Covid-19
Internacional 21/12/2021

Alemania perfila restricciones más duras para parapetarse contra la ómicron

Reuniones de máximo 10 personas, discotecas cerradas y fiestas de Fin de Año anuladas, entre las medidas sobre la mesa

3 min
Visitantes de un mercado de Navidad a la ciudad alemana de Colonia.

DortmundLas cifras de contagio en Alemania son, hoy por hoy, decrecientes. Pero las alarmas no dejan de sonar. Si bien el país parece recuperarse poco a poco de la cuarta oleada de la pandemia, los expertos ya ven venir la quinta, una vez la variante ómicron, todavía muy minoritaria en el país, se esparza por todo el territorio a inicios del año que viene.

Las advertencias del nuevo Consejo de Asesores sobre el Coronavirus que ha formado el incipiente gobierno del canciller alemán Olaf Scholz han sido claras: solo con una actuación rápida y preventiva se puede evitar un colapso de infraestructuras críticas como el sistema hospitalario, los cuerpos de policía y bomberos o centros de abastecimiento de agua y electricidad. Por eso el ejecutivo de Berlín y los diferentes líderes regionales del país se reúnen de urgencia este martes por la tarde para acordar nuevas medidas que permitan hacer frente al explosivo adelanto de la nueva cepa del covid.

Según los proyectos de resolución que hay encima de la mesa de los políticos, a partir de la semana que viene se endurecerán las restricciones de contactos también para los vacunados y recuperados de covid. 

Las fiestas de Fin de Año con muchos invitados quedarán prohibidas. A partir del 28 de diciembre solo podrán reunirse, como máximo, diez personas vacunadas o que se hayan recuperado de la enfermedad en un espacio interior, excluidos los niños de menos de 14 años. Hasta ahora, el gobierno central y los de los diferentes estados federados habían acordado autorizar actos de hasta 50 personas en interiores y de 200 al aire libre.

Endurecimiento de restricciones para los no vacunados

La reglamentación todavía es más dura para los no vacunados: si en un encuentro hay una sola persona no vacunada, entonces solo se pueden reunir los miembros de una familia con dos personas más. Aquellos que no han recibido la pauta completa de vacunación solo pueden entrar en los comercios de productos esenciales. 

Entre los acuerdos políticos que se prevé anunciar este anochecer hay otras restricciones sobre las actividades de ocio. Clubs y discotecas tendrán que cerrar sus espacios interiores a partir del 28 de diciembre. También se prohibirán todas las salas destinadas a bailar. En algunos estados federados con incidencias de más de 350 casos semanales por cada 100.000 habitantes ya se aplicaban estas medidas. Por ejemplo, en Baviera, Turingia y Sajonia.

También el deporte profesional alemán y la cultura quedará afectada de lleno por las nuevas restricciones. El proyecto de resolución planteado prevé que a partir del 28 de febrero toda actividad con participación transregional, así como grandes acontecimientos, en centros deportivos y culturales, tendrá que tener lugar sin espectadores. 

En la Bundesliga de fútbol se permitía hasta ahora –menos en Baviera y Sajonia– una ocupación del 50% del aforo de los estadios hasta un máximo de 15.000 espectadores. Pero ahora volverán los partidos a puerta cerrada.

También se ven afectados todos aquellos organizadores y promotores culturales, bandas de música, grupos de teatro y otros artistas, que se tendrán que conformar con retransmitir por internet sus actuaciones. Los museos, en cambio, hoy por hoy, se mantendrán abiertos.

Antes de la reunión, Scholz y los líderes regionales han instado a la población a “limitar la cifra de contactos durante las fiestas familiares de Navidad según su propia responsabilidad”. Robert Koch Institute, la institución pública alemana encargada del control de enfermedades de transmisión, ha ido más allá y ha comunicado este mediodía su propuesta para parapetar el país contra la variante ómicron: “Máxima reducción de contactos, máximas medidas preventivas, máxima velocidad en la campaña de vacunación, reducción de los viajes a los estrictamente necesarios e intensivo acompañamiento comunicativo a la ciudadanía para facilitar la comprensión de las medidas que hay que aplicar”.

Con todo, las autoridades han comunicado este martes que la incidencia a siete días ha bajado a Alemania a 306,4 casos por cada 100.000 habitantes –hace una semana era de 375– y los nuevos infectados por coronavirus registrados en 24 horas son 23.428, por 30.823 el pasado martes. Pero a nadie se le escapa que la expansión de la ómicron puede cambiar rápidamente la buena tendencia de los últimos datos.

stats