Coronavirus
Sociedad  /  Salud 19/04/2022

Confusión en el primer día sin mascarillas en las escuelas e institutos

La orden excluye al profesorado, personal y alumnos de FP y Bachillerato, que las continuarán llevando hasta el miércoles

5 min
Alumnes de la escuela Sadako con mascarilla  al aula todo y la publicación al DOGC de la orden de retirada a la educación primaria y secundaria

BarcelonaConfusión y reticencias en las escuelas e institutos catalanes en el primer día sin mascarillas en las aulas. Más de 700 días después, la medida más simbólica de la pandemia ha dejado de ser obligatoria para los alumnos de educación primaria y secundaria de toda Catalunya, pero no para los de bachillerato y FP o el personal y profesorado de los centros, que han quedado excluidos de la orden del departamento de Salut publicada esta madrugada en el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC). La resolución del Govern se avanzaba unas pocas horas a la decisión del ejecutivo español de poner fin de manera generalizada al uso obligatorio de la mascarilla en casi todos los espacios interiores, un decreto aprobado este mediodía tal como estaba previsto, que entra en vigor este mismo miércoles y que solo contempla el uso en espacios de riesgo como los centros sanitarios, las residencias de gente mayor y el transporte público. 

Este martes una parte importante de los adolescentes y todo el personal educativo y profesores todavía tenían que llevar la mascarilla en el aula, siguiendo la resolución firmada por el conseller de Salut, Josep Maria Argimon, que adapta el plan de actuación para el curso 2021-2022, que establecía el uso obligatorio de la mascarilla para los alumnos a partir de seis años. El nuevo texto suprime la obligatoriedad "dentro del centro para los alumnos de los ciclos de educación primaria y de educación secundaria", pero no dice nada específico de las etapas de bachillerato y ciclos formativos, y tampoco del personal de los centros. El resultado: alumnos que se han quitado la mascarilla cuando no podían, docentes que la llevan en algunos centros y en otros no. Esto, sumado a las reticencias de algunos alumnos de primaria y secundaria que no querían deshacerse de ella a pesar de poder hacerlo después de casi dos años habituados a convivir con ella ha hecho que la desaparición de la medida se haya implementado a medio gas en los centros.

De hecho, la confusión sobre quién se podía quitar y quién no la mascarilla ya hace días que se arrastra. El último día de clase del segundo trimestre, los consellers de Educació y Salut mandaron una carta a los directores de todos los centros en que se les informaba de que el Govern proponía "flexibilizar el uso de la mascarilla en los centros de educación primaria y secundaria" el primer día de reanudación de la actividad lectiva después de Pascua, es decir, este martes día 19. Los centros lo comunicaron con alegría a las familias y durante toda la Semana Santa toda la comunidad educativa dio por hecho que se había acabado la mascarilla para todo el mundo y que el tercer trimestre empezaría con niños y maestros viéndose por fin las caras.

Pero el domingo, el conseller de Salut, Josep Maria Argimon, echó agua al vino en un artículo en La Vanguardia: "Los alumnos de bachillerato, ciclos formativos y el personal de los centros tendrán que esperar hasta la entrada en vigor de la nueva normativa estatal, tal como avanzamos por carta el conseller de Educació y yo mismo a los directores de los centros", escribió, a pesar de que en la carta a los centros no decía nada de todo esto. La concreción en el DOGC ha llegado de madrugada, solo unas horas antes de abrir las puertas de las escuelas.

"Estamos acostumbrados a enterarnos de las cosas de manera poco ortodoxa", lamenta al ARA Toni Burgaya, director general d'Escola Pia. Teniendo en cuenta que a partir de este miércoles todos los alumnos –incluidos los de bachillerato y FP– y también el personal ya podrán ir sin mascarilla gracias al aval de la normativa española, Burgaya cree que "por seis horas más de clase con mascarilla no hacía falta tanto ajetreo". Desde el sindicato de maestros Ustec han dicho que es "vergonzoso" que las instrucciones hayan llegado "un día antes" y consideran "absurdo e incoherente" diferenciar las instrucciones por etapas educativas. "Esto no se entiende, o todos hoy o todos mañana", ha dicho la portavoz del sindicato, Iolanda Segura, a la ACN. Desde el Affac (Asociaciones Federadas de Familias de Alumnos de Catalunya) dicen que tienen una "sensación agridulce " porque la medida llega tarde, según recoge Betevé.

Más evidencia científica

A la hora de retirar la mascarilla, el departamento de Salut tiene en cuenta también el impacto que su uso ha generado entre la población infantil en cuanto al aprendizaje y la interacción en los centros. En este sentido, la jefa de medicina preventiva y epidemiológica del Hospital del Vall d'Hebrón, Magda Campins, ha asegurado en una entrevista al ARA que no se tendría que haber impuesto nunca esta medida en el alumnado, teniendo en cuenta que algunos estudios, como por ejemplo el de BIOCOM-UPC, han apuntado que la mascarilla en las escuelas no ha servido mucho de nada, sobre todo en cuanto a los más pequeños. "Se tendría que haber hecho eco de la evidencia científica", ha dicho Campins.

Más allá de las escuelas, Campins se ha mostrado partidaria de la retirada de las mascarillas en los interiores, a pesar de que ha advertido que continúan siendo necesarias al transporte público o en entornos donde haya personas vulnerables, incluso si se trata de un centro laboral en que trabajen personas de este colectivo. También ha avisado que la retirada de las mascarillas puede comportar que algunas enfermedades de transmisión por vía respiratoria, como por ejemplo la gripe, vuelvan a crecer.

Las excepciones

Este miércoles a primera hora, cuando en el Boletín Oficial del Estado aparezca publicado el nuevo decreto del gobierno español, las mascarillas dejarán de ser obligatorias a todos los efectos, pero habrá excepciones. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha concretado en rueda de prensa posterior al consejo de ministros que en los hospitales, centros de salud, centros de transfusión y farmacias habrá que continuarla llevando. En los hospitales, las personas ingresadas no la tendrán que llevar en su habitación. En los centros sociosanitarios, los trabajadores sí que tendrán que ir con mascarilla , mientras que los residentes no.

En el transporte público continuará siendo obligatoria: en el metro, el autobús, en los aviones, en el taxi y también en los barcos, si bien en este caso no hará falta si se puede mantener la distancia de un metro y medio. Ahora bien, en la estación de autobús o en el andén del tren o del metro no habrá que llevarla; será cuando se entre en el vagón. Hay dos puntos donde se ha suscitado polémica: en las escuelas, Darias ha aseverado que no será obligatoria en ningún caso y en los centros de trabajo tampoco lo será "con carácter general". Eso sí, los departamentos de prevención de riesgos laborales pueden establecer medidas sanitarias como la de llevar mascarilla si, con posterioridad a una evaluación de los riesgos en el entorno de trabajo, concluyen que es mejor llevarla.

En los estadios de fútbol y pabellones tampoco se tendrá que llevar mascarilla, si bien el gobierno español recomienda que en algunos supuestos se siga haciendo uso. Por ejemplo, para personas mayores de 60 años, personas con enfermedades y factores de vulnerabilidad y en casos de grandes aglomeraciones que así lo aconsejen. También en reuniones familiares si hay algún integrante de riesgo.

stats