la aseguradora del coche de alquiler que habían contratado han convertido las vacaciones de una pareja de catalanes en Mallorca en una auténtica pesadilla. El 26 de julio llegaron a la isla para pasar cuatro días, pero el segundo día sufrieron un accidente de tráfico que los dejó a los dos en estado grave y empezó su odisea médica, mental y personal. La aseguradora no les facilita el traslado medicalizado a Catalunya y les dice que si quieren volver a casa lo tienen que hacer como un viajero cualquiera y pagarse ellos los nuevos billetes de avión, pero las condiciones médicas no les permiten trasladarse por ellos mismos y ya hace más de 15 días que están atrapados en Mallorca sin poder volver a casa.

El suceso se produjo el 27 de julio, cuando los dos jóvenes se dirigían a Portocristo desde Sa Pobla y un coche invadió  su carril y chocaron frontalmente. Todos los implicados en la colisión resultaron heridos graves y la pareja de catalanes tuvo que ser evacuada de su vehículo con urgencia cuando empezó a incendiarse. El hombre fue trasladado a Son Espases, donde fue operado solo llegar, y hasta ahora ya ha pasado por varias operaciones. La mujer –que sufrió lesiones más leves dentro de la gravedad– fue trasladada inicialmente al Hospital de Llevant, pero después la llevaron a la Policlínica Miramar, donde la operaron y dónde está todavía ingresada. Ambos han pasado por la UCI.

Una vez que su situación sanitaria se estabilizó y recibieron la autorización de los médicos, solicitaron a la aseguradora contratada por la empresa de coches de alquiler, OK Mobility, el trasladado a Catalunya para hacer la rehabilitación, puesto que en Mallorca no disponen de los servicios necesarios, según relata al Ara Balears la afectada, Gina Driéguez, que ha denunciado la situación en las redes sociales. La respuesta fue rotunda: "Solo está efectivamente cubierto el primer servicio de urgencia hasta el hospital. Sin embargo, el traslado sanitario a tu comunidad es una gestión a realizar con tu propia aseguradora".

Reclamos sin respuesta

Ante esta situación, la pareja reclamó que habían contratado el seguro completo y que ellos solos no podían viajar, que necesitaban asistencia médica y ayuda para trasladarse, pero la respuesta fue la misma y la aseguradora se desentendió de sus peticiones de ayuda. "Nosotros solos no podemos volver a casa, ni con la ayuda de un familiar, nuestras lesiones no nos permiten movernos, necesitamos ayuda y la compañía nos ignora", denuncia Driéguez.

La pareja continuó intentando arreglar el caso con OK Mobility, pero las reclamaciones se han convertido en una odisea de esperas telefónicas, redirecciones de llamadas, personal no autorizado para gestionar sus reclamaciones y "telefoneadas que se colgaban misteriosamente" cuando querían hacer la reclamación. "Es muy frustrante: además de no estar bien médicamente, tienes que pelearte una y otra vez sin que nunca te den ninguna respuesta", lamenta la mujer, que está en tratamiento psiquiátrico por estrés postraumático.

Además, la ley de protección de datos impide que la pareja, que no están casados ni son pareja de hecho, pueda tener información del otro ni estar en el mismo hospital para pasar juntos estos momentos tan complicados. "No poder saber nada del otro nos mata por dentro; si no estás casado, parece que no tienes derecho a nada", apunta.

El paso siguiente para intentar desbloquear la situación fue contactar con la aseguradora del coche que provocó el siniestro (Allianz), que les garantizó que se harían cargo del coste económico del viaje, pero una vez que el atestado policial y las investigaciones de los seguros demostraran que su cliente era oficialmente el culpable del accidente.

Como última opción, la pareja intentó conseguir la colaboración de la Seguridad Social para hacer el traslado sanitario, pero, según afirma Driéguez, el ente público les informó que no podía hacer nada, puesto que se trata de un accidente de tráfico y todo lo que está relacionado con estos siniestros es responsabilidad única de las aseguradoras. "Ahora mismo estamos en el limbo: unos no quieren ayudarnos (OK Mobility), los otros se ofrecen a pagar pero cuando el caso esté resuelto y sin ninguna ayuda médica (Allianz), y los otros (Seguridad Social) no pueden hacer nada", explica la mujer.

"La incertidumbre, la sensación de abandono, la frustración y la pena son mi día a día desde aquel 27 de julio", explica la víctima, que por ahora no ha conseguido una solución. "Siento que me han abandonado, yo venía a disfrutar y todo se ha convertido en una pesadilla, solo quiero volver a casa, estar con mi pareja y salir de esto los dos juntos", concluye.

stats