Recuperación económica
Economía 18/11/2021

Bruselas alarga la barra libre de ayudas públicas a las empresas hasta el verano de 2022

La UE también permitirá apoyo financiero público para aumentar la producción de chips

3 min
Margrethe Vestager

BruselasUna nueva oleada de la pandemia del coronavirus amenaza otra vez a Europa, y algunas economías, como por ejemplo la española, ya lo están notando, porque sus perspectivas de crecimiento económico empeoran. Por eso, y tal como pedían justamente gobiernos como el de España, la Comisión Europea ha vuelto a alargar la barra libre de ayudas públicas que los estados pueden conceder a las empresas con dificultades y que se puso en marcha en marzo de 2020. El departamento que dirige la vicepresidenta de Competencia, Margrethe Vestager, ya había alargado este mecanismo anteriormente, y esta vez pone como fecha tope el 30 de junio de 2022.

"Desde el inicio de la pandemia, este mecanismo ha permitido a los estados miembros conceder ayudas focalizadas y proporcionadas a negocios necesitados", dice en un comunicado Vestager. "Prolongamos este instrumento seis meses, cosa que da la oportunidad para un levantamiento gradual y coordinado de las medidas de crisis sin crear efectos precipicio", explica la comisaria danesa. Pero al mismo tiempo la Comisión continúa supervisando la concesión de estas ayudas para evitar que distorsionen la libre competencia a través, por ejemplo, de un dopaje excesivo de ciertas empresas que ya cuentan con una posición dominante.

También para evitar estos efectos, esta prórroga va acompañada de dos nuevas herramientas. Por un lado, Bruselas mantiene hasta el 31 de diciembre del año que viene un mecanismo que permite apoyar a la inversión ecológica y digital específicamente. Por otro, también mantiene hasta todavía más adelante, diciembre de 2023, las medidas de apoyo a la solvencia, para poner a disposición de pequeñas y medianas empresas fondos privados. Los estados de la Unión pueden otorgar garantías a los intermediarios, es decir, crear incentivos para invertir en este tipo de empresas para ayudarlas a obtener financiación y evitar así que se eleven todavía más los niveles de endeudamiento producidos durante la parte más dura de la pandemia.

Ayudas de estado para producir chips

Esta decisión se ha dado a conocer el día en el que Vestager ha puesto sobre la mesa también un mecanismo excepcional para ayudar a los gobiernos europeos a hacer frente a la escasez de semiconductores. Bruselas prevé poder aprobar o también conceder directamente ayudas a este sector teniendo en cuenta "el contexto geopolítico desafiante" que se vive en este ámbito. En una comparecencia en la Eurocámara, Vestager ha avanzado que la Comisión permitirá a los gobiernos conceder ayudas de estado para intentar llegar a duplicar la producción de chips en la Unión Europea en la próxima década. "La Comisión podría considerar mejorar el apoyo público para abordar agujeros en la financiación en el ecosistema de semiconductores, en particular para el establecimiento de instalaciones de vanguardia en Europa", ha dicho la comisaria. Pero unas medidas que siempre quedarían bajo el estricto control de Competencia para asegurar que son "proporcionadas".

Todo ello llega en un momento en el que las principales instituciones económicas, incluido el Banco Central Europeo (BCE), reconocían que los cuellos de botella en las cadenas de suministro y la inflación están retardando el ritmo de la recuperación económica, pero ya antes no se cansaban de repetir los riesgos de retirar antes de tiempo las políticas de estímulos, un extremo que se confirma ahora que varios países tienen que volver a tomar medidas ante la escalada de nuevos contagios. La Unión Europea ha suspendido las normas de déficit y deuda, ha dado barra libre de ayudas públicas a los estados y ha empezado a repartir el dinero de los fondos antipandemia.

stats