Internacional 29/10/2020

Macron decreta un nuevo confinamiento de un mes a partir del viernes

Francia mantendrá las escuelas abiertas pero cierra las fronteras para los países de fuera de la UE

Albert Castellví Roca
3 min
El president de França, Emmanuel Macron, durant el seu discurs d'aquest dimecres

SabadellLos ciudadanos franceses vivirán a partir de este viernes y como mínimo hasta el 1 de diciembre un nuevo confinamiento domiciliario con el objetivo de luchar contra el incremento de contagios de covid-19. Lo ha anunciado este miércoles al atardecer el presidente del país, Emmanuel Macron, en un discurso a la nación televisado –el último de los muchos que ha hecho desde el inicio de la pandemia– en el que ha dejado claro que las escuelas continuarán abiertas pero que todos los bares, restaurantes y otros comercios donde se haga atención al público tendrán que cerrar, excepto los que ofrezcan servicios esenciales.

"Podéis salir de casa para ir a trabajar, ir al médico, dar asistencia a una persona cercana, ir a comprar productos esenciales o dar un paseo cerca de casa", ha explicado Macron, y ha anunciado también que habrá tres diferencias fundamentales entre este confinamiento y el que Francia ya impuso durante la primavera: la apertura de las escuelas e institutos (pero no de las universidades, que tendrán que dar clases a distancia), la posibilidad de visitar las residencias de abuelos y el mantenimiento de la actividad laboral "con más intensidad" porque "la economía no puede pararse ni hundirse".

En este sentido, ha explicado que las oficinas de los servicios públicos se mantendrán abiertas y que se podrá ir a trabajar a las fábricas y a las explotaciones agrícolas. Ahora bien, "siempre que sea posible" se tendrá que optar por el teletrabajo. El presidente francés ha anunciado también ayudas para pequeñas y medianas empresas y para los autónomos.

Fronteres cerradas para los no europeos

Entre las medidas anunciadas por Macron hay también un cierre de fronteras para las personas que lleguen de fuera del territorio de la Unión Europea. Sí se permitirá la entrada en Francia de los ciudadanos franceses procedentes del exterior. En todo caso, está previsto hacer "tests rápidos obligatorios" a las llegadas a puertos y aeropuertos y en los desplazamientos internacionales.

También quedarán prohibidos los desplazamientos entre regiones, a pesar de que en este caso habrá "tolerancia" durante este fin de semana para que todo el mundo pueda volver a casa.

En función del impacto que tengan estas medidas sobre la evolución de la pandemia, Macron ha dejado la puerta abierta a rebajarlas o endurecerlas dentro de dos semanas.

Al límite del colapso

Para justificar todas estas medidas, Macron ha detallado que los hospitales franceses ya han empezado a desprogramar "operaciones de corazón o de cáncer" para poder atender a los pacientes de covid-19. "Cerca de 9.000 enfermos [de covid] entarán en la UCI a mediados de noviembre. Si no damos hoy un frenazo brutal a los contagios, nuestros hospitales se saturarán y los médicos tendrán que elegir entre llevar a la UCI a un paciente de covid o a una víctima de un accidente de coche", ha advertido. "Esto es inaceptable", ha subrayado Macron.

A pesar del toque de queda nocturno aprobado hace dos semanas (primero en las grandes ciudades del país y extendido más tarde a más de la mitad del territorio), Francia es ahora mismo el quinto país del mundo, y el primero de Europa, con más casos diagnosticados de coronavirus desde el inicio de la pandemia, con 1.235.132 hasta este miércoles. También es el séptimo país con más víctimas mortales (35.785). Los últimos días la cifra de nuevos contagios detectados se ha situado entre las 40.000 y las 50.000 diarias, a pesar de que el propio Macron ha reconocido que "sin duda en realidad son el doble".

Por eso el presidente ha descartado la opción de "no hacer nada" y "buscar la inmunidad de rebaño", puesto que esto, ha asegurado, implicaría la muerte de 400.000 personas. "Francia no adoptará nunca esta estrategia", ha remarcado. Con las medidas anunciadas, Macron confía en que el número de nuevos contagios diarios baje de los 40.000 actuales a 5.000.

stats