Sociedad 31/03/2021

Piden seis años de prisión para los Mossos de la agresión racista en El Bages

SOS Racismo quiere que se los condene por los delitos de torturas y lesiones

2 min
Imagen de una concentración que se hizo en verano en Manresa contra esta agresión racista

BarcelonaSeis años de prisión y 12 años de inhabilitación. Es la petición que hace SOS Racismo para los seis mossos de escuadra investigados por la agresión racista a un chico en enero de 2019 en Sant Feliu Sasserra (El Bages). La entidad que representa al chico –ejerce la acusación particular– ha hecho llegar su escrito de acusación al juzgado de instrucción número 5 de Manresa que lleva el caso. El juez abrió un plazo a principios de este mes para que la Fiscalía y la acusación particular presentaran sus escritos para poder enviar los agentes a juicio.

SOS Racismo pide que se condene a seis años de prisión a los mossos por el delito de torturas y a una multa de 2.700 euros a tres de ellos por el delito de lesiones leves. Quiere que se les aplique un agravante por racismo y otro por abuso de superioridad. Además, solicita 12 años de inhabilitación absoluta para los seis policías que les impida ocupar un puesto de trabajo público durante este tiempo. En cuanto a la indemnización, pide que los tres agentes a los cuales acusa de lesiones paguen a la víctima 260 euros, y 21.000 euros entre todos por daños morales. También quiere que si los mossos no pagan el departamento de Interior asuma la indemnización como responsable civil subsidiario.

Un proceso judicial “dilatado”

Los seis policías, antidisturbios del área Regional de Recursos Operativos (ARRO), trabajaron en esta unidad hasta que en junio del año pasado se publicó el audio en que se podían oír algunos de los insultos al chico: "Eres un mono. Negro de mierda. Vete más lejos que África". Desde entonces han continuado en el cuerpo pero en un destino en el que no tienen contacto con la ciudadanía. SOS Racismo lamenta que el caso se haya “dilatado” desde hace más de dos años al juzgado de instrucción, “en un proceso marcado por varios recursos de la defensa de los agentes”. La última estrategia de los mossos fue pedir que la rueda de reconocimiento fuera con la cara tapada, pero al final la acusación particular la rechazó.

SOS Racismo recuerda que se han aportado varias pruebas, como por ejemplo la grabación de audio y la identificación de las voces de los agentes. Después de que se difundiera el audio, dos sargentos de los Mossos rectificaron su declaración y supieron identificar a los implicados. Según el juez de instrucción, hay “indicios razonables” para determinar que se humilló al chico y se le agredió, tirándolo al suelo y escupiéndole y dándole golpes, aparte de amenazarlo e insultarlo: “Te arrancaré la cabeza”, “Ya te he dicho por teléfono que te daría una hostia que te dejaría blanco”, “Qué chusma nos llega en este país” o “Mierda humana”. La entidad asegura que esta agresión racista “no es un caso aislado” en los cuerpos policiales.

stats