Economía 19/12/2021

Enrique Sáez: "Con el dinero en efectivo el estado facilita la vida a los delincuentes, y no sé si es su función"

5 min
Enrique Sáez Ponte, apóstol de la desaparición del dinero en efectivo.

Corría el 1994, pronto hará treinta años, cuando Enrique Sáez Ponte (A Coruña, 1947) escribía a la prensa que "ya podemos imaginar una economía que funcione sin efectivo" y en 2001 ya vinculaba los billetes de 500 a Bin Laden, pero no porque fueran difíciles de encontrar sino porque eran la moneda preferida de los criminales y los terroristas. Hoy Sáez, ex directivo del Banco Pastor, sigue haciendo apostolado a favor de la desaparición del cash y acaba de publicar La energía os cura del dinero 2.1 (Europa Ediciones), segunda versión de un libro publicado en 2007. Él mismo cree que fue de los primeros a escala internacional en defender la abolición del metálico.

¿Cómo llegó a esta conclusión por primera vez?

— Yo era responsable de medios de pago de Pastor e iba a las reuniones con Visa y 4B. Teníamos una competencia pública: el Banco de España regalaba los billetes. Emitir dinero es un negocio: haces papel y a cambio del papel te dan un dinero, y con los tipos de interés altos era muy buen negocio. Pero actuaba como un monopolista: ¡prohibía a los bancos cobrar el servicio de caja, que es lo más caro que dan! A mucha distancia del siguiente. Si haces una transferencia por ordenador te cobran comisión; ahora bien, si ibas con monedas a una oficina no te cobraban nada, a pesar de que esto ha empezado a cambiar. El banco tiene que contarlas, guardarlas, llamar a la empresa de transporte... es carísimo. Y con el riesgo de que algún trabajador ponga la mano en la caja o que haya un atraco. Y me di cuenta de que este servicio público al primero a quien ayudaba era a ETA. En el libro cito una carta de extorsión de ETA que decía: "Per razones de seguridad le rogaríamos que hiciera su aportación en billetes". Sin este magnífico servicio público, ETA no habría existido.

Las extorsiones hace años eran siempre en metálico, pero esto está cambiando. Los hackers piden criptomonedas a cambio de desbloquear los ordenadores de las empresas. ¿Esto no debilita los argumentos en contra del cash?

— Los sistemas alternativos tendrán mucho menos impacto que el papel moneda. Primero, porque en mi opinión las criptomonedas acaban siendo trazables. Una organización que hacía ataques informáticos y pedía rescates en bitcoins fue desarticulada en primavera en los Estados Unidos: les requisaron todos los bitcoins. Y, por otro lado, yo no veo que se paguen papelinas [de droga] en bitcoins. El precio cambia muchísimo cada día porque sea un sistema de pago. Otra cosa es que sea un activo en el cual invertir. Pero no le veo la flexibilidad que tiene el billete. De hecho, los billetes no paran de aumentar. Según el Banco Central Europeo, las retiradas de efectivo cayeron un 31% en 2020, pero el valor de los euros emitidos por el mismo BCE creció un 11% durante aquel año.

El mismo BCE ha dicho que el uso del metálico cayó en 2020 pero que la demanda de tener cash aumentó mucho, en 550 euros por persona. La tesis del banco es que muchos preferían tener metálico guardado ante la incertidumbre de la crisis que teníamos encima.

— El hecho es que las retiradas de efectivo han bajado. Y el BCE ha seguido emitiendo, sobre todo billetes de 50, 100 y 200 euros, que son los que la gente casi no usa. En los EE.UU., desde hace dos o tres años, el billete más imprimido es el de 100 dólares. A pesar de que nadie lo usa y que el 80% están fuera del país. Insisto: el estado facilita la vida a los delincuentes y a los evasores fiscales. Y no sé si es su función.

Los beneficios de eliminar el efectivo son bastante obvios. Pero hablemos de los riesgos. ¿Qué pasaría el día siguiente de una eventual supresión?

