Música
Cultura 07/05/2021

Bad Gyal: "La gente me ve como una diva, pero soy una tía supernormal"

8 min
“la gent em veu com una diva, però soc una tia supernormal”
Disponible en:

BarcelonaLa reducción de los grandes aforos y la obligación de mantener la distancia social han dejado tocada a la música en directo y han castigado especialmente a los artistas que encuentran en la energía y el vigor del público su punto de ebullición. Y si hablamos de calor en Catalunya, Bad Gyal es un volcán en erupción: los espectáculos de la maresmenca solo se entienden desde la fogosidad y el ritmo incansable. De ahí que la salida de su nuevo trabajo sea una excelente noticia para la escena musical del país, la demostración de que el proyecto sigue en pie, preparado para volver a ponerse en marcha. Warm up, el último EP de Alba Farelo, en el que ha trabajado con El Guincho (colaborador habitual de Rosalía) como productor ejecutivo, vuelve a presentar una artista segura, valiente y llena de autoestima: "Ta muy caro este pussy" canta en el tema inaugural. Las cifras astronómicas traducidas en millones de reproducciones la siguen acompañando: Bad Gyal, con decenas de fechas cerradas para este verano, es la voz de una generación que cuenta las horas que le quedan para recuperar la pista de baile.

He leído que durante el confinamiento cocinaste, hiciste ejercicio y también música. Aprovechaste el tiempo, pues.

— Mucho, aquel período me sirvió para aprender cosas que hacía tiempo que quería aprender, como dominar un programa para poder grabarme a mí misma haciendo música. Quería controlarlo bien, porque es complejo y se utiliza en estudios profesionales. De todos modos, también me di cuenta de que hacerlo todo sola me angustiaba un poco, porque cuando grabas va bien tener otras voces que te digan por dónde tirar. En soledad estas cosas no se disfrutan mucho.

Al menos no ha sido un año perdido.

— Para nada. Me ha servido para publicar un EP en el que he añadido canciones que había hecho hace dos años y a las que he podido dedicar todo el tiempo y la atención que necesitaban. En otro momento muy probablemente se habrían quedado en un cajón y habría hecho temas nuevos. Aparte de estas cuestiones más prácticas, también me ha servido para valorar el trabajo que tengo y algunas de las cosas que se derivan de esto, como por ejemplo el hecho de viajar: me quejaba continuamente que estaba siempre fuera, y ahora que no he podido hacerlo lo he echado de menos. De todas formas, seguro que cuando vuelva a la vida loca me volveré a quejar y a decir que quiero estar una semana entera en Barcelona y no puedo. He valorado que tengo un trabajo genial: voy cada vez a un sitio nuevo, con un hotel bonito, como con mi equipo ... Si lo piensas bien, tengo una vida idílica.

Hiciste un concierto en streaming para una marca de ropa durante el confinamiento. ¿Cómo fue la experiencia?

— Estuvo bien, muy diferente de lo que hago habitualmente porque canté sentada. Necesité hacerlo, porque fue entonces que estábamos cerrados del todo. Cantar, maquillarme, tener contacto con mis seguidores... Mentalmente, me fue genial.

Te he visto varias veces a lo largo de los últimos cinco años y tus conciertos son pura energía. ¿En el mundo de después del covid las sensaciones de los conciertos serán diferentes?

— Vivimos una temporada en la que estamos todos emocionalmente tan flojos que aunque el aforo se reduzca a la mitad la energía seguirá estando. Y esto es por las ganas que tenemos. No se perderá, te aseguro que lo daré todo para que la energía de mis conciertos se mantenga. Soy muy fan de la música jamaicana y este punto ahí es superimportante: fiestas donde todo pasa deprisa y sin detenerse, que la energía no decaiga nunca.

En Pussy, la canción que abre Warm up, tu nuevo EP, usas expresiones pandémicas ahora ya habituales, como "distancia social". ¿Lo pensaste mientras escribías?

— Nunca pienso, cuando escribo: voy al estudio y me suelto. Hay cosas que se quedan en la canción y otras que no funcionan y las descarto. Es evidente que hace dos años seguramente no habría utilizado esta expresión, pero escupo lo que tengo en la cabeza y eso estaba en el subconsciente.

