Economia 28/02/2021

Tres años de renovación masiva al frente de las patronales

En 2018 los presidentes de las grandes entidades catalanas sumaban 60 años en los cargos; ahora suman ocho

3 min
Los relevos a las patronales y entidades empresariales desde el 2018
Disponible en:

Barcelona“Tenemos que agradecer a la otra candidatura su propuesta: ha permitido hacer un ejercicio tan sano como poder participar en unas elecciones”. La convocatoria era tan histórica que no es extraño que en el discurso con el que Antoni Cañete, nuevo presidente de Pimec, celebraba esta semana su victoria aplaudiera serlo a través de unas elecciones. No solo porque hacía diez años que esta patronal catalana no ponía urnas o porque nunca antes se hubiera presentado nadie a competir, sino porque en el sector patronal o en las asociaciones empresariales escoger entre dos posibles presidentes es una rara avis. Hasta hace tres años, lo era incluso ver caras nuevas.

Pero desde 2018 la cascada de relevos en las grandes organizaciones empresariales empuja con fuerza. Si entonces los presidentes de las principales patronales y asociaciones catalanas sumaban en conjunto unos 60 años al frente de sus instituciones, esta misma operación suma hoy ocho años. La renovación también es evidente si el cálculo se traslada a las edades. Los entonces presidentes superaban los tres siglos y medio de vida todos juntos, y ahora la marca es 75 años inferior. De hecho, incluso en los sindicatos ha habido cambios, aunque estos sean un poco anteriores: Camil Ros es secretario general de la UGT catalana desde 2016 y Javier Pacheco lo es de CCOO desde 2017. 

També hay excepciones en dos patronales más pequeñas: Antoni Abad gobierna Cecot desde 2005 y María Helena de Felipe está en Fepime desde 2014. Pero también otro gran denominador común: los relevos son más de forma que de contenido. Porque en la mayoría de casos los que hoy ostentan la presidencia son los únicos que se postularon, y habitualmente son también las personas propuestas por sus predecesores. 

Cuando, por ejemplo, Xavier Faus cogió las riendas del Cercle d'Economia, lo hizo con Juan José Bruguera (el presidente saliente) definiéndolo como “la tercera generación del Cercle”, en referencia a su relativa juventud (ahora tiene 56 años). Pero la candidatura de Faus, como las de sus predecesores, era la única presentada. 

El caso de Foment responde a un patrón similar: Josep Sánchez Llibre, presidente de la patronal desde 2018, fue la única persona que se postuló para sustituir a Joaquim Gay de Montellà, que a su vez había cogido la silla siete años antes siendo el vicepresidente. Sánchez Llibre se postulaba con el apoyo de la CEOE (la gran patronal española), que entonces estaba presidida por Joan Rossell, que hasta 2011 y durante 15 años había sido el presidente de Foment. Otro círculo cerrado. 

A la Feria de Barcelona, que llegara Pau Relat en 2018 fue cosa de pactos público-privados: todas las entidades presentes en el consejo decidieron que fuera él quien sustituyera a José Luis Bonet. En este caso el cambio era triple: el movimiento acababa con un mandato que hacía 14 años que duraba y se saldaba con una persona 25 años más joven que su predecesor y que antes presidía una patronal soberanista, Femcat.

La excepción de las urnas

Quien capitaneará a partir de ahora Pimec, la última entidad que ha renovado su cúpula directiva, es quien ha sido el secretario general más de la mitad de los 24 años que Josep González ha sido el presidente, Antoni Cañete. La única diferencia, no poco significativa, es que llega al cargo habiéndose medido en unas elecciones contra una candidatura rupturista con la manera de hacer de la patronal. Aún así, el 83% de los socios que han votado esta semana lo han hecho a favor de mantener la línea tradicional. 

Este desenlace deja a la Cámara de comercio de Barcelona otra vez sola en la lista de cambios drásticos: en las elecciones que hizo esta entidad en 2019 ganó un candidato con discurso abiertamente independentista. A Joan Canadell lo ha sustituido un año y medio después su vicepresidenta, Mònica Roca, después de que él decidiera dar el salto a la política. Y esto lleva a otra nota de discordancia: que al frente de una de las grandes haya una mujer.

stats