Barça
Deportes 19/10/2021

Serhí Rebrov: "El Dinamo de Kiev también es más que un club"

5 min
Sergei Rebrov en una imagen de archivo

BarcelonaCamino de los 50 años, Serhí Rebrov ha dejado lejos el frío de Ucrania para entrenar al Al-Ain de los Emiratos Árabes Unidos. Uno de los máximos goleadores de fútbol ucraniano, formó con Shevchenko una pareja letal en ataque. Shevchenko siguió triunfando en el Milan después de dejar el Dinamo, pero él no tuvo tanta suerte en Inglaterra. Y acabó volviendo al club de su vida, el Dinamo, donde siempre vuelve, y desde donde recuerda una de las noches más negras de la historia del Camp Nou, cuando en 1997 golearon por 0-4 al Barça de Van Gaal. Shevchenko hizo tres, y él, el último.

¿Ese triunfo en el Camp Nou es uno de los momentos más especiales de su carrera?

— Uno de ellos. En esa época lo hicimos muy bien en Europa. Solo el Bayern nos dejó, porque tuvo un poco de suerte, fuera de la final de la Champions. En esos años también derrotamos al Madrid, pero es cierto que contra el Barça fue especial. 3-0 en Kiev y 0-4 en el Camp Nou. Y habrían podido ser más, tal como fue el partido.

El entrenador era el legendario Valeri Lobanovski. Un hombre de hielo, ni celebraba los goles. ¿Cómo era trabajar con él?

— Fue un maestro. Era un hombre de otra época, cierto. Siempre estaba serio, pero sabía bien qué quería. Y lo que quería era ganar. Fue un orgullo trabajar con él. En el fútbol te lo puedes pasar bien, pero en el primer nivel se trata de ganar. Y él nos puso esto en la cabeza. Que había que cuidarnos fuera del terreno de juego, que había que ser profesionales. Nos permitía aprender mucho sobre preparación física, pero también sobre cómo entender el juego. Quería tener jugadores inteligentes que pudieran entender el juego. Solo vivía para eso, para ganar.

Usted en tiempos soviéticos creció en la zona del Donbass, donde ahora se ha vivido una guerra. Le tocó vivir el final de la URSS como niño. ¿Cómo lo recuerda?

— ¿La verdad? Era un niño. Cuando crecí la vida era diferente y yo siempre pensaba en el fútbol, en los deportes. Practicaba el baloncesto, el voleibol… No éramos ricos pero no faltaba nada. Era una ciudad llena de fábricas, donde todo era gris. Los deportes eran una oportunidad de tener una nueva vida y lo tuve claro ya de pequeño. Mi madre era bailarina y también quería que hiciese ballet. Algo me sirvió para hacer deporte después: ser elástico, la coordinación. Me ha servido. Después ha llegado la guerra y, claro, sufro por mi gente.

Se formó en el Shakhtar Donetsk, el eterno rival del Dinamo. ¿Cómo vivió el hecho de dejar un club por el otro?

— Fue fácil. Mire, entonces no existía una rivalidad tan fuerte, porque el único club grande era el Dinamo. El Shakhtar era más modesto, sus grandes éxitos han llegado después. Ahora un brasileño deja un club para marcharse al otro y tenemos un buen lío. Entonces era normal que los mejores jugadores ucranianos fueran a jugar al Dinamo.

Formó parte de aquella generación dorada que se quedó a un paso de la final de la Champions. ¿Cuáles eran las claves del éxito del Dinamo?

— Una preparación muy buena, tanto física como táctica. Por instantes era como estar en el ejército. Y no teníamos miedo de nadie. Ucrania hacía poco que era independiente, y nos sentíamos embajadores del país en una época complicada. En este sentido, el Dinamo también es más que un club, como dicen en el Barça; jugábamos por la gente. La lástima es que esa generación no pudo llegar a los Mundiales. En 2002 nos deja fuera Alemania, no pudimos debutar hasta 2006, cuando tuve la suerte de jugar en aquella cita donde llegamos a los cuartos de final. Fue un momento especial.

No acabó de triunfar en Inglaterra. ¿Qué pasó?

— Estoy muy orgulloso de lo que viví ahí. ¿Quizás no jugué siempre? Cierto. Pero salía cinco minutos con el West Ham y era un orgullo, los aficionados valoraban si lo dabas todo. Fue bonito vivirlo. Y en otro club como el Tottenham, y su cultura.

Usted siempre destacó por ser un deportista diferente. Leía a clásicos como Dostoievski, era un radiooperador aficionado y escuchaba grupos como Radiohead.

— Como tanta gente. Quizás es cierto que no todos los futbolistas leían, pero en casa siempre habíamos tenido libros. Con la música disfruté mucho, en Inglaterra. Esto de ser radiooperador es cosa de mi padre, que era un fanático. Y lo he heredado. Permite hablar con gente de todo el mundo. Ahora con internet parece fácil, pero antes ser radiooperador era increíble. Podías conectar con gente de otros lugares. Todavía lo practico, la gente que encuentras es muy maja. En las redes sociales no me encontrarás. Disfruto hablando con la gente de una manera más directa.

Cuando jugaba en Inglaterra, en 2004, estalló la Revolución Naranja en Ucrania, donde se reclamaban más libertades. Usted jugó un partido con un lazo naranja.

— Sí, fue mi manera de apoyar a mi pueblo, que quería libertad. El fútbol es política. Muchos dicen que no, pero el fútbol es tan popular que es un escenario político. No me asustó apoyar a la gente que estaba en la calle luchando por el futuro de Ucrania. Ya puedo estar lejos, que yo siempre pienso en Ucrania y en todo lo que nos toca sufrir, con la guerra y los problemas que tenemos. Cuando estaba en el Dinamo entrenando les decía a los jugadores que lo dieran todo, puesto que un triunfo suyo daba alegrías a gente que sufría mucho.

Como entrenador ha trabajado en varios clubes. ¿Cómo ve este Barça-Dinamo?

— El Barça siempre es el Barça. Lo respeto mucho, porque tiene una escuela, una identidad. Como la tenemos en el Dinamo, donde también se cuida mucho el fútbol formativo. Mircea Lucescu está haciendo un buen trabajo, lo respeto porque quiere ganar. A mí, como técnico, me importa en primer lugar ganar. Cuando me retiré, quise aprender de los mejores técnicos y fui a ver a Guardiola y Klopp, por ejemplo. Para encontrar mi camino. El mío es este, ganar siempre en primer lugar. Y en el Dinamo la idea es esta, apostando por jugadores con talento. No puedes ir contra los cambios.

¿Y estos cambios cuáles son?

— La velocidad. Y ahora puedes analizarlo todo. Y hay que hacerlo. Lobanovski ya trabajaba con estadísticas, pero ahora puedes tenerlo todo al segundo. Ya no se trata solo del talento, hay que analizar los esfuerzos hechos en cada carrera. Cuando comparo cuando jugaba en 1997 con ahora, en algunas cosas parece un deporte diferente. Ahora con la presión, la intensidad, cuesta mucho tener resultados a largo plazo. Puedes ganar un partido, pero ganar torneos cada vez cuesta más, especialmente cuando pocos equipos acumulan más talento por tener más dinero.

stats