Mercado laboral
Economía 06/02/2022

La lección del covid: Madrid gana parados y Barcelona los pierde

La capital del Estado y Alicante son las únicas grandes ciudades donde aumentan los parados desde el inicio de la pandemia

3 min

“Los datos del paro son positivos porque Madrid sigue tirando de España”. Son palabras del alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez-Almeida, cuando se dio a conocer el desempleo del diciembre pasado. En la misma línea la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, aseguraba vía Twitter, entre otras afirmaciones, que “Madrid lidera en diciembre la reducción del paro en España”.

Pero, ¿realmente tienen razón los dirigentes madrileños? ¿Qué grandes ciudades españolas han superado la pandemia en el ámbito laboral? El ARA ha cogido los datos de paro de febrero del 2020, justo antes de la llegada del covid, de las 30 ciudades de más de 200.000 habitantes que hay en España y las ha comparado con la cifra de parados del diciembre pasado, las últimas publicadas por el Servicio de Empleo Estatal (SEPE) –las del enero desglosadas por municipios todavía no se han dado a conocer–. El resultado de la comparativa es que solo dos ciudades tienen más desempleados en cifras absolutas que antes de la pandemia. Son Madrid y Alicante. La primera tiene un 3% más y la segunda, un 6% [ver gráfico]. Barcelona, en cambio, ha reducido el paro en un 10% en este periodo.

Los datos sorprenden especialmente cuando hay una dura campaña política para destacar las virtudes de la capital de España gobernada por el PP y su gestión del covid, en oposición a la Barcelona de Podemos, acusada de ser una ciudad enemiga de la actividad económica.

Los motivos

De la estructura productiva a la pérdida de población

Tanto el catedrático de economía de la UPF José García Montalvo como el profesor de economía aplicada de la UB Raül Ramos aseguran que los motivos de la subida del paro de Madrid pueden ser diversos. Citan el hecho de que la estructura productiva de la ciudad puede depender más de los servicios, uno de los grandes afectados por las restricciones del covid, o la ganancia o pérdida de población durante este tiempo. “Puede ser que los que se hayan quedado sean los que tienen menos empleabilidad”, explica Ramos. Otro factor podría ser el estacional, puesto que en diciembre gracias a la campaña de Navidad acostumbra a bajar el paro. Ahora bien, si se cogen los datos de parados de diciembre del 2019, cuando todavía no había irrumpido el coronavirus, y se comparan con las del diciembre pasado, Madrid también gana parados, concretamente 12.787; en cambio, Barcelona pierde 5.664 y Sevilla, 1.005.

En el caso de Alicante una posible explicación del aumento, afirman los expertos, sería su dependencia del turismo, todavía lejos de recuperar los niveles precrisis y, en especial, de los viajes que organiza el Imserso para jubilados a la ciudad.

Tipo de trabajo

Más trabajos parciales que antes de la pandemia

“Durante estos casi dos años de pandemia los puestos de trabajo que se han generado han sido sobre todo en el sector público y en parte causados por la pandemia”, explica Montalvo. Los dos ámbitos que más trabajo han dado son dos de los más impactados directamente por el covid: la sanidad y la educación. Ahora bien, Ramos recuerda que pese a la bajada de parados, el número de horas trabajadas actualmente continúa siendo inferior al de antes de la pandemia. “Esto quiere decir que hay más trabajos a tiempo parcial”, apunta el profesor. Según datos del EPA, el año pasado se trabajaron en el Estado 30.266,4 millones de horas, 1.177 millones menos que en 2019, que se cerró con la cifra de 31.443,4 millones de horas. El motivo –añade Ramos– es que parte del sector servicios todavía no se ha recuperado por las restricciones que todavía sufren y que han sufrido estos últimos dos años.

Reforma laboral

¿Encarecerá los despidos y/o reducirá la precariedad?

¿La reciente y polémica reforma laboral ayudará a recuperar estas horas y a vencer la precariedad que sobrevuela el mercado de trabajo español desde hace años? Los expertos tienen opiniones diferentes sobre su impacto. “Lo que hará la reforma será encarecer los costes de despido, porque las empresas que necesiten trabajadores temporales les tendrán que hacer un contrato indefinido y cuando ya no tengan trabajo para ellos los despedirán”, explica Montalvo. El profesor de economía aplicada de la UB tiene otro punto de vista. Defiende que si se reduce la temporalidad el trabajador tendrá más estabilidad y, de rebote, más opciones de promoción dentro de la empresa. El tiempo dirá hacia dónde se inclina la balanza.

stats