Has vuelto a colaborar con El Guincho. ¿Cómo es trabajar con él?

— Es el productor ejecutivo del disco, aprendo mucho a su lado y siempre salgo satisfecha. Lo hace todo muy fácil y ha conseguido dar otro punto de vista a canciones que tenía hace dos años. Pablo sabe explotar mis capacidades al máximo y llevar los temas a otro nivel.

Alba Farelo presenta 'Warm up'

Han pasado tres años entre Worldwide angel, tu trabajo anterior, y Warm up, y en medio has ido publicando canciones con éxito, como Santa María o Hookah. ¿Escribes pensando en ciclos?

— No es algo a lo que haya dado muchas vueltas a lo largo de mi carrera. Lo que tengo claro es que después de este EP me siento preparada para hacer un disco. Tengo muy asimilado que es el paso que toca, no es nada forzado.

En 44 haces un diálogo romántico chico / chica con el cantante nigeriano Rema, y es una fórmula que utilizas en todo el trabajo. La combinación te sale muy bien.

— Me gusta cómo funciona el diálogo amoroso de la canción. En este EP han salido unas colaboraciones concretas de manera natural y orgánica.

Eres la única chica que canta en tu EP. ¿Por qué?

— Porque en el sentido concreto de estas canciones, que giran alrededor de la seducción, me interesan los chicos. También te digo que este año, precisamente, he hecho bastante canciones con tías, pero todavía no han salido porque son externas a mi disco.

Blin blin ha funcionado muy bien si miramos las cifras. ¿Hasta qué punto un artista de hoy se obsesiona con los millones de reproducciones que suma en YouTube y Spotify?

— Mirar las reproducciones de las plataformas es exactamente lo mismo que cuando antes se miraba la cifra de discos vendidos. Somos un equipo grande trabajando para cumplir los objetivos, y el listón no lo bajamos lo más mínimo. No quito ningún material al que no vea posibilidades, y cuando la canción ha funcionado es la manera de comprobar que he hecho bien el trabajo. Si hay millones de reproducciones, es que ha gustado, aunque la presión es para hacer la mejor canción posible y no obtener millones de reproducciones. Esto llega después, porque una cosa es consecuencia de la otra. De todos modos, soy bastante pasota con esto. Mi novio está más encima del tema, y se pasa el día mirando las cifras en YouTube y Spotify y luego me pasa el parte: "Amor, ya ha llegado al primer millón", me dice. De todos modos, cuando acabo de sacar algo, como ahora, me lo miro un poco más.

¿Cómo gestionas las expectativas que la gente tiene contigo?

— Es complicado, porque piden mucho. La gente pide, pide, pide ... y esto no es un bar de tapas [risas]. Hago lo que me sale natural e intento dar a la gente lo que les gusta. Por suerte, muchas veces coincide: por ejemplo, con 44 estaba convencida de que funcionaría. Ya me gustaba cuando la hice hace dos años, me pasaba el día escuchándola. La enseñé a mis hermanas y les encantaba. Cuando sucede esto sabes que irá bien.

En Blin blin mencionas a Lil 'Kim, una rapera avanzada a su tiempo y que en los noventa, con un machismo recalcitrante en la industria, ya estaba más empoderada que nadie.

— Es que es un referente cultural, no solo de la música, también en la moda. Hay mucha gente que lleva los looks de Lil 'Kim y no es consciente de ello. Fue muy icónica en cuanto a la estética e hizo unas letras que en ese momento eran muy bestias. Nos abrió las puertas a muchas, nos allanó el terreno.

La primera vez que te entrevisté, en 2017, me decías que tú no eras una rockstar y sí una muerta de hambre. ¿Han cambiado mucho las cosas?

— La gente me ve como una diva, pero soy una tía supernormal: camino por mi barrio, bajo a comprar en el supermercado, paseo al perro. Soy una chavala de pueblo y lowkey (tranquila) que vive el día a día. Entiendo que se me vea como una diva, pero soy normal.

¿Ser alguien conocido te hace marcar líneas rojas cuando escribes?

