Internacional 02/03/2022

Biden promete que Putin pagará un "alto precio" por la invasión de Ucrania

EE.UU. anuncian que, siguiendo los pasos de Canadá y Europa, cierran el espacio aéreo a los aviones rusos

5 min
Joe Biden, durante el primer discurso sobre el estado de la Unión

WashingtonLa situación en Ucrania ha sido la gran protagonista del primer discurso sobre el estado de la Unión del presidente Joe Biden. No es habitual que la política exterior domine de manera tan agobiante el repaso anual que un mandatario norteamericano hace ante las dos cámaras del Congreso, pero el contexto mundial marca las prioridades y, de hecho, la primera parte de su alocución ha estado más dirigida al presidente ruso, Vladímir Putin, que a una audiencia norteamericana.

La situación excepcional de la escena global se ha trasladado al Congreso. En el palco de invitados, junto a la primera dama Jill Biden, se ha sentado Oksana Markarova, embajadora ucraniana en Estados Unidos, que ha recibido una ovación al ser mencionada durante el transcurso del discurso. Algunos congresistas han repartido banderas ucranianas, otras se han vestido con ropa, lazos y corbatas con los colores amarillo y azul.

Una hora casi exacta de discurso en la que Biden ha sido consciente de que gran parte de los ojos de la comunidad internacional esperaban sus palabras. Sin salirse de la retórica de los últimos días, el presidente norteamericano ha desgranado todas las razones de la condena categórica de EE.UU. y sus aliados contra la agresión rusa, ordenada por un Putin a quien ha tildado de "dictador" y ha quien ha acusado de querer "sacudir los fundamentos del mundo libre, creyendo que podría hacer que se doblara ante sus maneras amenazantes".

"Calculó mal", ha dicho Biden. No solo por la unidad de los aliados transatlánticos, una unión "más fuerte que nunca", sino también por la resolución de la población ucraniana de defender su territorio.

Para el presidente norteamericano, su homólogo ruso creía que "rechazando los esfuerzos diplomáticos" para resolver la situación dividiría a los aliados y también a EE.UU. internamente. "Estaba equivocado; estábamos preparados", ha dicho, casi ufano.

"Putin puede rodear Kiev con tanques, pero nunca ganará los corazones y las almas del pueblo ucraniano", ha dicho Biden, insistiendo en un asunto que lleva repitiendo desde hace días: lo que está pasando en el este de Europa es "una lucha entre la democracia y la autocracia", y se está demostrando que "el mundo está eligiendo claramente el bando de la paz y la seguridad".

"Es una prueba real. Tardará tiempo. Así que continuamos inspirándonos del deseo de hierro del pueblo ucraniano", ha instado Biden, convencido que "la determinación indestructible de la libertad siempre triunfará sobre la tiranía".

Más sanciones para ahogar el Kremlin

La estrategia de mantener la presión incesante sobre Rusia no parece que acabe pronto, especialmente sin una retirada o retroceso ruso. Biden ha recordado una "lección histórica": "cuando los dictadores no pagan un precio por su agresión, provocan más caos. Continúan avanzando, y los costes y amenazas para EE.UU. y el mundo continúan creciendo". Por lo tanto, se divisa que todavía pueden continuar cayendo medidas punitivas si no hay cambios.

Biden ha recordado las "innumerables horas" que ha dedicado los últimos días a "unir a los aliados europeos", y la tarea de su gobierno al informar de toda la información que tenían sobre los planes rusos para "justificar" la agresión. "Y ahora que ha actuado, el mundo le hace responsable" y está pasando a la acción para que "pague un alto precio" por sus decisiones.

En este sentido, ha aprovechado para anunciar dos nuevas medidas punitivas contra Moscú, para continuar el ahogo del círculo próximo a Putin y aislar Rusia de la comunidad internacional.

