Futbol
Deportes 12/07/2021

El triunfo de la Italia más divertida de los últimos tiempos

El equipo renacido de la mano de Mancini deja a Inglaterra sin su primera Eurocopa en una final decidida en los penaltis por Donnarumma

3 min
Donnarumma, héroe de Italia a la tanda de penaltis

“Ellos son más fuertes, pero al fútbol se juega con la pelota en el suelo”, había dicho antes de la final de la Eurocopa el seleccionador de la Italia más divertida de los últimos tiempos, Roberto Mancini. 

Pero Inglaterra solo tardó dos minutos en adelantarse con un gol producto de un centro que sobrevoló toda el área antes de ser rematada al fondo de la portería. Explosión de abrazos en Wembley, entre los miles de adicionados presentes -entre ellos, a buen seguro que también había alguno de los memos que se colaron- en un estadio de estructura moderna, pero de nombre histórico. El combinado inglés empezó con buen pie su primera final de toda la historia de la Eurocopa, pero lo que podía parecer una fiesta acabó con una pesadilla: Italia hizo caso a su entrenador y fue mejor en una final decidida en una emocionante tanda de penaltis en la que brilló el portero Donnarumma (1-1, 3-2). Más de medio siglo después, la selección italiana vuelve a ser campeona de Europa. 

Dos minutos había tardado Inglaterra en abrir la lata. Harry Kane recogió una pelota en el centrocampo y, a pesar de que podía parecer una posición extraña para un futbolista que vive del área, fue un movimiento inteligente previo a enviar un buen pase hacia la banda derecha que Trippier, el único representante de la Liga española en la final, convirtió en un centro preciso al lado opuesto. Allá Shaw entró a buscar el remate como un obús y recordó a Di Lorenzo que la final ya estaba en juego .

Luke Shaw celebrando su gol

La selección inglesa empezó buscando castigar la baja en el lateral izquierdo de Spinazzola, uno de los mejores jugadores de Italia en esta Eurocopa. Por este lado, Trippier se hartaba de proyectarse en ataque, mientras que las piernas de Emerson temblaban a cada jugada de ataque de los de Gareth Southgate. Mientras Roberto Mancini gritaba instrucciones desde la banda porque no le gustaba lo que veía, Italia intentaba quitarse de encima la superioridad inicial inglesa. Con la ventaja en el marcador, Inglaterra estaba cómoda y se mostraba como un bloque sólido, fundamentado en el doble pivote formado por Declan Rice y Kalvin Phillips y con un esquema de tres centrales que anulaba los intentos de los jugadores italianos de hacer correr la pelota. 

El rostro desesperado de Insigne, enviando un remate lejano y sin peligro, era una clara muestra de cómo estaba de incómoda Italia al principio. Pero, poco a poco y a partir de la posesión de la pelota, el combinado italiano consiguió mejorar a las puertas del descanso y empezó a sembrar las primeras dudas en el tenaz y solidario entramado defensivo de los ingleses, que habían dado un paso atrás en la primera línea de presión. La mejora italiana continuó en la segunda mitad ante una Inglaterra que renunció a jugar a fútbol. 

A la segunda parte, sólo juega Italia

Como contra España, Mancini sacudió el banquillo, retirando a Immobile y poniendo por dentro a Insigne. Chiesa inquietó de nuevo a Pickford, mientras que el equipo británico se dedicaba exclusivamente a defenderse, juntando líneas con Kane prácticamente como primer defensor de un conjunto cada vez más replegado. Y los ingleses, claramente superados a partir de la reanudación, acabaron viendo como Italia igualaba el partido después de un servicio de córner en el que Pickford pudo parar el primer remate de Verratti, pero Bonucci recogió el rechace. A diez minutos del final, sin embargo, cuando mejor estaban los italianos, perdieron uno de sus mejores jugadores: Chiesa, que marchó lesionado. A partir de aquí, la prórroga se resolvió con un intercambio de ocasiones sin acierto que desembocó en el desenlace desde los once metros.

Leonardo Bonucci celebrando su gol

Inglaterra se queda sin cantar y bailar. Italia, la gran ausente del Mundial de 2018, ha vuelto por la puerta grande de la mano de Mancini. En Wembley perdió Mancini la final de la Champions como jugador de la Sampdoria en 1992 ante el Barça. Como técnico, ya ha hecho las paces con el mítico feudo londinense.

stats