Deportes 19/04/2021

Cómo será la nueva Superliga presidida por Florentino: veinte equipos, jornadas entre semana, un 'play-off' final...

El anuncio de los 12 clubes, con Barça y Madrid, supone una guerra abierta con la UEFA y las ligas y federaciones estatales

ARA
3 min
Casemiro y Messi, en una jugada del último clásico.

Doce de los clubes de fútbol más importantes de Europa, entre ellos Barça, Real Madrid y Atlético de Madrid, han hecho oficial un acuerdo histórico para formar una nueva competición, la Superliga europea, autogestionada por los de momento doce (acabarán siendo quince) clubes fundadores: los tres equipos mencionados de la Liga, seis equipos más de la Premier League –el Manchester United, el Liverpool, el Manchester City, el Arsenal, el Chelsea y el Tottenham– y tres de la Serie A –el Inter de Milán, el Milan y el Juventus–. Mediante un comunicado emitido a partir de la medianoche han oficializado el acuerdo de una competición que supone un guerra abierta con la UEFA y las ligas y federaciones estatales.

Los clubes fundadores, con un rol líder del Real Madrid -Florentino Pérez es el presidente de la Superliga-, el Manchester United y el Juventus, no han anunciado la fecha de la temporada inaugural (apunta al 2022) de esta competición que supondrá un antes y un después en el fútbol continental y se han limitado a decir que el pistoletazo de salida será "lo antes posible". De momento, la iniciativa la forman solo entidades deportivas inglesas, italianas y españolas. El PSG, el Oporto, el Bayern Múnich o el Borussia Dortmund, cuatro grandes exponentes del fútbol europeo, todavía no la integran oficialmente.

Formato de la competición

En esta liga participarán veinte clubes: los quince fundadores y otros cinco equipos adicionales que se clasificarán anualmente en base al rendimiento de la temporada anterior.

Todos los partidos se jugarán entre semana y todos los clubes seguirán compitiendo en sus respectivas ligas nacionales, preservando de este modo el calendario tradicional que está en el centro de la vida de los clubes. La Superliga, por lo tanto, compromete el formato actual de la Champions League de la UEFA.

La temporada empezará en agosto con la participación de los clubes en dos grupos de diez, que jugarán partidos de ida y vuelta en dos vueltas. Los tres primeros de cada grupo se clasificarán automáticamente para los cuartos de final. Los equipos que acaben en cuarta y quinta posición disputarán un playoff adicional a doble partido. Posteriormente se jugarán playoffs de doble partido a partir de los cuartos de final para llegar a la final, que se disputará a partido único, a finales de mayo, en una sede neutral.

La voz de los fundadores

El presidente del Real Madrid y de la Superliga, Florentino Pérez, ha afirmado que "el fútbol es el único deporte global en el mundo con más de 4.000 millones de seguidores y nuestra responsabilidad como grandes clubes es responder a los deseos de los aficionados". Su homólogo en el Manchester United y vicepresidente de esta competición de nueva creación, Joel Glazer, defiende que el proyecto supone "reunir a los mejores clubes y jugadores del mundo para que jueguen entre sí durante toda la temporada: la Superliga abrirá un nuevo capítulo para el fútbol europeo, asegurando una competición e instalaciones de primer nivel, y un mayor apoyo financiero para la pirámide del fútbol en general".

La UEFA, las ligas y las federaciones estatales se muestran radicalmente en contra de la Superliga . Y personalidades como el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, o su homólogo francés, Emmanuel Macron, también han manifestado su rechazo público al proyecto.

La postura del Barça

A diferencia del Madrid, el Juventus o el Tottenham, el Barça no ha hecho ningún comunicado público sobre su apoyo a la Superliga. En campaña, el actual presidente azulgrana, Joan Laporta, no rechazó el proyecto, pero en declaraciones a la Cadena Cope dijo que podía "cargarse el negocio del fútbol" por ser una cuestión "solo de dinero". Antes de dimitir a finales de octubre, el ex mandatario Bartomeu aprobó los requerimientos para formar parte de la nueva competición. "La decisión de jugarla tendrá que ser ratificada en la próxima asamblea", añadió. La última sesión ordinaria con los compromisarios data de antes de la pandemia. De hecho, Superliga aparte, los socios todavía no han aprobado el cierre de cuentas 2019/2020. Laporta también necesitará el apoyo de la asamblea para ratificar a los directivos que inicialmente no formaban parte de su candidatura.

stats