25-N
Internacional 24/11/2021

Marlene Martínez, periodista mexicana: "Con los cuerpos de las mujeres asesinadas hay mucho más ensañamiento"

4 min
Marlene Martínez, periodista mexicana especialista en feminicidis, que se encuentra exiliada temporalmente en Barcelona por haber sufrido amenazas de muerto

Marlene Martínez (México, 1989) es fotoperiodista de Lado B, un medio local de la ciudad mexicana de Puebla, donde cubre temas relacionados con la violencia contra las mujeres y la defensa de los derechos humanos. Ahora está en el programa de acogida de periodistas mexicanos del Ayuntamiento de Barcelona, pero en las próximas semanas tiene previsto volver a México.

México es uno de los países del mundo con más mujeres asesinadas cada año. En 2020 hubo 946 feminicidios, según los datos oficiales, pero los observatorios independientes hablan de al menos 3.752 asesinadas. ¿Por qué?

— El problema de México es que hay un mensaje de impunidad por parte del estado. En Puebla tenemos el caso reciente de Araceli Vázquez Barranco: había dejado a su pareja porque quería estudiar en la universidad. Hace ocho años el hombre se presentó en su casa y la asesinó mientras se estaba bañando. Su madre la encontró y alertó a las autoridades inmediatamente, pero desde entonces todo han sido negligencias. Te podría hablar de tantos casos...

Adelante.

— El caso de Zyanya Figueroa, una doctora que trabajaba en el hospital pediátrico de Puebla. La asesinaron en 2018 en su casa. La Fiscalía intentó tapar la investigación presentándolo como un suicidio, cuando se supone que en México todas las muertes violentas de mujeres se tienen que tratar por ley como feminicidios. Hace unos meses la familia se manifestó para pedir que no se retirara el cordón policial de la casa donde se produjo el crimen. ¡Y fue el mismo personal de la Fiscalía quien los agredió! Los abroncaron y les lanzaron esprays de gas pimienta. El cinismo de las autoridades es muy evidente.

México es en general un país muy violento.

— Es cierto que hay una enorme violencia estructural. Pero nosotros hemos trabajado mucho en una base de datos a partir de informaciones periodísticas sobre las mujeres asesinadas en Puebla y hemos constatado que en la mayoría de casos había una relación entre la víctima y su asesino, ya fuera la pareja, la ex pareja, un familiar o un amigo. Las condiciones en las que se encuentran los cuerpos de las mujeres también son diferentes de las de los hombres: hay mucho más ensañamiento. Casi siempre hay agresión sexual o lo que en el Código Penal mexicano se llama "lesions infamantes". Muchas de las muertas de Juárez tenían quemaduras de cigarrillo en los pechos y en los pezones.

Hay un componente de clase.

— Nadie se salva: también hemos visto casos de mujeres más privilegiadas, es un problema muy permeable en toda la sociedad. Pero la actuación de la policía no es la misma. Yo empecé a investigar las desapariciones en 2014 y no lo tenía pensado por una distinción de género. En 2014 encontramos el caso de Judith Coatl Coaya, que llevaba un mes desaparecida: su madre sabía que había marchado con un vecino que la había invitado a tomar un café, que había salido solo con las llaves de casa y no había vuelto. La familia, como todas en México, investigó por su cuenta, porque la policía siempre dice que se han marchado voluntariamente. Al cabo de un mes desapareció otra chica, Laura León Ortega, y el caso empezó a interesar a los medios locales porque ella pertenecía a una familia con influencias. Era evidente que la Fiscalía investigaba su caso: rastrearon su móvil y fueron a parar al mismo sospechoso. Lo detuvieron y confesó que las había matado a las dos. Y que había lanzado el cuerpo de Judith a un pozo. Sus hermanas admitieron que sentían que hubiera tenido que morir otra mujer para encontrar a Judith.

Al principio parecía que la llegada de la izquierda al gobierno, con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), tenía que contribuir a dar más espacio al feminismo en México. Pero no ha sido así.

— Ha sido una decepción para todas. AMLO no se ha posicionado nunca claramente a favor del derecho al aborto, por ejemplo, ahora que se está presionando por la despenalización. Cada vez que las feministas le son incómodas responde con declaraciones muy duras, atacando el movimiento como si fuera un enemigo del país. Los grandes medios de comunicación presentan a las feministas como unas locas que salen a romper cosas. Es la visión que fomenta el gobierno. En Puebla, el gobernador, que es del mismo partido, investiga a las dirigentes feministas, o envía a su gente a las manifestaciones haciéndose pasar por periodistas para fotografiar a las manifestantes. Y después los medios hacen campañas de desprestigio.

¿No tiene miedo? También hay mucha violencia contra los periodistas.

— Somos mujeres periodistas y pensamos que lo que hacemos es importante, porque intentamos explicar lo que no explican los grandes medios que solo apoyan al poder. Explicamos la historia desde el otro lado. Y esto no es fácil. Ahora estamos haciendo una campaña de recogida de fondos que nos ayude, al menos a empezar el año.

El movimiento feminista mexicano ha llevado a todo el mundo el lema "Vivas las queremos". ¿Tiene esperanza?

— Depende del momento. Aparte de decir que no queremos más muertas, una de las cosas más importantes es que ha empezado un movimiento muy masivo con chicas jóvenes que defienden el derecho al aborto. En septiembre el Tribunal Supremo dijo que no se puede encarcelar a ninguna mujer por abortar, lo cual es un primer paso, y ahora hace falta que el aborto se despenalice en todos los estados. A su vez, cada día tenemos noticias de mujeres que desaparecen o que son asesinadas. Nuestra esperanza son las que salen a la calle, las organizaciones, y no los políticos, que solo hacen lo que les conviene. El sentimiento es ambivalente: entre todo lo que no hace el estado y todo lo que hacen las mujeres organizadas.

stats