Laboral
Economía 27/08/2021

La huelga de los 'riders' de Glovo paraliza la actividad en los supermercados de la empresa

Los trabajadores reclaman ser contratados directamente por la compañía y no por una ETT

2 min
Las bicicletas de los repartidores concentrados a la sede de la empresa en el primer día de huelga

BarcelonaLa primera huelga formal en el sector del reparto a domicilio ha conseguido hacerse notar. Unos 150 trabajadores de los supermercados de Glovo se han concentrado este viernes por la mañana ante la sede de la empresa y han repetido la acción a primera hora de la tarde en el centro de Barcelona para reclamar su contratación directa y algunas mejoras en las condiciones laborales. Así se ha saldado la primera de nueve jornadas de huelga que se repartirán entre este fin de semana y los dos siguientes. La primera movilización ha tenido un 100% de seguimiento, según CCOO de Catalunya, y ha paralizado la actividad en los supermercados que la empresa tiene en Barcelona.

En total son seis centros desde los que se preparan los pedidos cuando un usuario de Glovo compra comida de urgencia directamente a la empresa. Y también son el área de negocio que ha concentrado la mayoría de las contrataciones que ha hecho la plataforma a raíz de la ley rider, que prohibió este tipo de compañías operar con trabajadores autónomos desde mediados de agosto. Con todo, la gran queja de este conjunto de nuevos empleados es que, en realidad, quien los ha contratado ha sido una empresa de trabajo temporal (ETT) y no Glovo.

Esta plataforma, ha señalado Javier Pacheco, secretario general de CCOO de Catalunya, utiliza "un entramado de empresas subcontratadas para saltarse la laboralidad en la empresa". La gran demanda de este portavoz sindical a la dirección de la compañía ha sido que se siente con los trabajadores a negociar un convenio colectivo.

"Queremos que Glovo regule las condiciones de trabajo de los repartidores, que abra la puerta a desarrollar sus funciones con normalidad y al mismo tiempo que dé a los trabajadores una forma de ganarse la vida de manera digna", ha sintetizado.

La movilización también ha sumado parte de los repartidores que todavía continúan siendo autónomos, que son los que se encargan de los pedidos sobre todo de restaurantes. El llamado Movimiento Independiente de Glovers de Barcelona ha reclamado también este viernes en un comunicado que se suba hasta los 2 euros la tarifa base mínima que cobran por carrera, que se les abone lo que corresponde aunque los pedidos se cancelen o que se desbloqueen las posibilidades de propina que se ofrecen al usuario, entre otras cosas.

stats