Internacional  /  Europa 19/06/2022

Alexandra Polivanova: "Putin reivindica a Stalin para sacralizar la idea del estado"

Miembro de la junta de Memorial

3 min
Alexandra Polivanova, activista por los derechos humanos y miembro de la junta directiva de la organitzacio rusa International Memorial

BarcelonaLa activista rusa Alexandra Polivanova (Moscú, 1976) era miembro de la junta de International Memorial, la entidad que durante tres décadas ha recogido la memoria de las víctimas de la represión política en la antigua URSS. La organización fue clausurada en Rusia el diciembre del año pasado y se convirtió en uno de los ejemplos más graves de la escalada autoritaria del régimen de Vladímir Putin. Ha visitado Barcelona invitada por el Memorial Democrático. 

¿Memorial todavía puede mantener alguna actividad en Rusia?

— Éramos una red de varias organizaciones en toda Rusia, también en Ucrania, la República Checa, Italia, Francia y Alemania. El Gobierno ruso ha liquidado nuestra sede en Moscú y también el Centro de Derechos Humanos. Pero todavía no nos han prohibido y algunas de las organizaciones en Rusia continúan siendo legales y haciendo sus actividades. No hacemos todo lo que hacíamos antes, pero continuamos trabajando. Y el proceso de ilegalización nos ha dado más relevancia pública: retransmitieron el juicio por la televisión federal y las acusaciones de que somos agentes de la CIA o de la Unión Europea..., pero la gente ha escuchado hablar de las víctimas del terror político en la URSS y han recordado como sus abuelos les hablaban. Muchos se ponen en contacto con nosotros. También continuamos haciendo visitas guiadas en Moscú.

¿Cómo ve Rusia hoy?

— [Se para un segundo para buscar las palabras precisas.] Es un estado autoritario y lo que está haciendo en Ucrania es una auténtica catástrofe, también para Rusia, que se está convirtiendo en una Corea del Norte. Theodor Adorno decía que no era posible escribir poesía después de Auschwitz. Ahora sabemos que sí que es posible y también que Auschwitz se puede volver a repetir. Lo que está pasando en Ucrania no ha llegado a la misma magnitud, por ahora, pero cuando la gente está sufriendo y es asesinada no es un problema de cifras.

¿Qué supone para Moscú la guerra en Ucrania?

— Sobre todo es una catástrofe moral para el pueblo ruso y de alguna manera para su identidad: no superamos los patrones del pasado, todavía hay una visión colonial del mundo de una gran nación rusa rodeada de satélites. Rusia no respeta la soberanía de Ucrania y esto es terrible. Por eso ahora lo más urgente es parar lo que está pasando, pero después tenemos que trabajar para acabar con la mentalidad colonial de la gente y del Gobierno ruso. Aun así, todavía hay mucha gente en Rusia que intenta protestar, mostrar su solidaridad y defender los valores humanos. La situación es trágica, pero todavía hay esperanza.

Sus palabras son valientes. Cuando se publique esta entrevista usted ya habrá vuelto a Moscú. ¿Qué pasará cuando las lean en el Kremlin?

— Es una buena pregunta. Pero, aunque sea peligroso defender los derechos humanos, no tenemos que dejar de hacerlo.

Putin reivindica abiertamente la figura de Stalin.

— Sí, desde 2005 Stalin está presente en nuestras vidas. Y es muy extraño, porque antes estaba totalmente aniquilado. Y desde el poder se quieren esconder sus crímenes. Y creo que no se trata de Stalin y su personalidad, sino de la idea del estado. Putin reivindica a Stalin para sacralizar el estado: el estado lo es todo y no se tiene que dudar. Por eso ahora criticar a Stalin se ha convertido en una cosa peligrosa, porque es sinónimo de criticar al estado. La idea es que Putin y Stalin "son” Rusia.

Al principio de la invasión rusa de Ucrania vimos protestas en las calles de Rusia y ahora ya no las vemos.

— Yo no creo que la gente en Rusia esté de acuerdo con lo que se está haciendo en Ucrania. Pero es imposible tener estudios de opinión fiables en un régimen autoritario. Manifestarse en Rusia es muy peligroso, porque puedes acabar detenido y te expones a 15 años de prisión y ahora ya no vemos protestas en las calles. Pero todavía hay gente valiente que continúa intentando expresarse.

stats