— Piense lo que piense, sobre temas políticos o sociales, me expreso como quiero y sin contenerme. Pienso, y no hay ninguna vez que me haya cortado de decir o cantar nada. Me dedico a la música y hago bien mi trabajo, respetando a todo el mundo.

¿Te sientes cerca de esta generación de jóvenes que está saliendo a la calle a protestar por los recortes de derechos?

— Entiendo perfectamente que la gente salga a la calle. En el caso de Pablo Hasél, por ejemplo, es una persona que no ha hecho nada que ponga en peligro a nadie, y evidentemente la gente se manifiesta por ello. De todos modos, cuanto mayor me hago más pierdo el espíritu de rebeldía que tenía hace unos años: ahora no me pondría delante de un coche de policía cuando disparan bolas de goma ni algo parecido. No quiero poner en riesgo mi vida.

Las imágenes eran muy impactantes.

— Es horroroso que para defender un derecho básico la gente acabe perdiendo un ojo. ¿Cómo puede ser que la policía actúe así? ¡Es super peligroso! No estoy diciendo que esté de acuerdo con el hecho de que se tiren botellas de cristal, no es necesario que nos pongamos todos en peligro, porque te pueden pasar cosas que te marquen para siempre. Tenemos que protegernos más. Me sabe tan mal ver que una chica más joven que yo ha perdido un ojo por manifestarse ... La vida le ha dado un golpe demasiado duro.

He hablado con chicas que hacen música urbana en catalán, como Queency o COOB, y para ellas fue importantísimo escucharte cantar en catalán hace unos años. ¿Te hace ilusión?

— Muchísima, cuantas más chicas salgan mejor. Me hace feliz ver que la lengua evoluciona y está viva. El catalán ya tiene un slang propio igual que ocurre con el inglés o el castellano, y eso es genial.

En Warm up hablas de temas que preocupan a una generación de hombres y mujeres: de las marcas que les gustan, los problemas que tienen ... Esto te hace ser muy generacional.

— Sí lo soy, pero ya tengo veinticuatro años, no dieciséis. Mi música tiene un fondo, unos códigos y una inteligencia que engancha también a gente mayor. Les llamo mucho la atención tanto yo como mi música. Juego mucho con los géneros y no busco hacer el hit para la gente joven.

Bad Gyal

Icònic creo que es mi canción favorita del disco. Dice que el estilo no se paga con dinero.

— Es la canción que define la palabra estilo. Tener estilo es tener una personalidad que te transmita ideas y cosas con cada movimiento, con cada pieza de ropa. Da igual que no tengas la ropa más cara, lo que importa es que la lleves con un estilo único. La gente de mi generación quiere ir siempre a la última y tener lo que lleva el famoso de turno. Se ha perdido personalidad a la hora de comprar ropa: yo voy bastante al Humana y Wallapop. Toda la mezcla es mi estilo.

¿Has encontrado tu lugar en la industria?

— Una no puede tener muchas expectativas. No se puede estar siempre queriendo estar en otro lugar mejor, sino que hay que ir viviendo lo que te llega. Estoy contenta con lo que he hecho hasta ahora, pero ¿y si hoy me pongo como objetivo ganar un Grammy el próximo año y no se cumple? Entonces, ¿qué? Pues será una frustración y pensaré que lo he hecho fatal, porque soy muy exigente conmigo misma. Lo que se puede controlar es plantearse cómo será tu música: que si hago una canción o un disco, todo sea la hostia. Este es el objetivo que sí puedo cumplir.

Warm up es un término que se usa habitualmente en el mundo de los deportes de motor, es como el calentamiento. En este sentido, ya has llenado dos Razzmatazz seguidos, que son unas 6.000 entradas. ¿El siguiente paso será un Palau Sant Jordi?

— Estoy preparada para hacer un Sant Jordi. Tenía un formato Club agotado antes de comenzar la pandemia que no se pudo celebrar. Si pasar a lo grande tiene que ser el próximo paso, estaré.

Próximos conciertos de Bad Gyal en Catalunya

26 de junio, Calafell Beach Festival (Calafell)

7 de agosto, Festival de Porta Ferrada (Sant Feliu de Guíxols)

9 y 10 de septiembre, Nits del Fòrum (Barcelona)

stats