Cultura 19/05/2021

Núria Plana, directora del Institut del Teatre: “Hay hechos demostrados de indicios de acoso sexual”

4 min
Núria Plana este miércoles al Instituto  del Teatro

BarcelonaDespués de la dimisión de Magda Puyo, Núria Plana fue el nombre de consenso para dirigir el Institut del Teatre hasta que el proceso de selección convocado finalice en un nuevo equipo de gobierno. Plana ha tenido que afrontar el caso de abusos de poder y acoso destapados por el ARA.  

En las conclusiones de la comisión que ha investigado lo que pasó en el Institut del Teatre han salido 5 profesores y 8 ex profesores. ¿Son muchos casos?

— La comisión ha hecho esta investigación y saca estas conclusiones de la información que ha recibido. Nosotros con estas conclusiones podemos abrir tres expedientes sancionadores y valorar el resto de información para ver qué acciones tomamos a continuación. Son casos focalizados y puntuales. Tenemos una plantilla muy grande y, por lo tanto, son pocos casos. La inmensa mayoría del profesorado está haciendo su trabajo con gran profesionalidad y compromiso. 

¿Por qué no hacen públicos los nombres de los profesores expedientados?

— Es confidencial.

Joan Ollé fue uno de los nombres que apareció : ¿volverá a dar clases?

— Está por ver. De momento, se mantienen las medidas cautelares que se aplicaron al principio y que seguirán durante el trámite del expediente. Son tres profesores afectados.

¿Cuándo acabará el proceso?

— Ahora entramos en la vía administrativa, intentaremos acelerar para que se resuelva antes del curso que viene. 

Llevarán un caso a la Fiscalía.

— Hay hechos demostrados de estos indicios de acoso sexual. Lo llevaremos al ministerio fiscal y acompañaremos a las personas afectadas que quieran continuar por la vía judicial. 

En los 8 casos de ex profesores no detallan qué ha pasado ni qué situaciones se produjeron.

— De las instancias que llegaron, las investigaciones se centraron en dos casos. El resto se derivan directamente a recursos humanos, que analizará la información y qué procedimientos por la vía administrativa se tendrán que tomar. La mayoría son profesores que llevan años jubilados.

¿También los pueden llevar a la Fiscalía?

— Si hay indicios, también se los llevaremos.

La comisión se ha centrado solo en las instancias recibidas. No han ido a buscar las ex alumnas que lo denunciaron a los medios.

— El protocolo establece cuáles son los límites de la comisión y solo ha podido trabajar con la documentación que le ha llegado a través de estas instancias, no ha podido ir más allá.

Ni tampoco se han tenido en cuenta las denuncias del pasado que no afectan a alumnos actuales o que hayan acabado hace un año sus estudios. 

— No se han podido investigar porque no entran dentro del ámbito de aplicación del protocolo. Pero esta información se ha incorporado a las investigaciones abiertas y recursos humanos valorará toda la información, mirará qué hay y se tomarán las decisiones que se tengan que tomar. No hay que olvidar que el protocolo es interno y es un punto de partida. 

¿Qué les diría a las ex alumnas que no hicieron llegar una instancia por miedo o porque no confiaban en el centro porque les falló cuando lo intentaron denunciar?

— Que nos hagan llegar la instancia o que vayan por vía judicial. Lo que hemos aprendido de todo esto es que tenemos que revisar los mecanismos para detectar antes estas situaciones y malas praxis en las aulas, gestionarlas con celeridad y actuar con contundencia. De oficio hemos adjuntado a uno de los expedientes una instancia que recibimos, lo incorporaremos como un antecedente que se sume al que ha podido evaluar la comisión.

¿Qué ambiente se respira ahora mismo en el centro, entre el profesorado?

— Al principio el profesorado estaba en shock porque fue una situación muy dura, pero desde febrero la institución no ha parado de trabajar e invertir esfuerzos, de poner todas las herramientas a su disposición para que las cosas cambien, porque necesitamos aprender de los errores, porque se han cometido errores. Hemos planificado sesiones de formación que empezarán la semana que viene. Tenemos que buscar un lenguaje común, saber qué quiere decir acoso, qué conductas son acoso, qué quiere decir abuso de poder, para que todo el mundo entienda dónde estamos y de dónde partimos. También estamos creando un comité de ética, y tenemos en perspectiva un código ético. Estamos trabajando con asociaciones del sector, porque esta lacra no afecta solo al Institut, afecta a la sociedad. Entre nosotros y el sector tenemos que construir un nuevo paradigma de las artes escénicas, en un entorno protegido, seguro y de buen trato hacia las personas. Lo que ha pasado es una oportunidad de mejora, el Institut es un centro referente y tiene que ser motor de cambio del sector.

¿Fue injusta la dimisión de Magda Puyo?

— Tuvo que tomar una decisión y asumir una responsabilidad por el cargo que tenía. Fue la primera mujer que llegó a la dirección general en 108 años de historia del Institut, una mujer feminista, que estableció vínculos con colectivos feministas, que puso en marcha el protocolo.

¿Era inevitable, por lo tanto?

— Había una gran presión mediática y una atmósfera muy tensa.

Se ha hablado mucho de la parte sexual, pero muchas quejas eran de la vertiente psicológica o del consumo de alcohol en las aulas.

— Hay conductas inadmisibles que no pueden volver a suceder. En el Institut trabajamos con gente que tiene una gran sensibilidad y la mayoría del profesorado lo tiene en cuenta. Son profesiones muy duras y rigurosas, se tiene que saber compaginar la exigencia con este acompañamiento y sensibilidad de los artistas.

stats