India
Internacional  /  Asia 08/12/2022

El tercer hombre más rico del mundo es indio y ha salido ganando con la guerra en Ucrania

Gautam Adani es amigo personal de Narendra Modi y su ambición es invadir todos los sectores de la economía india

Laia Berenguer Lumbierres
3 min
Gautam Adani, industrial multimillonario indio, presidente y fundador del Grupo  Adani, pone con su mujer.

BarcelonaTanto Elon Musk –fundador de Tesla y propietario de Twitter–, como Jeff Bezos –fundador de Amazon–, Bill Gates –fundador de Microsoft– o Bernard Arnault –propietario de Louis Vuitton– han tenido pérdidas significativas en sus respectivas fortunas a raíz de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El mercado internacional se ha visto gravemente afectado por el conflicto en los últimos meses, igual que los magnates más ricos del mundo.

El único millonario al que la guerra no solo no lo ha afectado sino que le ha hecho aumentar el patrimonio es un empresario indio: Gautam Adani. El valor de su fortuna duplica el PIB del 2021 de un país como Uruguay. Esto son más de 125.000 millones de dólares estadounidenses. Adani se ha convertido en el hombre más rico del continente en menos de un año, y, a estas alturas, le ha quitado el tercer puesto a Bezos en el ranking mundial de la revista Forbes, que categoriza a los millonarios según la evolución de su patrimonio en streaming.

La fortuna de Gautam Adani, de 60 años, no se debe a ninguna herencia. De hecho, nació en una familia de clase media en Ahmedabad –una gran ciudad del oeste de la India– y su padre era un pequeño comerciante textil. Adani tenía clara su pasión por los negocios, pero no quería ser el sucesor de la empresa de su padre. Empezó los estudios de comercio en la Universidad de Gujarat y a pesar de que los abandonó al segundo año, más adelante –con solo 26 años– fundó su propia empresa: Grupo Adani, una comercializadora de productos básicos. Poco tiempo después se aventuró con uno de sus hermanos a exportar productos textiles, agrícolas y piedras preciosas. Le funcionó tan bien que en 1995 pudo comprar su primer puerto en la India.

El éxito del Grupo Adani se conoció en todo el país y el magnate se convirtió en el objetivo de bandas criminales. En 1997 lo secuestraron –fue liberado a cambio de 1,5 millones de euros, según la prensa india– y en 2008 sufrió un ataque de un grupo de extremistas islámicos.

Hoy en día, el negocio que empezó el joven Adani ha evolucionado hasta convertirse en un conglomerado multinacional. Sus intereses van más allá de los productos básicos o el textil, y opera en el sector de las infraestructuras –gestiona seis aeropuertos en el país–, el de la logística y el energético. Uno de sus planes más ambiciosos –y polémicos– ha sido el proyecto Carmichael, que quiere aprovecharse de los yacimientos vírgenes de la reserva de carbón situada en el noroeste de Australia. El año 2019, se aprobó la exportación de carbón hacia la India para alimentar las centrales eléctricas del Grupo Adani y, después, distribuir la energía y comercializarla directamente a los hogares del país. La iniciativa Carmichael ha sido muy criticada por los ambientalistes, pero Adani defiende que el carbón es un combustible "indispensable para satisfacer las demandas energéticas de grandes países en vías de desarrollo" como la India, según el diario The New York Times. Además, Adani también impulsa la energía renovable con fábricas dedicadas a la fabricación de placas solares bajo su nombre.

Amistad con Modi

La prosperidad del empresario también se explicaría a través de las conexiones que mantiene con el gobierno de la India, que lo ha podido proteger en los momentos más delicados. El investigador Hemidra Hazari afirmó a la cadena estadounidense CNBC que Adani "ha obtenido tratos favorables del estado" a cambio de haber contribuido a la financiación del partido del primer ministro de la India, Narendra Modi, con el que Adani mantiene una buena relación desde que Modi era gobernador del estado de Gujarat (2001-2014). Todo ello habría beneficiado a la multinacional india, especialmente durante los últimos meses, a la hora de paliar los efectos de la guerra entre Ucrania y Rusia. Y es que el gobierno del nacionalista hindú se opuso a las sanciones económicas a Rusia. A su vez, Putin se lo ha agradecido rebajándoles el precio del petróleo y el gas rusos. Esto justificaría el aumento del valor del Grupo Adani en 48.700 millones de dólares durante el último año, en un contexto de fuerte inestabilidad del mercado global.

El siguiente paso en los planes de Adani es hacerse un hueco en el sector de la comunicación nacional. El agosto pasado compró el 26% de la empresa New Delhi Television y, ahora, su participación ha aumentado a más del 37%. Con el visto bueno del gobierno indio, Adani se ha convertido en el máximo accionista del principal medio de noticias del país. Recientemente, ha explicado al diario Financial Times que quiere utilizarlo como plataforma para "difundir la visión del Grupo Adani" y que tenga un alcance internacional.

stats