Cultura 26/04/2021

Los 10 (+1) mejores momentos de la noche de los Oscars

Del aullido de Frances McDormand al 'twerking' de Glenn Close y la actriz coreana que ha ligado en directo con Brad Pitt

5 min
Las actrices Frances McDormand y Youn Yuh-jung, ganadoras de los Oso caros a mejor actriz y mejor secundaria

BarcelonaLos Oscars se han celebrado esta madrugada en una gala inusual, con diferentes sedes y rodada como una película. El palmarés ha distinguido a Frances McDormand y a Nomadland y, a pesar de la frialdad de la fiesta, ha dado estos momentos para la posteridad.

1. El aullido de Fran

"Y, con todos ustedes, Fern", ha dicho Chloé Zhao para dejar paso a la protagonista de Nomadland, Frances McDormand. "No, soy Fran", ha corregido ella con su mejor cara de pocos amigos. Y ha seguido con un llamamiento a ver la película "en la pantalla más grande posible". "Un día, cuando sea posible, llévate a todo el mundo que conozcas a un cine para ver todas las películas representadas esta noche". Y, sin más, ha añadido "Esto va por nuestro lobo" y ha soltado un gran aullido que es un homenaje a Michael Wolf Snyder, montador de sonido de Nomadland, que se ha suicidado este año.

2. Las críticas a un clásico

Un Harrison Ford más bromista de lo que es habitual se ha quitado una espina en los Oscars y, antes de presentar el premio a mejor montaje, ha rescatado las "notas de montaje" que enviaron para una de sus películas. "¿Por qué es tan horrible la voz en off? ¿Están todos drogados? El flashback era confuso. ¿Necesitamos un tercer montaje? La música de la sinagoga es horrible. Esta película empeora en cada proyección". La película era, claro, Blade Runner.

3. Tirando la caña a Brad Pitt

"Señor Brad Pitt, encantada de conocerlo. ¿Dónde estaba usted durante el rodaje?". Así ha empezado la veterana actriz coreana Youn Yuh-jung su discurso por el premio a mejor secundaria por Minari, film coproduido por Pitt. Divertida y brillante, se ha reído de la forma en la que los norteamericanos dicen su nombre y ha tenido un bonito momento de reconocimiento a su rival, Glenn Close. "¿Cómo la puedo ganar? No podemos competir". Después de meterse al público en el bolsillo, se ha marchado del brazo de Brad Pitt como una reina.

4. El anuncio en lengua de signos

En un gesto de inclusividad, los Oscars han reclutado a la actriz sorda Marlee Matlin, conocida sobre todo por su papel de asesora política en El ala oeste de la Casa Blanca, para que anunciara dos de los premios a su manera, es decir, con la lengua de signos. Pero habría funcionado mejor si en el primero de los premios el realizador no hubiera cortado a Matlin para pinchar la imagen de los nominados en el preciso momento en el que la actriz iba a decir en lengua de signos el nombre del ganador. Feo.

5. Denunciando de la brutalidad policial

Con la creciente politización de los Oscars, cada vez es más difícil señalar el momento más político de una noche que ha empezado con Regina King diciendo que "si las cosas hubieran ido de otro modo en Minneapolis", donde se acaba de juzgar al asesino de George Floyd, la actriz habría venido a los Oscars con "botas militares". Un buen candidato sería el discurso de Travon Free, director del corto premiado, Two distant strangers: "Hoy la policía ha matado a tres personas en este país. Mañana matará a tres personas más, porque esta es la media de gente que muere a manos de la policía en este país. Y la mayoría son negras. No sean indiferentes a nuestro dolor".

6. Una madre desconcertada

El contraplano de la noche fue el de la madre de Daniel Kaluuya, el ganador de Oscar al mejor actor secundario por Judas y el mesías negro, que en medio de un discurso solemne sobre el activista y líder de los Panteras Negras Frío Hampton, el personaje que interpreta, dejó caer que estaba muy feliz porque sus padres lo hubieran concebido. "Mi padre conoció a mi madre y tuvieron sexo, es increíble, ¿sabéis qué quiero decir?", exclamó. Mientras tanto, la expresión de la madre mientras el hijo comentaba su vida sexual era todo un poema y la hermana del actor simplemente se ponía las manos a la cabeza.

7. Vuelve Bong Joon-ho... ¡Y su traductora!

Después de ser el gran protagonista de la anterior edición de los Oscars, el director de Parásitos, Bong Joon-ho, volvió a los Oscars en una conexión vía satélite desde Seúl para presentar a los nominados a Oscar a la mejor dirección y lo hizo, como no podía ser de ninguna otra manera, en compañía de Sharon Choi, la traductora que lo acompañó el año pasado durante toda la temporada de premios y a la que acabamos queriendo casi tanto como al director coreano.

8. Thomas Vinterberg y el recuerdo de una hija

Thomas Vinterberg ha hecho uno de los discursos más emotivos al recoger el Oscar a mejor film internacional por Otra ronda. El director danés ha recordado cómo perdió su hija Aida dos meses antes de rodar la película en un accidente de coche en el que el otro conductor miraba el móvil. "La echamos de menos y la queremos. Y acabamos haciendo la película para ella. Es su monumento. Esto va por ti", dijo señalando la estatuilla.

9. Un 'travelling' funky para empezar

El único momento en el que hemos tenido la sensación de estar viendo una gala producida por el director de Ocean's Eleven ha sido al comienzo, cuando la ceremonia arrancaba con un largo travelling de la actriz Regina King recorriendo la Union Station de Los Angeles y llegando al escenario principal para abrir la ceremonia de los Oscars mientras unos títulos de crédito de película setentera y una banda sonora funky creaban una expectación que la gala no ha acabado de satisfacer.

10. Los Oscars viajan a Islandia

Uno de los momentos de la noche se ha producido antes incluso de empezar la gala, en la previa de los Oscars, cuando se ha emitido la actuación correspondiente a una de las canciones nominadas, Husavik, de la comedia Festival de la canción de Eurovisión: La historia de Fire Saga. La gracia de la actuación (pregrabada) es que estaba filmada en Husavik, el pueblecito islandés que da título a la canción y que se ha volcado con la promoción de la película. Hasta ahí se desplazó la cantante Molly Sandén, que la interpretó acompañada de un coro de niños islandeses.

Bola extra. Glenn Close haciendo 'twerking' (sí, de verdad)

No sabemos si cuenta como mejor o peor momento de la noche, pero está claro que ha sido el más viral. Cuando los Oscars ya enfilaban la recta final, el presentador Lil Rel Howery organizó una especie de concurso para adivinar la suerte en los Oscars de algunos temas de bandas sonoras de música negra. Ni Andra Day ni Daniel Kaluuya han acertado sus canciones, pero he aquí que Glenn Close sí identifica el tema Da butt, de la banda sonora del film Aulas turbulentas de Spike Lee, y lo celebra poniéndose a bailar y moviendo el culo. No es que lo hiciera mal, pero fue un gag tan guionizado y teledirigido para fabricar un meme con la imagen de la actriz haciendo twerking que, en el fondo, daba pereza.

stats