Barça
Deportes  /  Barça 10/06/2022

Ansu Fati y la gestión del miedo

El atacante, que sigue sin jugar con España, está físicamente "estabilizado", pero necesita recuperar la confianza

4 min
Ansu Fati durante un entrenamiento con la selección española

BarcelonaCuando el seleccionador español Luis Enrique habla del grupo de jugadores que dirige, a menudo lo hace refiriéndose a ellos como "los míos". Es una manera de hacer que casa con el talante del asturiano y que ayuda a convertir en una piña a un grupo de futbolistas que durante buena parte de la temporada juegan en clubes diferentes. El seleccionador español es el primero que sale a defenderlos ante la prensa. Antes de la pasada Eurocopa, lo tuvo que hacer a menudo ante las críticas que recibía Álvaro Morata. Hace solo unos días lo ha hecho con el azulgrana Eric Garcia: "Es un jugador maravilloso. Él sabe que, si viera a dos o tres jugadores mejores que él, los haría pasar por delante de él. Pero no es así y estoy satisfecho con su rendimiento. Eric es uno de los míos".

Dentro del círculo de protección que crea Luis Enrique, el exentrenador azulgrana está cuidando especialmente de Ansu Fati. Después de una temporada marcada por lesiones, recaídas y una última recuperación que se alargó casi dos meses más de lo previsto, el técnico ha vuelto a convocarlo. No es por una necesidad deportiva de presente, sino para cuidar, mimar e integrar al delantero con el grupo antes de la disputa del próximo Mundial, que se celebrará a finales de año en Catar. "Con él se tiene que tener mucho tacto y mucha tranquilidad. Esta convocatoria es un premio para que vuelva a estar con nosotros. Se tiene que ir poco a poco, no hay ninguna prisa. Su nivel está fuera de cualquier duda", dijo el miércoles Luis Enrique.

El técnico hizo estas declaraciones después de que Ansu quedara fuera de los duelos contra Portugal y la República Checa, y antes del partido de este jueves contra Suiza. Ante el conjunto helvético salió a calentar ya en el descanso, pero, finalmente, en un partido en el que España acabó sufriendo, el 10 azulgrana tampoco disputó ningún minuto. Fuentes del Barça consultadas por el ARA destacan la prudencia de Luis Enrique. "No es tonto", dicen. El asturiano no quiere que Ansu sufra nuevos contratiempos físicos bajo su dirección. El técnico es consciente de que, a pesar de que el jugador está físicamente "estabilizado" y ya recibió el alta antes de los últimos partidos del curso con el Barça, tiene que recuperar la confianza. "Ansu todavía no ha sido titular con su club. Hace falta paciencia", defendió, hace unos días, el técnico.

Una cuestión mental

Desde Sant Joan Despí consideran que la perla azulgrana tiene que superar el miedo, pero esto ya depende, en gran parte, del propio futbolista. Después de un tratamiento conservador a caballo entre Madrid y Barcelona que sobrepasó los plazos previstos de recuperación, Ansu "está listo" para competir. Pero para volver a mostrarse explosivo y jugar de manera desacomplejada tiene que recuperar la confianza después de todos los problemas físicos que ha tenido. "El miedo está presente en el deporte. En los deportistas que han sufrido lesiones es normal experimentar sensaciones de temor: miedo a volver a lesionarse, miedo a defraudar si no se consigue un rendimiento óptimo...", apunta Teresa Álvarez, exjugadora profesional de voleibol internacional con la selección española y psicóloga especializada en el rendimiento deportivo.

Álvarez remarca que "los pensamientos y las emociones están directamente relacionados con el cuerpo". Es decir, que la "preparación mental es determinante no solo cuando uno se lesiona, sino a lo largo de su carrera". En este sentido, la experta afirma que, si a Ansu le da miedo caer lisiado, esto genera "una espiral de tensión que, en consecuencia, puede derivar en una nueva lesión y afecta directamente al rendimiento del futbolista". Álvarez también se dedica a asesorar personalmente a deportistas y explica que para que el futbolista pueda recuperar la confianza tiene que desarrollar herramientas como "aprender a relajarse en situaciones de estrés, trabajar en el control de los pensamientos disfuncionales derivados del miedo y tener un diálogo interno focalizado en factores positivos".

"Es determinante que un deportista aprenda cómo funcionan su mente y su cuerpo, esto lo ayuda a conocerse y a confiar más en él mismo", añade. Tanto en el tramo final de temporada en el Barça como por ejemplo con España, la paciencia y el apoyo son constantes para ayudar a Ansu a recuperar su nivel. "Diseñar un programa de metas alcanzables y progresivas ayudará al deportista a fomentar su motivación y, por lo tanto, su confianza", concluye la experta. Los tres partidos que ha jugado hasta ahora España han sido con finales exigentes, un escenario delicado para un Ansu que todavía no tiene plena confianza.

En una entrevista al ARA, el exazulgrana Oriol Romeu, que a los 22 años se había sometido ya a tres operaciones en la rodilla derecha –una de ligamentos y dos de meniscos –, explicaba cómo recuperó la confianza. "A mí me gusta bastante leer. Hay un psicólogo deportivo, Terry Orlick, que tiene un libro que se llama Entrenamiento mental que te ayuda a imaginarte entrenamientos o situaciones de partido y, de alguna manera, sigues conectado mentalmente. Me lo recomendó Joaquín Valdés, el psicólogo que trabaja con Luis Enrique. Y el tema físico, al tratarse de la rodilla, es un ensayo-error: he llegado hasta aquí con la pierna, no ha pasado nada, pues lo puedo volver a hacer. Ir recuperando la confianza".

stats