Cultura 21/11/2021

Muere Antonio Escohotado, el filósofo de la droga

El ensayista y profesor universitario consiguió una gran popularidad gracias a la monumental 'Historia general de las drogas'

3 min
Imagen de archivo de Antonio Escohotado

Barcelona"Las drogas no hay que legalizarlas: lo único que se tiene que hacer es derogar la prohibición", explicaba el filósofo y profesor universitario Antonio Escohotado, que ha muerto este domingo en Ibiza a los 80 años. Nacido en Madrid en 1941, después de formarse como jurista y filósofo -influido, entre otros, por Ortega y Gasset, Freud, Hegel y Zubiri- entre la primera etapa de su producción destacan títulos como La conciencia infeliz (1971), De physis a polis (1982) y el tratado de metafísica Realidad y sustancia (1985).

Aun así, el libro que le permitió llegar a un público masivo y convertirlo en un personaje mediático de una popularidad remarcable fue la Historia general de las drogas, que Alianza publicó en 1989 en tres volúmenes. En estos, analizaba el uso y el recorrido histórico de sustancias tan diversas como el alcohol, la heroína, el cannabis, la ketamina, las benzodiazepinas, el ácido lisérgico y el café. "Las drogas inducen modificaciones químicas que pueden llevar a la soledad, el silencio, la abstinencia, el dolor y el miedo - escribía-. Químicamente no se puede distinguir a alguien que se encuentre bajo los efectos de una droga de alguien que esté bajo los efectos del yoga, por ejemplo. Químicamente no somos nada más que un conjunto de reacciones. Lo que pasa es que la sociedad nos dice que, aunque químicamente experimentamos los mismos procesos, hay unos que son buenos y otros que no lo son".

Las drogas, camino para conocerse a un mismo

El propio autor probó gran parte de las sustancias que analizaba en el ensayo. El primer contacto de Escohotado con las drogas fue debido a los ataques de epilepsia que sufría de joven. "El neurólogo, que era psiquiatra, intentó provocarme un ataque para estudiarlo, pero no lo consiguió -recordaba en 2019 desde Ibiza, donde había pasado temporadas desde la década de los 70 y fundó la conocida discoteca Amnesia-. Como último recurso me inyectó una cantidad mínima de pentotal sódico. Noté unos cambios enormes dentro de mi. Me dije: 'Aquí tenías una ventana tapiada que te acaban de abrir. Te servirá para mirarte a ti mismo y mirar lo que hay afuera". El análisis del uso de las drogas que Escohotado hizo a lo largo de las más de 1.500 páginas de su ensayo mostraba la versatilidad social de muchas de estas sustancias, que pueden servir como camino hacia el descubrimiento de un mismo, hacia la maduración, hacia el estímulo del contacto con los otros o también como vía de entretenimiento.

El filósofo continuó incidiendo en el tema que lo había convertido en uno de los principales especialistas europeos a través de libros como Aprendiendo de las drogas: usos, abusos, prejuicios y desafíos (Anagrama, 1995), La cuestión del cáñamo: una propuesta constructiva sobre el hachís y la marihuana (Anagrama, 1997) y una nueva edición -la definitiva- de la Historia general de las drogas (Espasa-Calpe, 1999). Los intereses intelectuales de Escohotado, sin embargo, fueron mucho más allá de los estupefacientes: la sociología del poder político motivó El espíritu de la comedia, premio Anagrama de ensayo en 1992, el estudio de la sexualidad se encuentra en el centro de Retrato del libertino (Espasa-Calpe, 1997), y la investigación sobre el comunismo y la abolición de la propiedad privada mereció su última trilogía de ensayos, Los enemigos del comercio (Espasa-Calpe, 2008-2017). Entre sus últimos intereses estaban la inteligencia artificial y las redes sociales.

La enfermedad hizo que Antonio Escohotado tomara la decisión de retirarse a Ibiza para pasar los últimos meses de su vida a solas, aislado en una cabaña. De la experiencia ha salido Los penúltimos días de Escohotado (Esfera de los Libros, 2021), nacido a partir de conversaciones con el periodista Ricardo F. Colmenero, donde reconstruye algunos de los momentos clave de su vida, desde el voluntariado en el Vietcong, el paso por la prisión, la experimentación con las drogas y la relación de amor-odio con las izquierdas. Uno de los elementos centrales en el pensamiento de Escohotado fue la búsqueda de la libertad como antídoto para frenar las servidumbres que implica la vida en sociedad.

stats