Financias personales
Economía 09/04/2022

Todas las novedades fiscales de la campaña de la renta

Los incentivos a los planes de pensiones empresariales y los nuevos tramos de IRPF a las rentas altas son los cambios más destacados

4 min
Campaña de la declaracio de renta 2021

BarcelonaLa campaña de la declaración de la renta vuelve este 2021 con varias novedades. La más importante afecta a los ahorrativos que tengan dinero en planes de pensiones personales, puesto que se podrán deducir menos, así como aumentos del IRPF para las rentas más altas y cambios en la tributación de los alquileres de viviendas y locales comerciales.

Incentivos a los planes de pensiones de empresa

En 2021 entraron en vigor los cambios introducidos por el Gobierno español en las deducciones de los planes de pensiones, que tienen como objetivo “incentivar los planes de empresa”, explica Carme Jover, presidenta de la comisión de fiscalidad del Colegio de Economistas y profesora de la Barcelona School of Management de la UPF. En España, como en otros muchos lugares de Europa, la proporción de la población en edad de trabajar es cada año menor y, además, los sueldos reales hace tiempo que están estancados, mientras que el número de pensionistas crece cada año.

Para entender los cambios de este año hay que entender primero que hay dos tipos de planes de pensiones: los individuales y los de empresa. Los primeros son los que tienen como titular a una persona física, que va haciendo aportaciones en el fondo hasta que se jubila y pasa a cobrarlo. Los segundos son los que las empresas hacen para sus trabajadores. En este caso, también tienen como titular a una persona –en este caso un empleado–, pero las aportaciones las hace la empresa que le da trabajo. Además, el trabajador puede, si quiere, hacer aportaciones personales de su sueldo.

Hasta ahora, los planes individuales permitían deducir de la declaración de la renta las aportaciones hechas aquel año hasta una cantidad máxima de 8.000 euros. Esta cifra se reduce ahora a los 2.000 euros.

Los trabajadores que tengan un plan de empresa sí que pueden seguir deduciéndose los 8.000 euros de aportaciones hechas por la compañía en su plan. Es decir, las aportaciones las hace la empresa, pero la rebaja fiscal la disfruta el empleado. Además, puede añadir también las aportaciones que haga él personalmente en el plan hasta el máximo de 2.000 euros.

Así pues, un trabajador con un plan de empresa puede llegar a obtener una deducción de 10.000 euros. Si el plan es individual, el máximo es de 2.000 euros.

Nuevos tipos en el IRPF

El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) es el impuesto que afecta a más gente cuando se hace la declaración, puesto que lo pagan todos los trabajadores –asalariados y autónomos–, los pensionistas y los propietarios de activos que cobren rentas derivadas (pagos de alquileres, rendimientos de fondos de inversión o dividendos empresariales, por ejemplo).

En cuanto al gravamen que afecta a las rentas del trabajo –o sea, los sueldos–, este impuesto tiene dos tramos, uno que lo establece el Gobierno español y otro que lo establecen las administraciones autonómicas. Con la declaración de 2021, el Estado introdujo un nuevo tramo para los salarios superiores a 300.000 euros anuales.

Si se combina el tramo estatal con el que establece la Generalitat, en Catalunya los sueldos superiores a estos 300.000 euros pasarán a pagar un 50%. Jover destaca que Catalunya –junto con alguna otra comunidad– tiene el tipo máximo más elevado del Estado.

Además, el IRPF también graba las rentas del capital, que lo marca el Estado. En 2021 entra en vigor un nuevo tramo superior del 26% para rentas que sobrepasen los 200.000 euros.

Casilla para criptomonedas

Otra novedad es la inclusión de una casilla específica para declarar las inversiones en criptomonedas, que hasta ahora iban en el apartado de otros bienes económicos. Sin embargo, no cambia la tributación, puesto que siguen con el tratamiento de cualquier renta del ahorro y el capital y, por lo tanto, tributan el IRPF correspondiente en caso de ganancias.

Deducciones de alquileres para propietarios

La declaración también autoriza deducciones a los propietarios de inmuebles –si no son grandes tenedores– que redujeron los precios de los alquileres de sus propiedades durante el primer trimestre de 2021. En el caso de los alquileres de locales comerciales y oficinas, se permite una deducción de toda la rebaja del alquiler, siempre que las empresas arrendatarias sean de sectores afectados por la pandemia.

En el caso de alquileres para vivienda, siempre se había podido deducir un 60% de las reducciones de alquiler, pero ahora hace falta que el alquiler haya sido liquidado por el propietario. Hasta ahora se podía deducir aunque el alquiler no hubiera sido declarado y se pillara en una inspección.

Deducciones reformas de viviendas

En el ámbito inmobiliario, el Gobierno español aprobó un decreto el año pasado para favorecer las reformas de inmuebles en dos ámbitos. El primero es una deducción del 20% –con un límite de 5.000 euros– del coste de las reformas de viviendas para reducir el consumo de calefacción un 7%.

El segundo es una deducción del 40% del coste de las obras para incrementar la eficiencia energética de la vivienda familiar habitual hasta una certificación de eficiencia A o B, con un tope máximo de 7.500 euros por vivienda. La misma medida también se aplica a las reformas de edificios residenciales, pero en este caso la rebaja fiscal es más alta: del 60% del coste de las obras y un límite de 15.000 euros deducibles.

stats