Barça
Deportes 15/10/2021

Elena Fort, vicepresidenta del Barça: "No esperábamos que el Espai Barça subiera tanto de precio"

5 min
Elena Fort es también vicepresidenta institucional.

BarcelonaElena Fort (Barcelona, 1970) afronta su segunda etapa como directiva del Barça. Esta abogada especializada en derecho urbanístico habla del Espai Barça y de la modificación de los estatutos cuando faltan dos días para que se celebre la asamblea de compromisarios azulgrana.

El presidente la definió como la asamblea más importante de los últimos años.

— Como mínimo es esencial y relevante para marcar las líneas de futuro del club. Y quizás sí que es la más relevante de las décadas modernas. Se habla mucho de la modificación de los estatutos, a pesar de que es solo una reforma puntual. Creo que el punto más esencial es el del Espai Barça. Porque no solo tiene que ser el pilar fundamental de la recuperación del club, sino que también tiene que establecer las bases del futuro del Barça.

¿Realmente es tan urgente hacer el Espai Barça?

— Es muy preocupante como entidad ver que un equipo como el Levante, con el presupuesto que tiene, tiene un campo que está mejor que el nuestro. O el Athletic Club. Es otro nivel y otro presupuesto, ya lo sé. Pero nosotros vamos muy atrasados a nivel de instalaciones.

En el referéndum del 2014 se decía 600 millones. Bartomeu dijo 815 ahora hace un año. Y ustedes elevan la financiación máxima a 1.500 millones.

— No es que hayamos subido el precio, sino que hemos hecho un ejercicio de transparencia absoluta. El proyecto tenía muchas carencias. Era sorprendente. Por ejemplo, no se preveían los marcadores. Solo a nivel de tecnología, el diferencial era de 100 millones. Y otras cosas, como la sostenibilidad. La cuestión fundamental es que los costes no eran reales. Esto se ve claramente si se compara con otros estadios. Wembley, que tiene menos espectadores, costó 1.200 millones. También el del Tottenham. El del Madrid cerca de los 900. Por lo tanto, es evidente que no se podía hacer un nuevo Camp Nou y un nuevo Palau con 600 millones. Era imposible.

Cuando dijeron que modificarían el proyecto todo el mundo se esperaba una subida, pero no sé si como esta.

— Nosotros tampoco nos lo esperábamos, sinceramente. Habría sido más fácil hacer lo mismo que ellos [la junta de Bartomeu]: bajar el precio para que la gente no se asustara. Pero no diríamos la verdad. De hecho, tengo la sensación de que si tardaron tanto en hacer el Espai Barça fue porque no sabían cómo hacer para explicarle a la gente que los costes serían mucho más altos de lo que les habían dicho.

Esta semana hemos sabido que se disputaron 21 partidos en el Camp Nou con riesgo para los aficionados, y que la junta tenía constancia de problemas en el estadio desde el 2012. ¿Qué piensa?

— Podemos hablar de números, pero esto del estadio es lo que más indigna. Lo dice todo de su gestión. A mí es la situación que más me ha impactado desde que entré en el club. Tuve un shock, cuando lo leí. Enseguida ordenamos que se arreglara. Si había que dejar de pagar sueldos, que se dejaran de pagar. Pero el Camp Nou no podía tener patologías que incluso ponían en peligro a los trabajadores del club que están habitualmente en el estadio.

Quieren empezar las obras el próximo verano. ¿Ya tienen acabado el proyecto?

— Se tiene que acabar de pulir, sobre todo por la parte del Palau, porque nos encontramos con la sorpresa de que solo había hecho un proyecto básico. En cuanto al estadio, esencialmente mantenemos lo que se ha hecho. Los de Nikken son gente importante. Es evidente que han hecho buen trabajo. Eso sí, hemos hecho un cambio clave en el interior para evitar que 12.500 socios tuvieran que pasar de primera a tercera grada. Para nosotros era una línea roja.

¿No se tendrá que mover nadie, pues?

— Una obra de estas características siempre puede comportar alguna incomodidad, es muy difícil quedarse a cero, somos conscientes. Pero nosotros lo queríamos minimizar al máximo. Entro eso y el informe de patologías llegamos a la conclusión de que lo mejor era actuar sobre la tercera grada, que se hará nueva y, de paso, permitirá poner más espacio de hospitality.

