Sociedad 12/01/2021

Anticoagulantes para uno de cada cuatro pacientes de covid en la UCI

El Vall d'Hebron y el Germans Trias apuestan por el tratamiento de las trombosis para evitar más complicaciones

Ara / Acn
3 min
L’UCI de la Vall d’Hebron l’abril de l'any passat.

BarcelonaLos hospitales los administran desde hace tiempo, pero ahora un estudio constata por primera vez en Catalunya que el uso de anticoagulantes como la heparina puede evitar el empeoramiento de algunos pacientes de covid ingresados en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Uno de cada cuatro enfermos graves hospitalizados sufre una trombosis venosa o pulmonar, es decir, se les forman coágulos de sangre en el interior de venas y arterias por el ataque de la infección, así como por la inmovilización durante semanas y la implantación de catéteres para mantenerlos vivos.

Los cuajos de sangre imposibilitan la oxigenación del organismo y empeoran los pronósticos de los enfermos y, según un estudio conjunto de los hospitales Vall d'Hebron y Germans Trias i Pujol, la administración de anticoagulantes de manera preventiva puede evitar muchos casos de complicaciones. Los resultados de la investigación, con la serie de pacientes críticos con covid y trombosis más grande hasta ahora, se han publicado en la revista European Journal of Vascular and Endovascular Surgery.

Ya durante la primera oleada los profesionales de los dos centros empezaron a recibir a muchos pacientes con covid con sospecha de trombosis. Tener esta condición o desarrollarla mientras se está en la UCI es muy peligroso, puesto que puede descompensar a los pacientes e incluso acelerarles la muerte. Los dos servicios de angiologia y cirugía vascular pusieron en marcha un estudio con los 230 pacientes que tenían ingresados en las UCI un día concreto de abril, en pleno pico asistencial, y les hicieron ecografías en un periodo de tiempo de entre 48 y 72 horas. El objetivo era determinar si sufrían complicaciones tromboembólicas, como por ejemplo una trombosis venosa profunda o una embolia pulmonar.

En el momento de la ecografía se detectaron 58 pacientes (un 25,2%) con trombosis. De estos, solo un 32,8% –un 7% del total de pacientes– tenían síntomas como tos, falta de aire o dolor en el pecho. Con todo, los profesionales hicieron seguimiento de los 230 pacientes durante una semana para comprobar su evolución y ver si se desarrollaban nuevas complicaciones. Al cabo de siete días detectaron tres casos nuevos, hasta llegar a 61. En siete de los casos se detectó trombosis venosa sintomática en las piernas; en ocho, embolia pulmonar, y en ocho más se identificaron las dos condiciones y con señales evidentes.

Todavía se ensayan las dosis adecuadas

"Hemos comprobado que una parte de los pacientes con covid-19 grave tienen un riesgo incrementado de tromboembolismo venoso", afirma Sergi Bellmunt, jefe del servicio de angiologia, cirugía vascular y endovascular del Vall d'Hebron e investigador de Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR). La mayoría de los casos (38) sufrían trombosis de manera silenciosa y, por lo tanto, no detectable a primer vistazo. "Son pacientes que en muchas ocasiones están intubados y no pueden expresar bien si notan algún síntoma", justifica Bellmunt.

El hecho de estar tumbados en la cama evita que se produzcan edemas –inflamación en las piernas, un síntoma muy característico de la trombosis– y favorece que los cuajos de sangre pasen desapercibidos. Con todo, el estudio también demuestra que los pacientes con trombosis en las piernas tenían una estancia más larga en la UCI: 22 días de media ante los 17 días en los casos sin trombos.

Ahora, y con los datos en la mano, tanto el Vall d'Hebron como el Germans Trias i Pujol apuestan por la administración de dosis más elevadas de tratamientos anticoagulantes como profilaxis en los pacientes con covid-19 en la UCI. "Sabiendo que tienen un riesgo elevado de trombosis, y teniendo en cuenta que hemos observado pocos casos con hemorragia, sería necesario administrar heparina en dosis más elevadas de las habituales en estos pacientes ya desde el momento del ingreso, para evitar que haya complicaciones graves más adelante", destaca el jefe del servicio de angiologia y cirugía vascular del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Secundino Llagostera.

A estas alturas hay diferentes ensayos clínicos en marcha, en los que participan los hospitales Vall d'Hebron y Germans Trias i Pujol, para valorar qué dosis de heparina es la más adecuada para estos pacientes, para equilibrar el riesgo de trombosis y el de hemorragia, que podría darse si la sangre va demasiado líquida. De momento, otro estudio del Hospital Mount Sinai de Nueva York ya recomienda la administración de anticoagulantes a dosis bajas porque, defienden los autores, aumenta un 50% las posibilidades de sobrevivir a la infección y disminuye casi un 30% las intubaciones.

stats