Música
Cultura  /  Música 04/09/2022

15.000 razones a favor de Aitana en el Palau Sant Jordi

La cantante de Sant Climent de Llobregat triunfa en el primer concierto de la gira '11 razones +'

4 min
Aitana al Palacio Sant Jordi en el primer concierto de la gira '11 razones +'

BarcelonaA la salida del concierto de Aitana en el Palau Sant Jordi, un padre y la hija andan hacia la avenida del Estadio. Son las once y cuarto de la noche del sábado. "Es una superestrella", dice el padre. La hija, de siete u ocho años, lo escucha con la mezcla de excitación y cansancio propia de haber vivido una experiencia muy intensa en aquellas horas. "Beyoncé también es una superestrella. Y Madonna, la mejor de todas", explica el padre, seguramente tratando de poner un contexto para entender él la euforia colectiva que se había desatado en el Palau Sant Jordi.

Entre las 15.000 personas que fueron al primer concierto de la gira 11 razones + de la cantante de Sant Climent de Llobregat, en las gradas había padres, sobre todo madres y tías con menores de 16 años: el artículo 53 del Decreto 112/2010 de la Generalitat dice que para entrar hace falta una "autorización de madre, padre o tutor legal" y que tienen que ir "acompañados de un adulto responsable". Mayoría femenina, en cualquier caso. El grueso del público de pista, sin embargo, eran adolescentes y jóvenes mayores de 16 años. A muchas de estas las esperaban los padres a la salida, algunos con el coche parado en doble fila y provocando una retención absurda en la avenida del Estadio que impedía la circulación de los autobuses de bajada.

Aitana 'featuring' el público

Cuando Aitana publicó el disco 11 razones (2021), fue criticada para incluir demasiadas colaboraciones. Algunos de estos featurings también tuvieron apariciones estelares en la primera parte de la gira que pasó por el Sant Jordi el año pasado, pero ahora Aitana ha preferido hacer su camino y contar con una única colaboración de verdad: la del público, que no dejó de cantar durante una hora y media. Bueno, solo hubo silencio cuando estrenó Otra vez y ella misma dijo que esta no la podrían cantar porque, obviamente, todavía no la conocían. "Quería hacer un regalo a todas las personas que confían en mí", anunció antes de interpretar una canción sobre amores huidizos y con versos como "Tu boca se siente tan fría...". Aitana remueve mucho repertorio sobre desamores, desengaños y tristezas diversas, como la de = (Igual), la balada rock a un paso del air guitar compuesta por los colombianos Andrés Tores y Mauricio Rengifo que sublima las contradicciones del amor. Es interesante ver las caras de los padres cuando por fin prestan atención a lo que cantan sus hijas preadolescentes; en dos minutos están recogiendo el futuro que pica a la puerta familiar.

Aitana durante el concierto en el Palau Sant Jordi el 3 de septiembre de 2022.
Aitana en el Palau Sant Jordi el 3 de septiembre de 2022.

Proximidad y sororidad

La nueva gira de Aitana es más una continuación que una novedad: un inicio con pinceladas de rock, unas cuantas baladas, una recta final con pop de alma discotequera, a ratos con Dua Lupa como espejo y a veces con el reggaeton como patrón rítmico, pero sin forzar la máquina, y la culminación en un bis que abrió con Vas a quedarte: "Ver como la cantáis vosotros es lo más bonito que me ha pasado", dijo, satisfecha con el featuring del público. En directo la acompañan cinco músicos (consignémoslo: los cinco visibles en el escenario) y ocho bailarines y bailarinas. Las pantallas verticales muestran sobre todo primeros planos y planos de cuerpo entero de la estrella, que aprovecha la pasarela que penetra en la pista para acercarse al público.

Aitana trabaja constantemente la proximidad con la gente. "Os aviso de una tontería. Me hice un esguince la semana pasada, pero estoy bien, eh, es solo que no puedo saltar mucho con una pierna", informó como quien explica una confidencia a una amiga. Y ganada la confianza, sabe comunicar la importancia de la sororidad cuando presenta la balada Ni una más: "Sentía que tenía que escribir sobre una cosa que nos estaba pasando a nosotras como mujeres [...] Era necesario escribir sobre la desigualdad. Siento que es la canción más importante de todas las que tengo". Crea el clima emocional para que la respuesta del público sea todavía más intensa.

Se muestra emocionada, pero más serena que en el primer Palau Sant Jordi de 2019. Ahora, a los 23 años, es mucho más consciente del triunfo conseguido desde que pasó por OT. Es sofisticada, pero sin el ademán inabarcable de las divas, y aquí es donde se encuentra buena parte de su éxito: es alguien con quien quieres identificarte, no alguien que simplemente quieres admirar. Artísticamente, tiene un gran activo en la voz, cada vez más centrada y menos pirotécnica. La voz salva baladas musicalmente impersonales como Con la miel en los labios y piezas rockeras condenadas a desaparecer del repertorio en próximas giras como ÷ (dividido), y eleva notables himnos de discoteca como Quieres, Mariposas y En el coche, donde la rima con "noche" no quita las ganas de bailar. ¿Superestrella? En el Palau Sant Jordi tuvo 15.000 razones a favor.

stats