Economia 12/01/2021

Muere Sheldon Adelson, magnate norteamericano del juego y promotor del fallido proyecto de Eurovegas

El empresario era uno de los principales donantes de la campaña electoral de Donald Trump

Leandre Ibar Penaba
3 min
Imatge del 2012 de Sheldon Adelson, propietari del conglomerat de casinos Las Vegas Sands.

BarcelonaEl multimillonario norteamericano Sheldon Adelson, propietario de la empresa de casinos Las Vegas Sands, ha muerto este martes a los 87 años debido a un cáncer. Según Bloomberg, Adelson era la vigesimocuarta persona más rica del mundo, con una fortuna de 33.900 millones de dólares (unos 27.900 millones de euros) que hizo con el negocio del juego. En 2013 intentó entrar en el negocio del juego en España a través de Eurovegas, un fallido proyecto de un megacomplejo de casinos y hoteles.

El proyecto tenía inicialmente dos posibles emplazamientos, el Baix Llobregat y Alcorcón, en Madrid. Finalmente, Las Vegas Sands optó por Madrid –donde contaba con el apoyo de los gobiernos locales y del autonómico– y la Generalitat anunció el proyecto de BCN World en la zona de PortAventura, que todavía se tiene que construir también.

Inversiones en Macao

El magnate, nacido en la ciudad de Boston en 1933, era hijo de un taxista judío de familia polaca y de una cosedora con raíces en Gales. Su historia es la típica del empresario norteamericano hecho a si mismo, que empezó vendiendo diarios en la calle cuando era adolescente y construyó un imperio corporativo sin ningún título académico colgado en la pared.

De hecho, Adelson abandonó la Universidad de la Ciudad de Nueva York sin acabar los estudios y hasta 1979 sacó adelante, con suerte diversa, docenas de negocios que le permitieron hacer una primera fortuna. Fue entonces cuando se centró en el negocio de las convenciones en Las Vegas, la capital de los casinos de los Estados Unidos, a través de una empresa de congresos de informática.

Con los beneficios de las convenciones, amplió la compañía comprando un centro de congresos y dos de los emblemáticos hoteles casino de la ciudad, el Vegas Sands y The Venetian, que fueron las bases del gran crecimiento de su empresa.

Sin embargo, el gran salto adelante lo dio gracias a entrar en el negocio del juego en la antigua colonia portuguesa de Macao, cuando esta pasó a China y expiraron las licencias que daban el monopolio del juego en este territorio a varias compañías de Hong Kong. La buena marcha de sus negocios en Macao hizo que siempre hablara bien del régimen chino.

Adelson es el principal responsable de convertir a Macao en la gran capital del juego del planeta, por delante incluso de Las Vegas. Posteriormente abrió el complejo hotelero y de juego Marina Sands Bay en Singapur, donde invirtió 6.000 millones de dólares.

Donante republicano

El aspecto más controvertido de la vida de Adelson ha sido su apoyo a las causas políticas conservadoras, sobre todo a través de donaciones millonarias al Partido Republicano de los EE.UU. "Estoy en contra de que gente muy rica influencie en las elecciones, pero mientras se pueda hacer lo haré, porque sé que tipos como [el multimillonario y donante demócrata George] Soros hace años o décadas que lo hacen", dijo en 2012 en una entrevista a la revista Forbes.

Adelson fue uno de los empresarios que mantuvo intacto su apoyo al presidente Donald Trump. Concretamente, en 2020 el empresario del juego hizo donaciones de unos 100 millones de dólares a las campañas electorales del Partido Republicano. Así como dio millones a políticos conservadores de los Estados Unidos, Adelson también fue uno de los principales valedores en el mundo empresarial del actual primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"Era un patriota norteamericano, un benefactor generoso de causas caritativas y un firme defensor de Israel", declaró en un comunicado el expresidente de los EE.UU. George W. Bush, uno de los grandes beneficiados de las donaciones de Adelson durante la década de los 2000.

La defensa del estado de Israel fue uno de los otros pilares de su actividad política, junto con la lucha contra la legalización del cannabis, también con finalidades médicas. La oposición a la legalización tiene el origen en la muerte con 48 años de su hijo Mitchell por sobredosis, en 2005.

stats