¿Qué sentido tiene aumentar el aforo a 105.000 espectadores cuando con 99.000 no se llenaba el Camp Nou?

— También hay que pensar que tenemos s 12.000 personas en la lista de espera. ¿Que en algunos partidos concretos no se llenará? Es evidente. Pero tenemos que mirar hacia el futuro. La Superliga, o el formato que sea, nos tiene que llevar a una nueva dimensión del fútbol.

Si se cubre todo el estadio, las diferencias entre tribuna y lateral desaparecerán. ¿Esto hará subir el precio?

— No nos lo hemos planteado, sinceramente. Lo haremos una vez esté acabado el campo. De todos modos, nuestra política es no subir de manera indiscriminada los abonos. Pueden ajustarse, pero el socio no tiene que pagar el pato.

¿Qué pasó con William T. Mannarelli, el máximo ejecutivo del Espai Barça?

— Que se valoró su trabajo y se decidió que no continuara.

¿Sospechan de una mala gestión o que hubiera cometido alguna negligencia?

— En las reuniones del equipo del Espai Barça detectamos cosas que no nos gustaron y ahora será el turno del forensic. Pero hasta que no tengamos el resultado no haremos ninguna valoración.

Pero sabe más cosas de las que dice...

— Hacemos las cosas con responsabilidad. Un directivo del Barça no puede ir lanzando acusaciones de cosas que piense o le parezcan. Tiene que ser un tercero, una persona neutral, quien haga las valoraciones.

Son muy prudentes, cuando hablan de la gestión del pasado. Incluso algunos los acusan de no tener ganas de emprender una acción de responsabilidad.

— La gestión de la junta anterior fue nefasta. Pero las acciones que se tengan que emprender no pueden ser un tema de ganas o no. Esto lo tenemos que dejar de lado.

Pero el cuerpo, ¿qué le pide?

— Precisamente se trata de esto, de no dejarse llevar por cuestiones personales. Ya hemos dicho, y lo repetimos, que cuando tengamos todas las cosas cerradas y claras tomaremos las decisiones que toquen. Si se tiene que hacer, lo haremos. Pero bien. No como nos hicieron a nosotros.

Elena Fort en su despacho profesional.

Sobre la modificación de los estatutos. ¿No le parece excesivo que cada directiva del Barça los haya retocado, aunque sea un poco?

— No lo pienso. Es necesario que toda norma jurídica se vaya actualizando. Además, nosotros haremos modificaciones puntuales pero que no afectan a la estructura de los estatutos. A pesar de que pensamos que se podrían replantear, porque están basados en una estructura de club antigua y no del siglo XXI.

¿En qué sentido?

— Los procesos electorales, por ejemplo. La manera en la que se tiene que votar, la organización de las asambleas... Esto es un tema que requiere tiempo. Se podría hacer un proceso de reflexión entre todos los socios para hablar de ello. Ahora bien, si se hiciera, sería a largo plazo, no de manera inminente.

Algunos grupos de opinión piden votar en contra de derogar temporalmente el artículo 67, el que regula la deuda. ¿Cómo lo ve?

— He tenido conversaciones con miembros de estos grupos y me han confesado que no eran conscientes de las consecuencias. Ahora este artículo es imposible de cumplir. Impossible quiere decir imposible. Por lo tanto, si no se deroga temporalmente, este club está abocado a nuevas elecciones. Esto supondría inestabilidad, que es todo lo contrario de lo que necesita ahora mismo el Barça. Nosotros fuimos escogidos por un periodo de cinco años, y lo que pedimos es que confíen en nosotros.

Ellos dicen que supondría darles un cheque en blanco.

— Nosotros tenemos un aval de 125 millones. ¡Nos estamos jugando nuestro patrimonio! Ya hay normativas paralelas que regulan los gastos del club. Francamente, estoy muy sorprendida de que haya generado tantas dudas.

Al final la votación no será conjunta.

— No queremos generar ningún tipo de controversia. Votaremos los estatutos punto por punto o por bloques, como la gente se sienta más cómoda. No tenemos nada de miedo de hacerlo de este modo. Si se había planteado una votación conjunta era por un tema de tiempos, nada más. Pero en este artículo concreto, sí que será separada.

stats