Feminismo
Cultura 25/11/2021

Yasmine Mohammed: "Si fuera rubia y con los ojos azules, el juez me habría protegido de los abusos"

4 min
Yasmina Mohammed

BarcelonaYasmine Mohammed nació y ha crecido en Canadá, pero fue educada en la opresión del radicalismo islámico. La obligaron a casarse con un dirigente de Al-Qaeda. Ahora es madre de dos chicas, de 25 y 13 años, exmusulmana y activista e impulsora de Free Hearts Free Minds, que lucha por defender los derechos de las mujeres y del colectivo LGTBI en los países musulmanes. Ha tenido la valentía de explicar todos los abusos que sufrió, con la aquiescencia de la madre, en el libro La dona sense vel (Saldonar). Mohammed es crítica con un Occidente que calla y justifica los islamistas radicales. De hecho, su vida aconteció todavía más infernal por culpa de este silencio que ella denuncia.

Su vida cambió cuando su madre se casó con Mounir.

— Sí, mi madre, que había nacido en Egipto en una familia acomodada y había tenido toda la libertad del mundo, se casó y, con mi padre, se fueron a vivir a San Francisco. Cuando se separaron, mi madre se refugió en la religión y se fue a vivir con Mounir, que era un fanático islamista. Se convirtió en su segunda mujer. Vivíamos en el sótano. Primero destruyó todos nuestros vinilos. Me azotaba cuando no me aprendía bien el Corán.

También abusó de usted sexualmente y, cuando tenía 13 años, lo denunció animada por un profesor, que es quien escribe el prólogo de su libro.

— El juez no hizo nada porque decía que aquella era mi cultura. Si hubiera sido rubia y con los ojos azules, habría actuado enseguida. No habría continuado siendo una víctima porque me habrían protegido de los abusos. El mensaje fue que me tocaba aguantar porque era musulmana. Es un claro ejemplo del relativismo moral occidental.

¿Después de la denuncia, todo empeoró?

— Sí, porque mi familia estaba muy enfadada y me veía como al enemigo: los había traicionado, a ellos y al islam. Me sacaron de la escuela. Y cuando te aíslan como lo hicieron conmigo, es más fácil destruirte.

¿Por qué cree que su madre le negó el apoyo y abrazó el fanatismo religioso? Sorprende porque tuvo una educación secular.

— He hecho todo lo que he podido por intentar entenderla. Nació en Egipto y tuvo privilegios, una libertad total. Con mi padre fueron a la universidad en el San Francisco de los años 60 y 70, en pleno estallido de la cultura hippy y del amor libre. A mi padre le encantó, a mi madre no le gustaba. Le pidió a mi padre irse a vivir a Canadá y fueron. Pero no funcionó y creo que mi madre dio la culpa del fracaso de su matrimonio a los valores occidentales. Después de la separación se fue a vivir con Mounir. Él le dijo que llevara hijab, nos obligaba a rezar, no dejaba que tuviéramos amigos que no fueran musulmanes, ni ir en bicicleta, ni nadar. Solo hacía que prohibir y prohibir. Ella lo aceptó todo. Ahora, de adulta, veo que tenía una depresión y que buscaba la solución en la religión. Cuanto más problemas tenía, más radical se volvía. Pero entonces era una niña e, incluso cuando me amenazó con matarme, todavía tenía la esperanza de que me quisiera. Hasta que llega un día en el que tienes que tomar una decisión si quieres salvarte. Racionalmente es fácil: si quiero mantenerme con salud, tengo que irme. Emocionalmente es mucho más difícil. Y tardas años en superar la carencia de amor de una madre y su crueldad. Es como un luto.

¿Y qué hizo que finalmente se escapara? Huyó de su marido con una niña pequeña y sin tener nada de nada, ningún tipo de apoyo.

— Habría sido capaz de matar a mi marido por proteger a mi hija. Supe que era el momento de irme. Di el salto sin tener nada de nada. Solo había podido recibir la educación básica, no tenía ningún tipo de red, y me preguntaba cómo vestiría a mi hija, cómo la alimentaría, cómo encontraría una casa... Hui sin tener ningún plan. Le dije a mi marido que quería ir a ver a mi madre y lo que hice fue ir a ver a un abogado y pedir el divorcio, la custodia de mi hija y una orden de alejamiento. Y después no tuve mucho tiempo para pensar porque suficiente trabajo tenía con sobrevivir. Desde entonces no he vuelto a ver mi madre. No quiero tener ningún contacto con ella.

¿Cómo se salió?

— La suerte de vivir en Canadá es que como madre soltera puedes conseguir becas. Conseguí una para estudiar en la universidad y me daba suficiente dinero como para mantenerme a mí y a mi hija. Pero si hubiera sido en algún otro país, como Afganistán, Sudán o Somalia, o cincuenta lugares más, no habría tenido esa ayuda. Allá no hay nada, y por eso, en parte, creamos Free Hearts Free Minds. Para ayudar a las mujeres que abandonan el islam. No fui consciente de todo el daño emocional y de los traumas que tenía hasta años después. No había tenido tiempo de plantearme nada.

¿Qué implica ser exmusulmana?

— Que no creo en el islam. No sé si existe Dios, pero, si existe, no tiene nada que ver con la religión que me enseñó Mounir.

¿Qué la impulsó a escribir el libro?

— Un debate en el programa de Bill Maher con el escritor Sam Harris en el que Ben Affleck dijo que Harris era un racista. Harris criticó que Occidente apoye a los derechos LGTBI en los países occidentales, pero en cambio no defienda ni diga nada cuando se ejecuta a homosexuales en países islamistas. Todos mis amigos apoyaron a Affleck. Y yo discrepo completamente: Harris solo expresaba preocupación por la gente que cuestiona las cosas o que son homosexuales en sociedades islámicas. Otro ejemplo: en el Canadian Journal of Medicine pusieron en portada a una niña de cinco años con hijab. Solo las familias islamistas muy radicales le ponen un hijab a una niña de cinco años. ¿Cómo pueden promover esto? Decidí escribir un libro para hacer oír mi voz.

Compra este libro 

Haz clic aquí para comprar La dona sense vel (Saldonar) a través de Bookshop, una plataforma que apoya a las librerías independientes.

stats