Barcelona
Sociedad 17/06/2021

"Se acerca el verano, llegan los turistas y a partir de ahora esto será Sant Joan cada día"

JxCat pide a Colau que actúe para "evitar" los botellones y los vecinos temen su proliferación

C.L.A
3 min
Un grupo de jóvenes de fiesta por Barcelona, en una imagen de archivo.

BarcelonaToque de atención de la oposición al gobierno de Colau por los botellones en Barcelona. La Comisión de Presidencia, Derechos de Ciudadanía, Participación, Seguridad y Prevención del Ayuntamiento de Barcelona ha instado este martes al gobierno municipal a aplicar los dispositivos necesarios para evitar las fiestas en la calle sin distancia de seguridad. Lo ha hecho con la aprobación por unanimidad de una propuesta presentada por Junts en la que reclama a Colau que haga cumplir la ordenanza de medidas "para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Barcelona". El grupo municipal cifra en 48 los puntos de la ciudad en los que se producen estas fiestas en la vía pública, que los vecinos aseguran que no dejan de "proliferar".

"Estamos muy preocupados porque en Gràcia siempre ha habido botellones, pero en los últimos meses han ido subiendo exponencialmente", explica Lluïsa Esteban, miembro de la Associació de Veïns de la Plaça del Diamant. El distrito de Gràcia cuenta con seis puntos en el mapa de los botellones elaborado por Junts: la Plaça de la Virreina, la del Diamant, la de la Revolució y la calle Verdi, la del Nord, la del Sol y la Rovira i Trias. Esteban explica que la situación afecta diariamente a los vecinos de estas zonas, que a menudo ven su descanso interrumpido por risas, música o el sonido de un camión de limpieza después de que se haya desalojado la plaza. "Te despiertas a las cuatro de la madrugada y después ya no puedes volverte a dormir", denuncia esta vecina. "Es una cuestión de salud mental, o duermes o no duermes", añade.

El mapa también incluye como zonas habituales de botellones y, por lo tanto, de posibles molestias para el vecindario, 13 puntos de Ciutat Vella, entre los cuales está el Passeig del Born o la Plaça dels Àngels –donde se ubica el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba)–. También menciona los entornos del Turó de la Rovira (Horta-Guinardó), la zona de Fòrum después de los conciertos (Sant Martí), así como la Plaça Osca y la montaña de Montjuïc (Sants-Montjuic).

Miedo a la llegada del verano

Los vecinos aseguran que están en una "situación crítica" en cuanto a los botellones en la ciudad y temen que la reapertura del ocio nocturno no consiga contener las fiestas en la calle sin guardar distancias que "no han dejado de proliferar" desde el fin del toque de queda. "Se acerca el verano, llegan los turistas y a partir de ahora esto será Sant Joan cada día", pronostica Manel Martínez, vicepresidente de la Associació de Veïns de la Barceloneta, que atribuye la proliferación de las concentraciones para beber y bailar en la calle a la "poca efectividad" de los dispositivos policiales.

"La gente ha perdido el respeto a la policía porque saben que no les pondrán una multa", asegura Martínez, y pide a las administraciones que trabajen en estrategias de "prevención" y "pedagogía" para poner fin a las molestias "en las calles y los barrios donde vive la clase trabajadora".

Lo cierto es que las aglomeraciones que se han visto en la ciudad a raíz del relajamiento de las medidas de movilidad han puesto en cuestión los dispositivos previstos por los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana para estas situaciones. El teniente de alcaldía de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, ha pedido a la ciudadanía en varias ocasiones responsabilidad con los botellónes y ha remarcado que los recursos del consistorio "no son ilimitados".

stats