Movilidad
Economía 05/07/2022

Solo los coches de alta gama podrán circular como VTC urbanos

El Govern aprueba el decreto ley para regular el sector, que deja fuera de juego a plataformas como Cabify

2 min
Un coche de lujo UBER

BarcelonaLos vehículos de transporte con conductor (VTC) sí podrán continuar haciendo trayectos urbanos, pero solo si su vehículo tiene más de 4,9 metros –una cosa que acostumbra a ser una característica de los coches de alta gama–, tiene un vehículo adscrito a la licencia y ha estado prestando servicio durante el último año, entre otros requisitos.

Estas son algunas de las condiciones que incluye el decreto ley para regular los VTC que el Govern ha aprobado este martes y que desde el ejecutivo anuncian como "medida temporal". Hace una semana, el Govern llegó a un acuerdo con el PSC para sacar adelante este texto, que ahora el Parlament tiene un mes para convalidar.

La prisa por aprobar el decreto radica en el hecho que a finales de septiembre acaba la moratoria del decreto Ábalos, por el cual los VTC podían seguir ofreciendo transporte urbano; a partir del 1 de octubre la competencia pasa a manos de las comunidades autónomas, y en caso de no regular nada, los VTC tendrían que dejar de hacer este tipo de trayectos. De este modo, el Govern se asegura "que los que hasta ahora estaban trabajando lo puedan seguir haciendo".

Los 4,9 metros de longitud

El acuerdo con el PSC comportó añadir nuevos requisitos a la propuesta de decreto ley que planteaba el Govern en un inicio. Entre ellas, la más polémica es la norma de que los vehículos tienen que medir un mínimo de 4,9 metros de longitud, y en el caso de vehículos nuevos, tienen que tener los distintivos 0 o Eco.

Esta longitud mínima deja fuera de juego a plataformas como Cabify, que basa gran parte de su flota en España en los Skoda Octavia (4,68 metros) y Skoda Superb (4,8 metros). Estas plataformas tendrán que cambiar la flota si quieren continuar operando dentro del área metropolitana de Barcelona.

De hecho, este requisito blinda los VTC tradicionales, que acostumbran a ser coches más lujosos y de empresas no tecnológicas, y que se utilizan para hacer trayectos al aeropuerto o trayectos pedidos con mucha antelación.

Más condiciones

El resto de condiciones que incluye el texto son: ser titular de una licencia de VTC domiciliada en Catalunya y con vehículo adscrito durante al menos el último año; disponer de un seguro que cubra hasta 50 millones de euros, como la de los taxis, y carné de conducir con un mínimo de dos años de antigüedad. Cada ayuntamiento podrá requerir a los conductores formaciones específicas.

Lo que no entra en el texto es la condición que reclama el sector del taxi: la proporción de un VTC por cada 30 taxis. Esta proporción está actualmente en trámite judicial, y hasta que el Tribunal Europeo no se pronuncie, no es de obligado cumplimiento. En todo Catalunya hay actualmente 12.300 taxis, de los cuales 10.500 están en Barcelona. Por el contrario, hay 4.000 VTC autorizados en Catalunya, y de estas solo 1.455 están realmente activas y cumplen parte de las condiciones del nuevo texto. De estas 1.455, unas 700 serían VTC tradicionales, según datos del departamento de Vicepresidencia.

Este decreto tendrá una vigencia de dos años prorrogables a dos más, hasta poder disponer de una nueva ley. Aquellos que no cumplan las condiciones del texto podrán continuar haciendo trayectos interurbanos, a pesar de que más del 90% de los trayectos que se piden son dentro del área metropolitana de Barcelona.

stats