Elecciones en Brasil
Internacional  /  América 03/10/2022

Las encuestas se equivocaban: Brasil está partido

La diferencia entre Lula y Bolsonaro es de solo seis millones de votos, poco más de 5 puntos

Joaquim Piera
3 min
Un partidario del presidente del Brasil, Jair Bolsonaro, pisa una bandera con una fotografía del expresidente y candidato presidencial del Brasil Luiz Inacio Lula da Silva

Río de JaneiroLas encuestas han fallado y lo que tenía que ser una holgada victoria de Lula da Silva ha sido en realidad el resultado de un país partido por la mitad. La pregunta el domingo era si al candidato de la izquierda le bastaría con la primera vuelta y hoy, en cambio, es por qué la diferencia con el expresidente ultraconservador es solo de cinco puntos (seis millones de votos de un total de 124). El bolsonarismo, después de cuatro años en el gobierno, ha arraigado más de lo que se esperaba.

El mapa político brasileño no ha cambiado tanto de color y se muestra muy estable. Las regiones que votaron durante dos décadas a los socialdemócratas del PSDB ahora abrazan los idearios del bolsonarismo. Lula da Silva sigue siendo imbatible en el nordeste, una de las regiones pobres del país, donde ha ganado en todos los estados. Por su parte, como era previsible, Bolsonaro se ha impuesto en sus bastiones: los tres estados de la región sur y en el centre-oeste, dominado por los terratenientes y los grandes productores de primeras materias agrícolas. En cuanto al norte, los dos grandes adversarios se han repartido los estados amazónicos.

Las mujeres y los jóvenes

Bolsonaro ha mejorado sensiblemente su penetración en el voto femenino, que es uno de sus puntos débiles. Por eso, se ha centrado en las votantes conservadoras, no necesariamente evangélicas, que defienden una concepción de familia tradicional y que no quieren ni oír a hablar de la ampliación de la ley del aborto. La táctica es seguir haciendo hueco aquí de cara a la segunda vuelta.

La extrema derecha ha pinchado entre los más jóvenes, que han abrazado a Lula como una opción válida y actual. Bolsonaro lo ha atribuido a las campañas de los grandes medios de comunicación para incentivar que los adolescentes de entre 16 y 18 años participaran del proceso electoral y ha asegurado que modulará su mensaje para tener una mejor penetración. 

La batalla por São Paulo

São Paulo, motor económico y el estado más poblado del país, posiblemente dictará sentencia sobre quién será el nuevo presidente brasileño a partir del 1 de enero. Si Lula da Silva hubiera ganado como pronosticaban los sondeos, habría sido escogido ya en la primera vuelta. Jair Bolsonaro, sin embargo, ha acabado imponiéndose en este estado con un resultado muy expresivo: 47,71% por 40,89% y una diferencia de 1.750.000 votos.

En la segunda vuelta habrá una doble confrontación Lula-Bolsonaro, tanto en la presidencia como para el cargo de gobernador, que se disputarán Tarcíso de Freitas, candidato de la extrema derecha que se ha impuesto en la primera vuelta, y Fernando Haddad, exalcalde de São Paulo y que concurrió a las presidenciales de 2018 cuando Lula estaba encarcelado acusado de corrupción.

El Partido de los Trabajadores ha recuperado la capital (47,54%) y el área metropolitana que había sido el tradicional cinturón rojo. Ahora tiene el reto de mejorar sustancialmente en la zona interior, agrícola y conservadora. El candidato a vicepresidente Geraldo Alckmin, que fue gobernador en dos etapas, tiene reservado un papel fundamental y, por eso, fue reclutado por Lula.

El candidato a la reelección ya ha avanzado que su prioridad es mejorar en la región sudeste, la más desarrollada del país, donde cuenta con el apoyo de los más ricos y sectores conservadores. Bolsonaro quiere ampliar el margen de victoria en Río de Janeiro, que es su feudo electoral y donde hay un alto porcentaje de evangélicos, y en São Paulo, mientras que intentará recuperar Minas Gerais; por eso quiere tener la ayuda del gobernador reelegido, Romeu Zema.

stats