Crónica
Economia 01/03/2021

El futuro es un mundo lleno de autónomos y con renta básica universal

Andreu Mas-Colell y Philippe Van Parijs reflexionan sobre cómo la pandemia cambiará el mundo del trabajo

3 min
Philippe Van Parijs y Andreu Mas-Colell en el tercer ciclo "En tránsito", moderado por Elena Costas
Disponible en:

BarcelonaEn el futuro pospandémico hay mucho teletrabajo, más autónomos, un subsidio de paro diferente e ingresos mínimos garantizados. Las empresas no tendrán sedes tan grandes y las ciudades, para crecer, lo tendrán que hacer asumiendo que la gente necesitará espacios más grandes para vivir y trabajar en el mismo lugar. Esto es, cuando menos, lo que divisen en el futuro Andreu Mas-Colell y Philippe Van Parijs. El economista catalán y el filósofo belga han reflexionado sobre la cuestión en el tercer diálogo del ciclo EN TRÁNSITO: Debates para un cambio de época organizado por el ARA para intentar entender cómo será la época posterior a la actual.

Lo que hace de puente entre una época y la otra es la pandemia. Y la pandemia, llevada al mundo laboral, significa teletrabajo. Para Mas-Colell, catedrático emérito de la Universitat Pompeu Fabra y ex conseller de Economía de la Generalitat de Catalunya, el cambio empieza precisamente por aquí. “El teletrabajo tendrá un impacto muy sustancial en la estructura de las empresas, en el tipo de contratos que veremos”, introduce. Habla de trabajadores mayoritariamente autónomos y de la transformación a la que se verá abocada la Seguridad Social.

Porque si, como dice, el modelo laboral del futuro es más bien una red de autónomos, esto tiene que ir de la mano de un sistema de Seguridad Social “más potente, que garantice unos ingresos mínimos y con unas estructuras nuevas de seguros de paro”, explica Mas-Colell. 

Philippe Van Parijs, doctor en filosofía y ciencias sociales por la Universidad de Lovaina y presidente del comité asesor de la red europea de renta básica, coincide con él. Y añade que todo esto solo pasará si el teletrabajo se aplica con la libertad que lleva implícita, sin la implantación de formas de control que lo equiparen al trabajo presencial. Pero, más allá de esto, para Van Parijs el punto clave es la renta básica. Una cuestión tan compleja que incluso entre ellos hay disparidad de opiniones.

¿Rentas para todo el mundo o puestos de trabajo para todo el mundo?

El filósofo defiende un modelo en el que absolutamente todo el mundo tenga un ingreso básico. “Tenemos que aportar ingresos a la gente que les permitan acceder a puestos de trabajo que les resulten importantes”, propone. La apuesta por la formación es esencial en su discurso: es lo que prevendría que hubiera personas que se conformaran con este dinero para vivir. Cree, además, que es una política que tendría que venir de la Unión Europea: solo así se evitaría abrir nuevos problemas en términos de fiscalidad.

Mas-Colell cree que para llevar este planteamiento a España habría que “desmontar el estado del bienestar" tal como lo conocemos: el gasto sería tan grande que dejaría cortas las inversiones en educación o sanidad. Su propuesta es priorizar la ocupación, y establecer un sistema de ingreso mínimo para aquellas personas con sueldos inferiores al que se entienda como salario digno. Respecto a las rentas más altas, también está claro: “A mí no me molesta mucho si una persona que tiene mucho dinero recibe algo más, porque si hacemos las cosas bien, acabaremos consiguiendo que esta persona devuelva dinero al Estado a través de sus impuestos”, plantea. 

Una utopía realista

Donde las opiniones del uno y del otro se vuelven a encontrar es en el hecho de que, sea con la forma que sea, conseguir este ingreso básico es una utopía, pero una utopía realista. Van Parijs define el término como “cosas que ahora no son políticamente factibles pero que, si reflexionas, las encaras de una manera crítica y las confrontas con críticas económicas, sociológicas y jurídicas, pues acabas luchando por ellas”. “Cuando uno se dedica a la práctica real es muy bueno poder apuntar hacia una utopía realista que, a pesar de que esté lejos, marca la dirección a seguir”, concluye Mas-Colell. 

El diálogo entre estos dos expertos es la tercera parte de un ciclo de reflexión sobre el futuro que inauguraron la socióloga y economista Saskia Sassen y el periodista David Wallace-Wells discutiendo cómo habitar un mundo en transformación. También han participado en ellos la escritora Siri Hustvedt y el historiador Carlo Ginzburg, que hablaron sobre los relatos que construyen este futuro.

stats