Economía 11/11/2021

Bruselas aleja a España de la salida de la crisis: recuperará el PIB prepandemia en 2023

La Comisión Europea hunde las previsiones de crecimiento de la economía del Estado, que avanzará menos que la media europea

3 min
La vicepresidenta del gobierno español, Nadia Calviño, y el comisario de Economía , Paolo Gentiloni, el mes pasado.

BruselasLos temores de que el impacto del aumento de precios afecten a la recuperación económica española empiezan a hacerse realidad. La Comisión Europea ha recortado drásticamente las perspectivas de crecimiento para la economía española tanto para este año como para el siguiente, cosa que aleja algo más el momento en el que España recuperará los niveles de PIB prepandémicos. La economía española todavía avanzará con fuerza, pero Bruselas ha pasado de creer que lo hará a un ritmo del 6,2% a un 4,6% este 2021. Así pues, si en julio creía que el último trimestre de 2022 el PIB español habría recuperado el nivel de forma de antes del coronavirus, ahora los técnicos de la Comisión Europea creen que no se recuperará del todo hasta 2023.

El recorte es de 1,6 puntos si se compara con la última previsión e implica que España pase de liderar el crecimiento económico de la zona euro a progresar a un ritmo inferior a la media de estos 19 países que utilizan la moneda común y también del conjunto de países europeos. Bruselas pronostica que el PIB de la eurozona crecerá un 5% este 2021, cosa que, de hecho, es una mejora de dos décimas respecto a los cálculos que había hecho en verano. De cara a 2022, la Comisión prevé que la velocidad de crecimiento de la eurozona sea del 4,3%, una ligera rebaja desde la última cifra. Por entonces, Bruselas sí cree que el PIB español crecerá por encima de la media de los países del euro, porque sitúa su progreso en un 5,5% (un sensible recorte también desde el 6,3% que preveía en verano).

Las cifras que pone encima de la mesa Bruselas son bastante más pesimistas que las que el gobierno español ha utilizado como base para la elaboración de los presupuestos generales del Estado. En este caso, el departamento que encabeza la vicepresidenta Nadia Calviño sostiene que el PIB español avanzará un 6,5% en 2021 y un 7% en 2022. Calviño estuvo en Bruselas a principio de esta semana y, en cierto modo, ya dio por sentado que habría una revisión a la baja cuando aseguró que había preparado los presupuestos con "prudencia" para que "incluso" si el escenario económico no es tan "óptimo" como se había previsto, el gobierno español pueda cumplir con los objetivos de reducción de déficit y deuda que él mismo se ha fijado. Hay que recordar que las normas fiscales están por ahora suspendidas y que, por lo tanto, España no está obligada por la Comisión Europea a cumplir con un porcentaje concreto de reducción para llegar al 3% del déficit y al 60% de deuda. Si se desgrana por trimestres, se observa que la economía avanzó menos de lo previsto el segundo trimestre (un 1,1%). Para el tercer trimestre prevé un 2,5% y para el cuarto un 1,3%.

La inflación seguirá en niveles "récord" hasta mediados de 2022

En todo ello tiene mucho que ver la evolución de los precios y los problemas en la cadena de distribución global. En los últimos tiempos la inflación ha superado de largo el 3% en la UE principalmente del aumento de los precios del gas y de la luz, que España está sufriendo con especial virulencia. Según el informe de la Comisión Europea, se espera que se mantenga en niveles "récord" hasta mediados de 2022 y a pesar de las medidas que el gobierno español ha impulsado para contenerlas, como por ejemplo la reducción del IVA en la factura de la luz. Además, Bruselas también avisa de que la indexación de las pensiones con el IPC también contribuirá a presionar la inflación al alza. Bruselas, como el Banco Central Europeo (BCE), sigue creyendo que el fenómeno es transitorio. Y, de hecho, paradójicamente, la Comisión Europea apunta que las deficiencias estructurales del mercado laboral español "ayudarán" a contener los salarios y a contener un aumento todavía mayor de la inflación. Por eso, prevé que el IPC llegue al 2,8% en 2021, baje hasta el 2,1% en 2022 y quede en un 0,7% en 2023.

En todo ello, Bruselas sí celebra las medidas que el gobierno español ha impulsado en el ámbito de mercado laboral, la gran asignatura pendiente del Estado. "Los llamados ERTE han mitigado notablemente la destrucción de puestos de trabajo durante las etapas iniciales de la crisis del coronavirus y han abierto el camino para una rápida recuperación del mercado de trabajo", dice el informe de la Comisión Europea. Bruselas espera así que la tasa de paro baje a un 15,2% en 2021 y al 13,9% en 2023 y valora el avance positivo del mercado de trabajo.

stats