Arte
Cultura  /  Arte 26/08/2022

Muma: “Nos sentimos culpables de los males que nos llegan y necesitamos el arte para llorar encima”

Artista

4 min

BarcelonaJosep Maria Soler i Casas (Barcelona, 1957) hace mucho tiempo que vive en Suiza y se mueve entre la pintura y la escultura social, nombre que da a las instalaciones de miles de velas en espacios públicos. Su nombre artístico es Muma. Tiene obra en unos cuantos museos y empresas de Suiza, pero poca en Catalunya. Por eso está preparando una retrospectiva para llevarla a Barcelona en 2024.

Y eso que empezó haciendo de músico.

— Entre los 19 y los 25 años tuve dos grupos, hicimos todas las plazas y fiestas mayores, pero entré en crisis al darme cuenta de que por más que estudiara no sería nunca un buen músico, que mi creatividad pedía otra salida, y me fui a la India en bicicleta.

¿Cuánto tiempo tardó?

— Un año y medio, ida y vuelta.

¿Cuál fue la enseñanza del viaje?

— Que tenía que estudiar, que se había acabado la hora del patio. Y controlar la incertidumbre y el miedo, que es esencial cuando haces arte, porque vas hacia lo desconocido. Y, muy importante, en el viaje de vuelta conocí a mi mujer, que es suiza, y por eso hace años que vivo en Lausana. 

¿Pero un artista no domina la incertidumbre a base de hacer repeticiones de un mismo elemento?

— Es que arte y mercado del arte tienen dos temporalidades muy diferentes. He sido profesor de historia del arte y he rehusado hablar de los últimos 30 años porque es para los periodistas, que se ocupan del tiempo presente. Los historiadores de arte se ocupan de lo que ha pasado y tiene que haber un tiempo de luto, una especie de digestión.

¿Dónde la acaba usted la historia del arte?

— Pues con Joan Fontcuberta o Jaume Plensa, pero siempre le digo a los alumnos que, en unos años, revisen los últimos nombres que les doy.

¿Por qué llama escultura social a las instalaciones con velas?

— Porque son proyectos de arte participativo no solo porque la gente me ayuda a colocar las velas, sino porque me gusta que proyecten estados de ánimo, como la que hice para la Marató de TV3 en el hospital de Sant Pau en 2020, que quería ayudar a hacer salir el luto. Participar en instalaciones como esta te relaja, porque te quita la culpabilidad.

¿Culpa de qué?

— Somos en una sociedad individualista y, como tenemos la impresión de decidirlo, a pesar de que somos culpables de los males que nos llegan, lo que no es verdad, tenemos la culpabilidad que va con este poder y necesitamos una imagen, una creación artística, para poder llorar encima y sentirnos parte de algo que es más grande que nosotros mismos. 

¿Y esto pasa mejor si se hace por la noche?

— Sí, porque por la noche el fuego es hipnótico. Es más, cuando estamos ante el fuego cambiamos el tipo de conversaciones que tenemos. De día tenemos un lenguaje de acción y por la noche tenemos uno más simbólico, imaginamos un mundo que no está aquí.

O sea que a la gente en general nos apetece encender una vela.

— Mucho. Un día, cerca de Niza, fui a ver que todo estuviera bien y me encuentro a dos tíos poniendo velas en un lugar que no estaba previsto en mi dibujo. Ellos no sabían que yo era el artista y me dicen “fuera de aquí, déjanos trabajar”, porque tenían su propia idea de cómo tenía que ser aquel montaje. Para mí el arte tiene que tener una interacción con la sociedad. A ver, los nazis escuchaban a Wagner y esto no les hacía mejores. El arte no puede arreglar la maldad, es la sociedad, es el hombre quien se tiene que arreglar él solito. Ahora, el arte puede acompañar, tiene este rol estructural en el subconsciente colectivo, en el pensamiento simbólico, todo lo que son cosas que nos hacen salir de la banalidad y de la provocación por la provocación.

¿Esto también vale para la pintura?

— Absolutamente, una imagen siempre es muy potente porque te envía a un mundo que está fuera de la imagen. He aprendido a escuchar las imágenes, cuando llego al taller y miro lo que está a medias y le digo al lienzo: ¿tú qué quieres?

Los escritores suelen decir que los personajes les dicen por dónde quieren que vaya la novela.

— Y esto al artista lo hace deshacerse de su ego. Y después, para mí, una imagen tiene que ser una epifanía, que llegues ante la imagen y te quedes enganchado, que tres meses más tarde todavía nos dure.

Usted hace más de 30 años que vive en Lausana. ¿Ha ido mutando de identidad?

— La gente se piensa que Suiza es un país solo de bancos y, en cambio, es un país que se ha latinizado mucho.

¿Quiere decir que los trenes ya no llegan puntuales?

— Sí, hoy el maquinista, cuando llega a destino dice: “Hoy el tren ha llegado puntual”. Esto quiere decir que hay días que no llega. Cuando llegué a Suiza nadie atravesaba un semáforo en rojo y ahora llegas a Lausana y, si no hay coches, todo el mundo pasa. Y a mí me está bien, me gustan las sociedades que son un poquito más desinhibidas, ligeras, pero también me gusta mucho el aspecto ordenado.

Acaba de cumplir 65 años. ¿Le gustaría ser más reconocido en Catalunya?

— Sí, aquí tengo piezas en unos cuantos museos y empresas multinacionales, y, en cambio, en Catalunya, tengo muy poca cosa y no me gustaría que se lo quedaran todo los suizos. Por eso estoy preparando una especie de digestión de estos 30 años de carrera, una exposición retrospectiva que haremos primero en Lausana y después aquí. Estamos buscando lugares y contactos para traerla a Barcelona en 2024. Tenemos que encontrar 120.000 euros.

stats