Memoria Histórica
Cultura 27/09/2021

El número 2 del ministerio del Interior califica la comisaría de Vía Laietana de "símbolo" de la democracia

Ayuntamiento y Generalitat la querrían convertir en un espacio de memoria antifranquista

Ara
3 min
Comisaria  Policía  Nacional en Vía Laietana

BarcelonaEl secretario de estado de Seguridad, Rafael Pérez Ruiz, ha asegurado este lunes que la comisaría de la Policía Nacional en la Vía Laietana de Barcelona "ha sido y es un símbolo de servicio público desde el cual varias generaciones de policías han contribuido y continúan contribuyendo a fortalecer la democracia".

En dirección opuesta, el Ayuntamiento de Barcelona, en consenso con la mayoría de entidades y de partidos, hace años que quiere convertir el edificio en un espacio sobre la represión franquista y un homenaje a las víctimas del régimen. Incluso hay una proposición no de ley aprobada en 2017 en este sentido, con el voto del PP en contra. También la conselleria de Justicia ha defendido que la comisaría se convierta en sede del Memorial Democrático. La semana pasada mismo se tumbó una propuesta de resolución presentada por Vox en la comisión de Interior para mantener este edificio como la sede central de la Policía Nacional en Catalunya.

Los testimonios de lo que pasó sobre todo durante el franquismo en este edificio de finales del siglo XIX todavía están muy presentes, e incluso han aparecido en documentales. La expresión "Le han llevado a Vía Laietana" daba escalofríos durante la dictadura. "En el argot antifranquista, ir a Vía Laietana no era una paseo hasta el puerto, sino un sufrimiento terrible", recordaba en este artículo Antoni Batista, que investigó qué pasó dentro de aquellas dependencias, y donde relataba cómo, desde 1941, se aplicaba la tortura por sistema en la sede de la VI Brigada Regional de Investigación Social (la bañera, los electrodos, la bolsa...). Las torturas se explican en un atril (vandalizado al cabo de dos días) que el Ayuntamiento instaló para recordar los maltratos físicos y psicológicos, así como el trato humillante y degradante que muchas personas sufrieron en los calabozos desde la dictadura de Primo de Rivera.

"No era el único lugar donde se torturaba durante la dictadura, pero sí que era el epicentro de la policía española. Hubo muchos casos de tortura y de maltratos, pero ha habido siempre una escasa sensibilidad de los gobiernos democráticos" al respecto, dijo al ARA el historiador David Ballester, autor de Corre, democràcia, corre. Manifestació i repressió policial a la Catalunya de la Transició (Editorial Base).

Como ha quedado claro en los actos de celebración del Día de la Policía Nacional –a los cuales han asistido mandos de los diferentes cuerpos policiales, autoridades militares y judiciales, además de representantes de la sociedad civil–, la Policía Nacional, por ahora, no tiene ganas de moverse de este céntrico enclave, propiedad del ministerio del Interior y diana simbólica de tantas manifestaciones. Pese al simbolismo que arrastra, no precisamente democrático, ahora el lugar está dedicado exclusivamente a tareas administrativas: en los antiguos calabozos están los archivos del personal, y en los otros pisos están los despachos de los altos mandos, sus secretarios y los servicios de prensa. El cuerpo de Policía Nacional cuenta con 3.500 agentes en Catalunya (solo un 21% de los cuales son mujeres).

ERC pide la comparecencia de Marlaska

Las palabras del secretario de Estado de Seguridad han sido reprobadas por varios dirigentes políticos. ERC, por ejemplo, ha pedido la comparecencia del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que explique "el futuro" de la comisaría de Vía Laietana y ha vuelto a defender que el edificio se convierta en un museo sobre la represión franquista. También ha cargado contra Marlaska el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, que en un tuit ha asegurado que la comisaría es un símbolo "de tortura y represión franquista". Asens, además, ha exigido una rectificación.

stats