Internacional 24/02/2022

El discurso de Putin en el que ha declarado la guerra: “Desarmaremos y desnazificaremos Ucrania”

El líder ruso declara la guerra a Kiev y se muestra desafiante con los Estados Unidos y Europa

2 min
El presidente ruso Vladimir Putin anuncia una operación especial al Donbass

Mientras las Naciones Unidas pedían a Rusia que no declarara la guerra a Ucrania, antes de las 6 de la mañana, en Moscú, Putin ha aparecido por sorpresa en la televisión para decir lo que todo el mundo temía: empieza la guerra ruso-ucraniana. Según sus palabras, Rusia ha puesto en marcha una “operación militar especial” y ha pedido a Kiev que depusiera las armas y se rindiera mientras había bombardeos en más de una decena de ciudades del país, entre las cuales algunas de las más importantes como Kiev, Járkov, Odesa y Dnipró. Ha definido el objetivo de sus tropas como una misión para “desmilitarizar y desnazificar” el país. También quiere juzgar a todos los que hayan cometido crímenes contra civiles, “incluidos ciudadanos rusos”. Ha prometido que los que se rindan saldrán indemnes. “Toda la responsabilidad por la posible masacre recaerá completamente y totalmente sobre la conciencia del régimen que gobierna el territorio ucraniano”.

El ejército ruso cuenta con la plena confianza del hombre fuerte del Kremlin, que ha afirmado que tiene el convencimiento de que “cumplirá su deber de manera profesional y valiente”, y también ha elogiado a su gobierno, que a todos los niveles “trabaja efectivamente: los especialistas encargados de la estabilidad económica, financiera y social, y de nuestros negocios”.

El inicio de la guerra tendrá consecuencias que afectarán a Rusia. De momento, el cambio de euro a rublo ha subido hasta 99,99 rublos por cada euro por la mañana, mientras que ayer se cambiaba a 91 rublos. Esto complica a Moscú el comercio con el resto del mundo, sobre todo en cuanto a las importaciones, necesarias para Rusia. 

“El destino de Rusia está en las capaces manos de nuestra gente”, se ha enorgullecido Putin. Y ha añadido: “Las decisiones que tomemos se lograrán, nuestros objetivos se cumplirán y la seguridad de nuestra madre patria quedará garantizada”. El Kremlin hace tiempo que exige que Ucrania no entre en la OTAN y que no se desplieguen misiles.

Más allá de Kiev

No solo ha dirigido palabras a los vecinos ucranianos, sino también a los Estados Unidos y a Europa. Ha amenazado a cualquiera que intente interponerse en el camino de Rusia o que la quiera amenazar: “La respuesta de Rusia será inmediata y traerá consecuencias que nunca os habéis encontrado en vuestra historia”. El enemigo a derrotar, ha dicho, es “el imperio de las mentiras” –presumiblemente los EE.UU.–, y ha defendido que “la justicia y la verdad están de nuestro lado”.

En los últimos días se ha trabajado en un relato desde las élites rusas y los medios de comunicación que ha atacado sistemáticamente a Ucrania y a sus líderes , asegurando que no tenía derecho a ser un país soberano, a ser un estado fallido, genocida, nazi y corrupto, una amenaza potencialmente nuclear para Rusia por la tecnología y el conocimiento heredados de la Unión Soviética. Además, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, también ha sido etiquetado con tres palabras habituales: “payaso", "bufón” y “títere”.

stats