Primero, EE.UU. creará un equipo especial de fiscales para perseguir crímenes de los oligarcas y líderes corruptos rusos que se han aprovechado de los contactos con el Kremlin para ganar miles de millones de dólares. "Se ha acabado", ha dicho, contundente. Junto con los aliados europeos, les perseguirán para "apoderarse y requisar sus yates, sus apartamentos de lujo, sus jets privados", todos los beneficios "mal engendrados" gracias a la complicidad del gobierno de Putin.

Segundo, y siguiendo los pasos de Canadá y Europa, a partir de este miércoles por la tarde cerrará el espacio aéreo norteamericano a cualquier vuelo o aeronave rusa.

Inflación, el gran reto doméstico

Hace solo unos días, o quizás unas semanas, nadie esperaba que el discurso estuviera tan marcado, especialmente en envergadura y trascendencia, por la política internacional. Normalmente, los discursos sobre el estado de la Unión son un repaso de éxitos y una carta a los Reyes de promesas muy centradas en políticas domésticas. Uno de los retos más graves y urgentes a los que se enfrentan los actuales Estados Unidos es el alza de precios y una inflación disparada, que pone en riesgo la recuperación económica postpandémica.

Este es uno de los elementos fundamentales para entender que el presidente esté en los niveles más bajos de popularidad de su primer año de presidencia, con solo la aprobación de un 39% de los norteamericanos, según la última encuesta de la radiotelevisión pública NPR/PBS: un 56% de los encuestados directamente definen el mandato de Biden de un "fracaso". Solo tres de cada diez creen que el país va en la dirección correcta.

Pese a los "aspectos positivos" de la economía norteamericana, especialmente en la creación de puestos de trabajo y el aumento de los salarios, Biden ha reconocido que "demasiadas familias tienen dificultades para estar al día con las facturas; la inflación les está robando las ganancias que podrían usar en otra situación". "Y lo entiendo", ha añadido, "y por eso mi principal prioridad es mantener los precios bajo control", ha prometido.

La estrategia que propone es apostar por el nacionalismo productivo, la potenciación del "Made in America" en el que denomina "la revitalización de la manufactura norteamericana". El plan: "rebajar costes sin bajar salarios", lo que, según ha dicho, los economistas definen como un "incremento de la capacidad productiva de la economía".

Camino a "rutinas normales" pospandemia

El otro gran tema nacional, sin lugar a dudas, es la situación de la pandemia, en un país que entra en su tercer año marcado por el covid con más de 951.000 muertos acumulados y un inicio de la bajada de contagios y hospitalizaciones que ya han provocado una relajación de medidas que se ha demostrado en el mismo Congreso: por primera vez en muchos meses, no se ha visto casi ninguna mascarilla.

Esto no quiere decir, sin embargo, que Biden haya cantado victoria. "Gracias al progreso que hemos hecho, y debido a la resiliencia y las herramientas que tenemos, esta noche puedo decir que estamos avanzando de manera segura, volviendo a rutinas más normales", ha dicho. Pero que el covid ya "no controle" las vidas no significa que se tenga que bajar la guardia, al contrario. De hecho, el gobierno pone a disposición de la ciudadanía una nueva tanda de test gratuitos y trabaja para repartir también sin coste pastillas contra el covid: si se da positivo en una farmacia, se recibirá automáticamente pastillas, en un proceso que costará cero dólares.

Biden ha hablado ante un Congreso que, últimamente, ha hecho que su agenda programática quedara encallada y sin muchas esperanzas de que pueda salir adelante. Aun así, ha mantenido su defensa de las promesas en infraestructuras, cambio climático, derechos electorales y derechos reproductivos. En este sentido, ha ofrecido al Congreso una "Agenda de Unidad para la Nación" sobre salud pública de cuatro puntos: poner fin a la epidemia de los opiáceos, mejora en el tratamiento de la salud mental, más apoyo a los veteranos, y –uno de sus objetivos más personales– acabar con el cáncer.

stats