Banca
Economía 25/04/2021

CaixaBank, capital Madrid

El banco tendrá la mayoría de sus servicios corporativos fuera de Catalunya por primera vez en su historia

4 min
Las sedes de CaixaBank en Barcelona y Bankia en Madrid.

BarcelonaEn los últimos años la información económica se ha visto impregnada de un intenso aroma político que ha llegado al extremo de que casi cualquier noticia sobre empresas se puede leer también desde esta óptica. Las finanzas son, quizás, el mejor ejemplo de esto. La decisión del Banco Sabadell y de CaixaBank de llevarse sus sedes sociales de Catalunya después del 1-O (en una decisión que, como el ARA desveló , contó con presiones coordinadas de la Moncloa, la Casa Real y grandes empresas públicas que retiraron depósitos) ha hecho que, desde aquel año, a veces se cuestione la catalanidad de las dos entidades.

Este diario, sin embargo, ha explicado reiteradamente que tanto CaixaBank como el Sabadell y las empresas que sacaron la sede siguen siendo catalanas porque tienen en Catalunya la sede operativa y los centros de decisión (una realidad que, con la ley en la mano, cuestiona la legalidad de los cambios de sede a menudo cosméticos que se han llevado a cabo). Pero si la catalanidad de CaixaBank sobrevivió al cambio de sede no está tan claro que sobreviva a la compra de Bankia. Así lo advierten diferentes voces consultadas por este diario. Y la clave está en esto: la sede operativa y los centros de decisión.

La contundencia del ERE que esta semana ha hecho público la entidad ahora ya presidida por José Ignacio Goirigolzarri (el peor ERE de una empresa catalana en 28 años y el más mayor que se ha vivido en el sector financiero) esconde otros datos preocupantes. Porque, más allá de los 8.291 lugares de trabajo que se perderán, el expediente puede consagrar una realidad inédita en los 117 años de historia de la entidad fundada por Francesc Moragas: que la mayoría de los servicios centrales de la entidad estén fuera de Catalunya, y más concretamente, en Madrid. 

El peso del ‘back office’

Hoy en día la fotografía ya lo indica así: según datos de los sindicatos a los que ha tenido acceso el ARA, CaixaBank tiene 2.271 trabajadores en sus servicios centrales, que son los departamentos donde está el cerebro de la empresa. Y Bankia tiene 2.058 más. Pero se da la circunstancia que, geográficamente, CaixaBank tiene 859 empleados de los servicios centrales en Madrid, mientras que Bankia tiene sus 2.058 ahí. En Barcelona solo están una parte de los trabajadores de los servicios centrales de CaixaBank (1.412 empleados, en concreto), mientras que en la capital de España hay 2.917, sumando los de los dos bancos, más del doble que en Catalunya. Así, el 67% de los empleados de los servicios centrales están a día de hoy en Madrid. 

Fuentes de CaixaBank, sin embargo, recuerdan que el ERE puede cambiar esta situación. El porcentaje de trabajadores de los servicios centrales que caerán en el expediente en Madrid y en Barcelona ha sido hasta ahora el Santo Grial de la negociación y todavía nadie se atreve a decir cómo será, en una realidad de la que automáticamente se derivará dónde reside el poder del banco y cuestiones más filosóficas sobre su catalanidad. Hasta ahora se ha sabido que el ERE (que se tiene que negociar y mejorará estas cifras) afectará, fuera de la red de oficinas, a 1.148 empleados de los servicios centrales y a 463 de los servicios centrales distribuidos, es decir, 1.611 lugares de trabajo.

Pero fuentes sindicales insisten que parece improbable que después del ERE Barcelona tenga mayoría sobre Madrid en el banco: los servicios centrales en Madrid tienen hoy por hoy 1.515 trabajadores más que los de la capital catalana. Así, para acabar con más personal en el back office, los afectados por el ERE que trabajan en servicios centrales en Madrid tendrían que representar más del 96% del total, una proporción que no entra dentro de ninguna previsión. A pesar de que nadie se atreve a precisar cómo irá el reparto (entre otras cosas, explican fuentes del banco, porque todavía no se sabe cuánta gente se apuntará a los planes de prejubilación y bajas incentivadas) parece descartado que una de las dos grandes sedes sufra un golpe tan fuerte respecto a la otra.

El centro de decisión

Si estas son las cifras de los servicios centrales que la Federació d’Estalvi de Catalunya (FEC) tiene sobre la mesa, no es menos relevante otro debate sobre dónde se tomarán las decisiones que afectan al banco. 

También por primera vez, la entidad tendrá una dupla dirigente en la que ni el presidente ni el consejero delegado son catalanes ni viven en Catalunya. Goirigolzarri es vasco y vive en Madrid, mientras que Gortázar es madrileño y también vive en la capital española. A pesar de esto, desde el banco se afirma que los dos pasan una gran parte de su tiempo en Barcelona: el consejero delegado, tres días por semana como mínimo, y el presidente, dos y medio de media. “En realidad el centro de decisión está en el puente aéreo”, apuntan fuentes del banco, en referencia a estos viajes frecuentes. “Más allá de los kilómetros que hacen, es indiferente dónde están los despachos”, argumentan, y más con el teletrabajo en auge. En este sentido, también se recuerda que las reuniones del consejo de administración se celebran en Valencia: “Las decisiones más importantes se toman desde ahí”.

En el no tan metafísico debate sobre dónde estará la capital del banco catalán también conviene mirar dónde estará la mayoría de su personal. Y la ventaja, en este caso, es para Catalunya: suma 10.581 trabajadores entre los de CaixaBank y los de Bankia, por los 9.883 de la Comunidad de Madrid provenientes de los dos bancos. Como el impacto más importante del ERE en términos absolutos lo sufrirá la comunidad de la capital española, el liderato de Catalunya en número de trabajadores está asegurado. Pero esto no desvanece la preocupación. Joan Maria Terribas, secretario general de la FEC, lo tiene claro: “No solo estamos preocupados, tenemos el convencimiento de que el banco dejará de ser catalán”.

Las cifras del banco en las dos capitales
  • 46.662 Nombre total de trabajadores de CaixaBank y Bankia después de su fusión. La cifra no incluye los cerca de 5.000 de la filial de seguros del banco catalán, VidaCaixa.
  • 10.581 Trabajadores totales de CaixaBank en Catalunya, incluyendo los 904 provenientes de Bankia. El ERE planteado prevé la pérdida de 754 puestos de trabajo, sin los de los servicios centrales, que no están cuantificados.
  • 9.883 Nombre de trabajadores de CaixaBank en la Comunidad de Madrid, incluyendo a los 3.616 que provienen del banco catalán. En la red comercial se perderán 1.511 lugares de trabajo, según el ERE presentado.
  • 1.412 Personal que tiene CaixaBank en sus servicios centrales de Barcelona. La cifra proviene íntegramente del banco catalán, porque Bankia no tenía servicios de ‘back office’ en la capital catalana.
  • 2.917 Personal que tiene hoy por hoy CaixaBank en sus servicios centrales de Madrid. De estos empleados en la capital española, 2.058 provienen de Bankia y 859 de CaixaBank.
stats