Alimentación
Economía 07/08/2022

Un verano sin hielo: ¿por qué solo me ponen un cubito?

El alto precio de la energía y el plástico provoca escasez de hielo en los supermercados

3 min
Hay que tener cuidado con los refrescos que contienen azúcar

BarcelonaDespués de la falta de papel higiénico y harina durante la pandemia, y del aceite de girasol hace dos meses, ahora nos encontramos con una escasez generalizada de cubitos en medio de uno de los veranos más calurosos de los últimos tiempos. Si el lector todavía no se ha encontrado en la situación de que en su refresco solo pongan un solo y triste cubito y el camarero le comente que no puede poner más, probablemente se lo acabará encontrando. El motivo: una falta de stock generalizada de cubitos y hielo picado a escala nacional.

Todo tiene una explicación: los altos costes de la electricidad, el combustible y el plástico han disparado el coste de producir hielo, de forma que algunos de los productores pararon la producción o la frenaron un poco porque no les salía a cuenta producir tanto, de forma que ahora no dan abasto. Así, el precio de las bolsas de hielo se ha disparado entre un 250% y un 300%, puesto que hace falta mucha electricidad y es mucho más costoso producirlo.

También es un problema el aumento de precios del plástico, porque es el único material que puede soportar los cubitos y transportarlos, y hoy en día no hay ninguna alternativa.

Los más perjudicados por esta falta son los bares y restaurantes, que se ven obligados a limitar los hielos que ponen a los clientes. También las discotecas y los locales de ocio nocturno se encuentran con este problema, porque los proveedores les pueden proporcionar menos bolsas de hielo. El Makro mismo, cadena de comercio al por mayor donde compran muchos restauradores, está "bajo mínimos", según ha explicado en reiteradas ocasiones la propia empresa.

Racionamiento y precio

Ante la situación, la mayoría de los supermercados del país se están quedando sin stock, porque además de los clientes habituales, muchos restaurantes optan también por comprar en supermercados. Algunos, como los Mercadona o los Consum, ya han empezado a limitar el número de bolsas que puede comprar cada cliente.

Desde las empresas productoras, como Ice Ventura, que fabrica y distribuye hielo, explican que la situación para ellos "es muy complicada" y que no dan abasto. En declaraciones a RAC1, la administrativa de la empresa, Cristina Campos, explicó que después de la pandemia, como gesto para el sector de la restauración que lo había pasado mal, bajaron los precios del hielo, pero ahora, con el aumento desmesurado de costes, los han tenido que subir otra vez.

"Cuando empezó esta temporada, los teníamos que subir, porque los costes habían subido". Aun así, el aumento del precio es inferior al de los suministros, puesto que, según explica, "aún tendrían que subir más los precios para que fuera rentable".

El problema es generalizado. La empresa Hielos Estrella del Aljarafe de Coria del Río, en Sevilla, también ha explicado sus problemas. "No paramos ni para dormir", ha afirmado la portavoz de la compañía, Alba Aparicio. Según explica, la fábrica no para y hacen turnos de 24 horas de lunes a domingo, con una situación de estrés para poder alcanzar la sobredemanda que tienen.

El sector calcula que en España se producen unos dos millones de kilos de cubitos al día y con el que hay en stock se podría llegar a cubrir la demanda de cuatro millones diarios, pero esta demanda se ha disparado hasta el doble y las empresas productoras ya no saben qué hacer para atender los pedidos. Según Aparicio, esta situación "no se había vivido nunca en los 22 años de vida de la empresa".

La hostelería, preocupada

En cuanto a los restauradores, la preocupación también es tangible. "Está siendo un problema bastante importante, tanto para los restaurantes como para las empresas de cáterin de bodas y fiestas", explican al ARA desde el grupo Costa Brava Centro. "Muchos locales se encuentran con que no tienen hielo o se les acaba a mitad del día, e incluso hay restaurantes que tienen su propia máquina de hielo y que dan a los restaurantes vecinos".

A la vez, aquellos que tienen contratos con proveedores de un volumen determinado de bolsas de hielo "lo están viviendo mejor, porque se los prioriza antes que a los otros, pero sí que notan que se les trae muy racionado". En un principio, los proveedores no preveían subir los precios del hielo, pero según algunos restauradores , ya los están avisando de "que a partir del lunes probablemente empezarán a hacerlo".

De todos modos, desde los sindicatos aseguran que, hoy por hoy, para los restauradores se ve como un problema "puntual" y que la situación "no preocupa demasiado".

stats