Deportes 28/01/2022

Nadal buscará contra Medvedev ser el jugador con más títulos de Grand Slam de la historia

El manacorí ha superado en cuatro sets a Berrettini y jugará la final de Australia, donde solo ha ganado una sola vez hasta ahora

4 min
Rafa Nadal celebra la victoria contra Berretini a la Open de Australia

El destino, sumado a la capacidad de autosuperación de Rafa Nadal, ha permitido al jugador de Manacor tener una oportunidad de oro para ser el primer jugador que gana 21 títulos de Grand Slam y deshacer así el empate a 20 títulos con Roger Federer y Novak Djokovic. Sin el serbio, gran dominador del circuito en los últimos años, Nadal se ha clasificado para la final del torneo en el que siempre lo pasaba peor, Australia. Solo ha ganado ahí una vez, de hecho. Un lejano 2009 en cinco sets ante Roger Federer. Ahora intentará imponer su juego de nuevo en la pista Rod Laver ante el ruso Daniil Medvedev, número dos mundial, que se ha deshecho del griego Stefanos Tsitsipas en cuatro sets (7-6, 4-6, 6-4 y 6-1). El ruso, gran favorito una vez Djokovic fue deportado por no cumplir las medidas sanitarias de Australia, ha conseguido centrarse en un torneo en el que no ha parado de discutir con los espectadores (no llevó bien que lo silbaran durante su servicio en el duelo contra el local Kyrgios) o el árbitro, el catalán Jaume Campistol, con el que se ha encarado durante la semifinal enfadado puesto que el padre de Tsitsipas daba instrucciones a su hijo. "¿Cómo puedes estar arbitrando una semifinal de un Grand Slam? Te estoy hablando, mírame cuando te hable", le ha dicho el jugador ruso, vigente subcampeón en Melbourne.

Nadal, en cambio, ha ido haciendo su camino, concentrado, enchufado. Consciente de que, sin Djokovic, que habría podido ser su rival en semifinales, tenía una oportunidad caída del cielo. A los 35 años, el jugador de Manacor ha ido cortando las alas a un montón de jugadores jóvenes que aspiran a ocupar el espacio en el Olimpo del tenis que ahora ocupan Federer, Djokovic y Nadal. Jugadores como Mateo Berrettini, derrotado en cuatro sets por Nadal: 6-3, 6-2, 3-6 y 6-4. Contra el italiano Nadal ha sabido imponer su ritmo en la pista y ha conseguido el primer set 43 minutos después de romper el servicio de Berrettini durante el segundo juego. El tenista mallorquín también se ha impuesto en el segundo set, ha perdido el tercero y en el cuarto ha rematado la victoria con un buen servicio en el primer match ball. "Ganar en 2009 aquí fue un honor, pero, honestamente, no pensaba que volvería a tener la oportunidad de hacerlo. Ahora solo pienso en ganar", ha dicho el ex número 1 mundial.

“He empezado jugando muy bien. En el tercer set él ha ido con todo y yo no he servido muy bien", ha dicho, crítico con su juego, Nadal, que se ha emocionado puesto que "llegar a la final significa más que poder ganar un título", en referencia a los problemas físicos que lo han castigado en los últimos meses. 17 años después de derrotar a Roger Federer en las semifinales de Roland Garros, cuando llegó a una final de Grand Slam por primera vez con 19 años, el jugador de Manacor vuelve a aspirar a ganar en una pista en la que en los últimos seis años solo han ganado Federer o Djokovic. Curiosamente, ya es el sexto tenista con más finales en Melbourne, con un total de seis. Pero ha perdido cuatro. Después de tantos años picando piedra, cada éxito significa seguir engrosando unas estadísticas sorpresivas, pues ya lleva 29 finales de Grand Slam, todavía por debajo de las 31 de Federer y Djokovic. Y, de paso, se convierte en el cuarto jugador más veterano en llegar a la final de Australia, con 35 años y 241 días, por detrás de Ken Rosewell, Roger Federer y Malcolm Anderson. Si gana, será el tercer campeón más veterano, puesto que el australiano Ken Rosewell fue capaz de ser campeón en 1972 con 37 años y 62 días. Y Federer con 36 años y 173 días en 2018.

Para Medvédev, de 25 años, la final será una gran oportunidad para explicar al mundo que él es el gran nombre del futuro. Campeón en 2021 en el Abierto de Estados Unidos y subcampeón en Melbourne, es el número dos mundial y no deja de crecer con su estilo anárquico. Desgarbado y delgado, une momentos donde parece perder el norte con momentos de un tenis brillante. En los cuatro duelos entre los dos, Nadal ha ganado tres veces, incluida la final del Abierto de Estados Unidos de 2019 en cinco sets, pero el último enfrentamiento lo ganó el ruso en Londres, sobre pista rápida, en 2020. El moscovita hacía broma hace poco sobre la extraña sensación que le suponía competir contra Nadal o Djokovic, pero ahora disfruta de la experiencia. "Ignoro si el año pasado Rafa vio por televisión la final que perdí aquí con Djokovic. Ahora le toca a Djokovic ver la final por televisión", ha bromeado un jugador particular, que se define como "alguien que puede parecer un tío normal, pero tengo un mundo interior bastante particular que no conozco del todo bien. Y no lo controlo del todo”. Con 14 años, de hecho, la misma edad a la que Nadal ya ganaba títulos, él dejó el tenis unos meses para centrarse en las competiciones de videojuegos, su gran pasión fuera de las pistas. Un carácter que le ha provocado más de una vez ser descalificado por protestar. "Estas cosas no me ayudan. Las tendría que controlar, ya que me van en contra. Hoy por suerte me he podido centrar de nuevo, pero tengo que aprender", ha dicho recordando cuando se ha encarado con Campistol. Con 25 años, el ruso busca su segundo título de Grand Slam. Y con 35, Nadal quiere ser el jugador que ha ganado más. Dos generaciones, cara a cara.

stats