Coronavirus
Internacional 31/03/2021

La vacuna de AstraZeneca se utilizará en trabajadores esenciales mayores de 65 años

Sanidad y las comunidades autónomas acuerdan utilizar la vacuna de Janssen para las personas de mayor edad

ARA
4 min
Un sanitario con la vacuna AstraZeneca
Disponible en:

Barcelona / MadridLos trabajadores esenciales de más de 65 años también pueden recibir la vacuna de AstraZeneca. La semana pasada se decidió ampliar su uso a personas de hasta 65 años -antes el límite de 55- y este martes la comisión de salud pública ha actualizado la estrategia de vacunación y ha implementado los cambios, que incluyen esta excepción para personas de más de 65 años de colectivos esenciales en activo: personal sanitario y sociosanitario que no es de primera línea, trabajadores de instituciones sanitarias y miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado o docentes. Según fuentes de Sanidad, no es ninguna novedad de este martes, sino que el miércoles pasado el Consejo Interterritorial ya había debatido todas estas modificaciones, aunque la ministra, Carlonia Darias, no lo concretase. Además, con AstraZeneca se continuará vacunando también a la población general de entre 56 y 65 años, comenzando por la de más edad.

España espera acelerar el proceso de vacunación con la incorporación de la vacuna de Jansse, que se utilizará en los grupos de más edad. Así lo ha decidido este martes la comisión de salud pública, el organismo que integran los altos cargos del ministro de Sanidad y de las consejerías autonómicas, en una reunión previa al Consejo Interterritorial de Salud, que ratificará la decisión. "Cuando haya disponibilidad de dosis de este vacuna, se podrá utilizar de manera paralela a las vacunas de ARNm (Pzifer y Moderna) para incrementar el ritmo de vacunación de los grupos de más edad", ha explicado en una nota de prensa el ministerio de Sanidad después de una reunión en la que se ha actualizado por quinta vez la estrategia de vacunación.

Las de Pfizer y Moderna, que no tienen límites de edad, se utilizarán también para los grupos de alto riesgo, simultáneamente a la administración a personas de entre 70 y 79 años. En esta categoría se incluye a las personas que tienen trasplantes de progenitor hematopoyéticos, trasplantes de órganos sólidos o están en lista de espera, personas en hemodiálisis y diálisis peritoneal, enfermedad oncohematológica, cáncer de órgano sólido en tratamiento con quimioterapia citotóxica, cáncer de pulmón en tratamiento con quimioterapia o inmunoterapia, infección con VIH inmunodeprimidos, personas con inmunodeficiencia primaria y personas con síndrome de Down de más de 40 años. La actualización de la estrategia también establece que a las personas que han pasado el virus y que tienen menos de 65 años se les administre una única dosis, ya que la evidencia científica ha demostrado que la segunda no mejora la respuesta inmune.

Alemania pone límites

Esta vacuna sigue centrando la polémica y la ciudad estado de Berlín ha suspendido la vacunación con AstraZeneca entre los adultos menores de 60 años, hombres y mujeres, según ha anunciado este martes a mediodía la responsable de Salud local, Dilek Kalayci. Kalayci explicó que quería esperar a las próximas recomendaciones del regulador alemán tras los últimos casos de trombos cerebrales que se han detectado en el país. Los estados de Brandenburgo y Múnich también han paralizado las vacunaciones para el mismo grupo con AstraZeneca y se ha convocado una reunión del ministerio de salud y de todos los responsables sanitarios regionales esta noche. Por otra parte, el diario Tagesspiegel avanza un borrador del comité de vacunaciones que propone administrar la vacuna anglosueca solo a los mayores de 60 años, en concordancia con la decisión tomada por Berlín, Brandeburgo y Múnich.

Unas horas antes del anuncio, los hospitales públicos de la capital habían anunciado en un comunicado que suspendían la vacunación de mujeres de menos de 55 años con la vacuna porque se han producido algunos casos poco frecuentes de este tipo de trombos, la mayoría entre mujeres de este segmento de edad.

Los hospitales de los grupos Charite y Vivantes han aclarado que se trataba de una medida de precaución. Según el semanario Der Spiegel, en Alemania el instituto Paul-Ehrlich, centro de referencia para la vacunación, ha detectado 31 casos de trombos venosos cerebrales en personas que habían recibido la vacuna, 29 de los cuales eran mujeres de entre 20 y 63 años. Nueve de estos pacientes murieron. En el país, 2,7 millones de personas han recibido al menos una dosis de la vacuna de Oxford.

Sin embargo, las autoridades alemanas prefieren no diferenciar entre hombres y mujeres y establecer la vacunación con AZ para todos a partir de 60 años, En la práctica, la paralización afecta solo al personal sanitario, porque en Alemania fuera de este colectivo solo se vacunan personas de más de 80 años. Según explica el diario Tagessspiegel, dos tercios del personal hospitalario ya ha sido inmunizado, el 70% con la vacuna de AZ desarrollada por investigadores de Oxford. La portavoz de Charité ha aclarado que en su centro no se habían detectado complicaciones con AZ, pero que prefieren esperar los resultados finales.

Como la mayoría de países de la UE, Alemania había paralizado la vacunación con AZ por precaución a raíz de los primeros casos de trombos cerebrales graves, hasta que la Agencia Europea del Medicamento certificó, el 18 de marzo, que la vacuna era "eficaz y segura".

Francia ya decidió después de la luz verde de la EMA que solo administraría la vacuna anglosueca a los mayores de 55 años, como también han hecho Suecia y Finlandia, mientras que Dinamarca y Noruega no han retomado la vacunación a pesar del visto bueno del regulador europeo.

Suspensión en Canadá

Canadá también ha decidido paralizar la administración de AZ a los menores de 55 años por la incertidumbre sobre los beneficios en relación con los riesgos", ha advertido esta mañana Shelley Deeks, número 2 del Comité Nacional Asesor sobre inmunización. Ha argumentado que las nuevas recomendaciones son el resultado de los últimos datos llegados desde Europa, que sitúan el riesgo de trombos en uno sobre 100.000, diez veces más alto de lo que se había indicado inicialmente.

stats