— Se tienen que tener en cuenta algunos problemas de confidencialidad y de protección de datos, a pesar de que la gente regala más información a Facebook, diciendo dónde va y colgando fotos, que no con los movimientos de la cuenta corriente que tienen en el banco. Se tiene que hacer una transición que permita que la gente mayor y la no adaptada tenga tiempo de adaptarse. También hay la posibilidad de dejar las monedas un tiempo más...

¿Por qué?

— A un capo de la droga le costará pagar un cargamento de cocaína con un tráiler de monedas. Se tiene que hacer un plan. Dinamarca ya lo tiene para eliminar el efectivo en 2030. Suecia y Noruega, sin un plan específico, siguen el mismo camino. En Suecia no se puede pagar nada vinculado al sector público, transporte público incluido, en efectivo. Lo importante es que se hable. No he hecho el libro para hacerme rico ni nada. La sociedad civil tiene que impulsar debates como este. Porque la tecnología nos permite, por primera vez desde que se inventaron el dinero hace miles de años, que los pagos sean totalmente trazables.

Otro riesgo: la inclusión financiera. En Europa hay 13,5 millones de adultos sin banco. ¿Los ignoramos?

— La tecnología lo puede solucionar. Yo propongo, por ejemplo, que la tarjeta de la seguridad social se convierta en una tarjeta de pago. Se podría cobrar el salario social [ingreso mínimo vital, renta mínima garantizada, etc.] y que el dinero se depositara en un banco público para desfavorecidos.

¿Pero y la gente que pide dinero por la calle?

— Estas cosas se tendrán que tener en cuenta. Por eso propongo que se cree un comité de expertos que piensen la transición. Uno de nuestros defectos es que discutimos mucho sobre principios y no tanto sobre soluciones. Entonces nos aferramos a una cosa, la confidencialidad, los desfavorecidos... El BCE dice que el metálico beneficia a los desfavorecidos: debe de ser por eso que emite más de 100 y 200 euros. Me parece hipócrita.

¿El BCE qué gana? ¿El negocio que decía al principio?

— [Ríe] En los bancos centrales les encanta ser los herederos del privilegio real de emitir moneda. Y tiene un aparato de gente que vive bien y cobra buenos sueldos. Es muy difícil que los aparatos se autoeliminen las funciones.

Otro argumento en contra: los bancos ya tienen actualmente tipos negativos: pagan por el dinero que depositan en el BCE. Si esto lo hacen a los clientes, estos todavía tienen la opción de retirarlos y guardarlos en casa. Pero si suprimimos el cash, estamos desprotegidos.

— Hoy en día, con las fintech , la banca no distribuida... Tienes alternativas. ¡Y puedes comprar oro, si quieres! Los billetes no son el único sistema para mantener el valor.

Estamos asumiendo que toda la población tiene la formación financiera suficiente para invertir en activos diferentes del dinero y mantener el valor. ¿No es osado?

— La gente encontrará la manera de defender el valor sin necesidad de billetes. Eliminar el cash tiene algunos inconvenientes, obviamente, pero son bastante salvables con la tecnología que tenemos, y también tenemos que tener en cuenta la gentuza que vive de esto. Hay pros y contras, pero por eso quiero generar un debate.

Usted defiende que los tipos negativos pueden ser, de hecho, una buena solución si desaparece el efectivo.

— Para salir de una recesión, la herramienta habitual es bajar los tipos de interés y elevar el gasto público para fomentar la demanda y cubrir necesidades sociales. Si pudieras aplicar tipos negativos [a todo el mundo], el sector público no gastaría tanto y no asumiría una deuda gigante que complica mucho la época posterior a la recesión. Keynes hablaba de ello.

Si se dice a la gente que a partir de mañana los 1.000 euros de sueldo que cobra serán menos cuando los saque del banco... ¿Hombre, quiere decir que lo aceptarán?

— Se tendría que ver... Las empresas empezarían a crear ocupación el día siguiente mismo. Porque si hay tipos negativos preferirán invertir. Teóricamente, aparecerían nuevas oportunidades de trabajo. Se tiene que encontrar un equilibrio. El tema es que no hay bastante debate sobre la posible retirada de los billetes, que aguantan una enorme economía sumergida y también criminal.  

stats