Internacional 15/12/2021

18 años de prisión para el principal líder opositor de Lukashenko

Serguéi Tijanovski fue detenido y su mujer lo sustituyó en las elecciones de 2020

3 min
Belarus opposition leader Sergei Tikhanovsky jailed for 18 years

BarcelonaEl bloguero bielorruso Serguéi Tijanovski, uno de los principales opositores al presidente Aleksandr Lukashenko, ha sido condenado este martes a 18 años de prisión, una de las penas más largas de la historia moderna de Bielorrusia. Tijanovski es el marido de Svetlana Tijanóvskaia, que fue la principal candidata a sustituir al presidente bielorruso en las elecciones del verano del año pasado, justamente después de sustituir a su pareja, que había sido detenido en mayo cuando preparaba su campaña.

El tribunal lo ha condenado después de un juicio cerrado al público, en el que lo ha considerado culpable de haber organizado disturbios masivos y de incitar al odio social, unos cargos que él niega y que sus partidarios han dicho que son inventados y están motivados políticamente.

Tijanóvskaia, que se exilió a Lituania después de que Lukashenko se proclamara ganador de los comicios en medio de fuertes protestas y acusaciones de fraude, ha calificado la sentencia contra su marido de "venganza". "El dictador se venga públicamente de sus oponentes más fuertes. Mientras esconde a los presos políticos en juicios cerrados, espera continuar las represiones en silencio. Pero el mundo entero mira. No pararemos", ha manifestado en Twitter. "Estaba segura de que la sentencia sería muy dura, pero ahora solo me pregunto una cosa: qué más podemos hacer yo y la sociedad democrática para liberar no solo a Serguéi sino a todos los presos políticos", ha dicho a la BBC. Tijanóvskaia también ha asegurado que presionará a los países europeos y a los Estados Unidos para que actúen contra "esta ilegalidad" que reina en Bielorrusia.

Tijanovski ganó protagonismo en Bielorrusia después de comparar a Lukashenko, en el poder desde 1994, con un "escarabajo bigotón", un apodo que hizo fortuna entre sus opositores e impulsó todavía más la popularidad del opositor. Días después de anunciar su candidatura fue detenido y encarcelado acusado de agredir a un agente de policía, vulnerar el orden público y preparar disturbios. Este martes también han sido condenados cinco partidarios de Tijanovski, que han recibido penas de prisión que van de los 14 a los 16 años.

Rechazo de los gobiernos occidentales

La sentencia de este martes ha merecido el rechazo por parte de varios gobiernos europeos que, con más o menos contundencia, han condenado la sentencia. Noruega, por ejemplo, ha calificado el gobierno bielorruso de "régimen brutal que sigue silenciando a los críticos". "El comportamiento de Lukashenko es cruel e indigno de cualquier país civilizado", ha subrayado el ministro de Exteriores danés, Jeppe Kofod. "No hay excusa para las represiones políticas", ha dicho su homóloga estoniana, Eva-Maria Liimets. "La sentencia hace que Lukashenko parezca un niño pequeño asustado. Esta y otras condenas de prisión duras son despreciables", ha añadido el ministro checo, Jakub Kulhanek, que ha considerado que la UE tiene que empezar a imponer más sanciones.

La ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, ha calificado la condena de "escandalosa" y "realmente increíble", y ha pedido la liberación "inmediata e incondicional de más de 900 presos políticos". También la embajadora de los Estados Unidos en Bielorrusia, Julie Fisher, ha pedido liberar a Tijanovski: "Queda claro quién da más miedo al régimen. Los Estados Unidos, junto con nuestros socios, no desfalleceremos para asegurar la liberación incondicional de todos los presos políticos y de todos aquellos que se enfrentan a una detención injusta y a sentencias vengativas", ha escrito en Twitter.

Lukashenko tiene un largo historial de persecución de la disidencia, hasta el punto de que todos los políticos opositores están entre rejas o exiliados. En julio, un mes antes de las elecciones, un tribunal condenó a Viktor Babariko, rival del presidente bielorruso, a 14 años de prisión por unos cargos de corrupción que él niega; en septiembre, Maria Kolesnikova, una de las promotoras de las protestas masivas del año pasado, fue condenada a 11 años.

La reelección de Lukashenko en agosto del año pasado, considerada ilegítima y no reconocida por los países occidentales, derivó en meses de protestas en las calles que intensificaron todavía más la represión. Según la relatora especial de la ONU en el país, Anaïs Marin, más de 35.000 personas han sido detenidas arbitrariamente durante el último año en Bielorrusia, y el miedo a las represalias ha provocado que decenas de miles de personas se hayan marchado del país.

stats